El “ni un paso atrás” de Stalin resucita en la guerra de Ucrania

Ni un paso atrás… En la guerra de Ucrania, según la inteligencia británica, las unidades de barricadas volverán a impedir la huida de los soldados rusos bajo amenaza de disparo. Esta táctica de máxima brutalidad se remonta a Trotsky y Lenin. Stalin también hizo disparar a sus propios soldados.

La directiva era inequívoca: “Los comandantes de los frentes deben eliminar incondicionalmente los ánimos de retirada en las tropas”, estipulaba la Directiva 227 del Stawka, el alto mando soviético dirigido por Josef Stalin. La orden estaba fechada el 28 de julio de 1942, cuatro semanas después del inicio de la ofensiva de verano de la Wehrmacht, que provocó enormes avances, especialmente en la sección sur del Frente Oriental.

La orden también describía claramente la receta para ello: “En la zona del ejército se crearán de tres a cinco unidades bien armadas (de hasta 200 hombres), que se desplegarán inmediatamente detrás de las divisiones poco fiables y tendrán la tarea, en caso de retirada desordenada de las divisiones que tengan delante, de disparar a todo fugitivo y a todo cobarde y ayudar así al combatiente honesto en la defensa de su patria.”

Como “¡Ni un paso atrás!” esta orden entró en la conciencia de los soldados soviéticos. Unas ocho décadas después, parece repetirse. Pues, según publicó la inteligencia británica en Twitter el 4 de noviembre de 2022, esas “unidades de bloqueo” también están detrás de las tropas rusas en las zonas ocupadas de Ucrania. Esto no es verificable de forma independiente. Pero se ajusta a la situación de las fuerzas armadas rusas, sobre todo ahora que se lanzan al frente más reservistas movilizados.

Las unidades de bloqueo, formadas en su mayoría por unidades militarmente equipadas del servicio secreto soviético NKVD, se hicieron notorias sobre todo en relación con la batalla por Stalingrado.

Durante los durísimos combates por algunas de las casas de la ciudad del Volga en otoño de 1942, el reconocimiento enemigo del ejército alemán registró repetidamente casos de disparos contra soldados del Ejército Rojo en retirada desde posiciones en la retaguardia del lado soviético. Los interrogatorios con prisioneros de guerra lo confirmaron.

Sorprendentemente, también se pueden encontrar referencias correspondientes en fuentes oficiales soviéticas, aunque regularmente convertidas en heroísmo y exageradas. Los relatos de testigos oculares conocidos como los “Protocolos de Stalingrado”, que los historiadores soviéticos registraron en la ciudad asediada a partir de diciembre de 1942, son un ejemplo de ello.

El sargento Michael Gourov, de la 38ª Brigada de Fusileros Motorizados, por ejemplo, relató lo sucedido durante un asalto alemán a Stalingrado cuando algunos soldados del Ejército Rojo habían abandonado sus posiciones: “Recibimos órdenes de no dejar pasar a nadie, y a los que desobedecían simplemente les disparábamos”. Gurov se refirió directamente a la Instrucción nº 227: “Habíamos leído la orden del camarada Stalin. Así que decidimos que había que cumplir la orden. No dejamos pasar a nadie, por difícil que fuera”.

Un comandante de batallón describió en los “Protocolos de Stalingrado” el caso de un soldado del Ejército Rojo bajo su mando, del que sólo se conoce el apellido Kurvantyev. Este soldado disparó a su propio superior y fue honrado por ello.

El comandante del batallón informó: “Sucedió que los alemanes estaban atacando y el jefe del pelotón levantó las manos cuando unos cuantos alemanes corrieron hacia él. Kurvantyev lo vio y acribilló tanto a su superior como a los alemanes con una descarga de ametralladora. Tomó el mando del pelotón, rechazó el intento alemán de abrirse paso en su sección y mantuvo la posición”. La consecuencia: un alto honor para el soldado raso: “Le aceptamos en el partido”.

Se desconoce cuántos soldados del Ejército Rojo fueron víctimas de esta táctica asesina contra su propio pueblo. Ni siquiera existen estimaciones vagas, porque los soldados soviéticos muertos casi siempre se registraban automáticamente como “muertos en acción contra la Wehrmacht”.

Tales tropas de bloqueo, sin embargo, no eran un invento de 1942; existían en el Ejército Rojo desde agosto de 1918. León Trotsky, entonces Comisario del Pueblo para Asuntos Militares y Navales, autorizó al general Mijaíl Tukhachevsky a estacionar destacamentos de miembros de la Cheka detrás de “regimientos de infantería poco fiables”, a los que se ordenaba disparar cuando las tropas de primera línea desertasen o se retirasen sin permiso.

El líder revolucionario Lenin lo sabía y preguntó por telégrafo el 18 de diciembre de 1918: “¿Qué pasa con las unidades de bloqueo? Es absolutamente necesario que dispongamos al menos de una red de unidades de bloqueo de este tipo”. El telegrama fue citado por el crítico historiador militar ruso soviético Dimitri Volkogonov en su biografía de Trotsky, publicada por primera vez en 1992.

Los principales bolcheviques también recurrieron a este medio en el ataque contra los marineros rebeldes de Kronstadt en 1921. El 8 de marzo, cuando el hielo del golfo de Finlandia ya empezaba a descongelarse, 13.000 soldados del Ejército Rojo se dirigieron a lo largo de ocho kilómetros hacia la isla ocupada por los insurgentes, protegidos únicamente por la intensa nevada. Alrededor de 24.000 marineros y soldados se habían atrincherado tras los muros de la fortaleza y los enredos de alambre de espino.

Para evitar que sus hombres desertaran, Tuchachevsky volvió a desplegar comandos de la Cheka con ametralladoras, escribe el historiador británico Orlando Figes. “Cuando amainó la ventisca, se hizo evidente que la vasta extensión de hielo estaba sembrada de cadáveres”.

Queda por ver cómo se comportarán las unidades de bloqueo en la actual guerra de conquista en Ucrania y si serán tropas del FSB, mercenarios de Wagner o chechenos. La tradición soviética hace que lo peor parezca posible.