El ataque de Stalin justificado como “protección de los hermanos eslavos”

A partir del 17 de septiembre de 1939, el Ejército Rojo invadió Polonia. El gobernante del Kremlin aprovechó la recompensa de su pacto con Adolf Hitler y sometió a un buen tercio del Estado vecino.

¿Cuándo vendrán por fin los rusos? Ésa era la pregunta que algunos oficiales superiores del Alto Mando de la Wehrmacht y diplomáticos del Ministerio de Asuntos Exteriores se hacían cada vez con mayor desesperación a mediados de septiembre de 1939. Porque lo sabían: el pacto entre Hitler y Stalin estipulaba que el Ejército Rojo debía hacerse con su parte del botín, es decir, Polonia oriental, lo antes posible. Pero los rusos aún no habían llegado.

El ministro de Asuntos Exteriores del Reich, Joachim von Ribbentrop, había hecho varias averiguaciones en el Kremlin. Pero al embajador Friedrich-Werner von der Schulenburg no se le dio una fecha, sólo la razón prevista para la invasión: para proteger a las poblaciones bielorrusa y ucraniana, es decir, a los “hermanos eslavos”, de “los conquistadores alemanes”, el Ejército Rojo se había desplazado al este de Polonia, el Politburó justificaría el ataque.

Ribbentrop echó humo: ahora esto no era en absoluto lo que le había prometido a Hitler cuando había negociado el pacto entre la Unión Soviética y el Tercer Reich en Moscú en agosto. Pero quizás este anuncio sólo formaba parte de una táctica para despistar a los alemanes y no estaba seriamente pensado para su publicación.

En cualquier caso, Stalin modificó considerablemente esta fórmula cuando sus tropas cruzaron realmente las fronteras hacia Polonia el 17 de septiembre de 1939 hacia las tres de la madrugada, aún en la más profunda oscuridad. Ahora sólo se hablaba del colapso del Estado polaco, de que las minorías ucraniana y bielorrusa estaban expuestas a los ataques de los “bandidos” polacos. Por lo tanto, la Unión Soviética tuvo que intervenir.

Ataque en pinza alrededor de Varsovia

Las unidades soviéticas no debían esperar una resistencia seria: Hacía tiempo que la Wehrmacht había roto la espalda del ejército polaco, que de todos modos era débil y anticuado. El detonante de la invasión fue el exitoso ataque en pinza alrededor de Varsovia, que hizo esperar que el ejército polaco se rindiera pronto.

El Ejército Rojo atacó con más de 450.000 soldados, casi 3800 tanques y unos 2000 aviones. Frente a ellos sólo había unidades paramilitares de la guardia fronteriza, cuyos soldados listos para el combate habían sido retirados hacía tiempo al oeste para reforzar a las unidades regulares polacas en la lucha contra la Wehrmacht.

No obstante, hubo escaramuzas en las que perdieron la vida varios miles de soldados del Ejército Rojo. Pero Polonia no tenía ninguna posibilidad en este frente.

Sobre todo porque Stalin también había engañado cínicamente al gobierno de Varsovia. Incluso una semana después del ataque alemán, les aseguró que el pacto de no agresión polaco-soviético seguiría existiendo. El 17 de septiembre, el Kremlin anunció finalmente que, puesto que el gobierno polaco ya no existía, los tratados concluidos con él también eran inválidos.

“Esta formulación socavó la ‘garantía polaca’ de las potencias occidentales”, escribe el historiador contemporáneo de Würzburg Rainer F. Schmidt en su historia concentrada de la Segunda Guerra Mundial, acertadamente subtitulada “La destrucción de Europa”: “A través de sus agentes, Moscú sabía que, según la cláusula adicional secreta del acuerdo anglo-polaco de asistencia mutua del 25 de agosto de 1939, la garantía de la independencia polaca se dirigía únicamente contra los pasos agresivos de Alemania.”

El ataque soviético, que era reconociblemente una operación de asalto y saqueo, pero de ningún modo una operación de protección, no tenía por tanto que conducir formalmente a una declaración de guerra por parte de Gran Bretaña y Francia, pero podría haberlo hecho. De todos modos, ¿por qué no ocurrió casi nada?

Una charla entre dos generales

En Londres, París y Washington, sólo los embajadores de la Unión Soviética fueron convocados y severamente advertidos. Pero tales protestas no interesaron a Stalin ni un segundo. Sabía que los Aliados ya estaban insuficientemente preparados para la guerra que tendrían que librar contra Alemania.

El dictador podía estar razonablemente seguro de que su ataque, contrario al derecho internacional, no tendría consecuencias. Porque aunque la Unión Soviética también era agresiva, a las potencias occidentales no les parecía tan peligrosa como la Alemania de Hitler. En Londres, el Secretario de Marina Winston Churchill, que siempre había subrayado el peligro tanto de Hitler como de Stalin, se sintió reivindicado, pero tampoco hubo consecuencias.

Sólo cinco días después de la invasión soviética, la victoria de facto de las dos dictaduras se selló con un desfile militar conjunto. De acuerdo con el protocolo adicional secreto del Pacto Hitler-Stalin, la Wehrmacht entregó la fortaleza de Brest-Litovsk, situada al este del río Bug, al Ejército Rojo.

En esta ocasión, Heinz Guderian, General de las Tropas Panzer, y el General soviético Semyon Moiseyevich Kriwoschein charlaron amistosamente entre sí. También se intercambiaron banderas: una bandera con una esvástica por otra con una hoz, un martillo y una estrella.

Menos de dos años después, el 22 de junio de 1941, la Wehrmacht inició su ataque contra la Unión Soviética en la fortaleza de Brest-Litovsk. De nuevo implicados, pero en diferentes secciones del frente: los dos generales de carros de combate Guderian y Kriwoschein. A partir de entonces, nadie en la dirección de la Wehrmacht preguntó con esperanza cuándo vendrían los rusos.