Cuando Kursk se convirtió en la mayor fortaleza de todos los tiempos

El avance alemán sobre Kursk no pasó desapercibido para los dirigentes soviéticos. Se creó un enorme sistema de puestos. Cuanto más dudaba Hitler, más regalaba su baza más importante.

Adolf Hitler y Iósif Stalin habían sido los cerebros de la batalla de Stalingrado en 1942. Una de sus sorprendentes consecuencias fue que su resultado reforzó la influencia de los militares profesionales, en ambos bandos.

Hitler mostró una inusual moderación porque la conmoción de la derrota le estaba afectando. Por su parte, Stalin se dio cuenta de que sus generales entendían más de guerra que él.

Mientras el Grupo de Ejércitos Sur alemán del mariscal de campo Erich von Manstein aprovechaba el espacio libre y daba a Hitler otra brillante victoria en la batalla por Járkov a finales de febrero de 1943, los asesores militares de Stalin insistían en fortificar el arco del frente en Kursk.

Aunque el dictador seguía pidiendo “ataques disruptivos” contra la gran ofensiva de la Wehrmacht sobre Moscú que esperaba, finalmente aceptó la propuesta de sus generales.

Ya el 8 de abril, Georgi Zhukov le dijo a su jefe: “Considero inútil anticiparnos al enemigo en un futuro próximo con una ofensiva de nuestras tropas. Sería mejor desgastar al enemigo en nuestras posiciones defensivas, destruir sus fuerzas de tanques y luego, utilizando reservas frescas, pasar a una ofensiva general y pulverizar sus fuerzas principales de una vez por todas.”

Aunque esta propuesta no fue aceptada oficialmente por el Stavka, el cuartel general soviético, hasta principios de junio, ya era seguida por los preparativos soviéticos de los meses anteriores.

Todos los informes de reconocimiento -fotografías aéreas, informes de partisanos, información de inteligencia- llevaban a la conclusión de que los alemanes estaban preparando una gran ofensiva al norte y al sur de Kursk. Inmediatamente comenzaron los trabajos para ampliar el saliente frontal de 200 km de largo y 100 km de profundidad y convertirlo en la mayor fortificación de campaña de la guerra mundial.

Ocho sistemas de trincheras con 17.000 búnkeres

Los medios para ello los proporcionaron las plantas industriales trasladadas hacia y detrás de los Urales, que a estas alturas ya habían alcanzado su plena capacidad. En tres meses, 500.000 vagones de ferrocarril con material bélico rodaron hacia el frente. Además, sólo había 183.000 camiones modernos, que habían sido suministrados por EE.UU. sobre la base del acuerdo de leasing y préstamo y que permitían desplazar rápidamente a las tropas.

Se proporcionaron unos 30.000 cañones, cañones antitanque y lanzacohetes. Entre ellos se encontraban los nuevos cañones con calibres de 15,2 y 20,3 centímetros.

En julio debían suministrarse 14.000 lanzadores más. 300.000 civiles que vivían en la región fueron utilizados para construir trincheras y trincheras blindadas antes de ser evacuados, al final ocho en número, a una profundidad de 300 kilómetros. Su longitud alcanzó los 4.240 kilómetros sólo en la parte norte del frente, reforzada con 17.000 búnkeres de tierra y 84.000 emplazamientos de fusiles y ametralladoras.

Además, los zapadores colocaron cinturones de minas, hasta 1500 minas para tanques y 1700 minas antitanque por kilómetro. Incluso después de avanzar 60 kilómetros, las tropas alemanas se encontrarían más tarde con campos de minas.

Esta enorme fortificación estaba tripulada por casi dos millones de soldados con 5000 tanques. Además, había varios miles de vehículos de combate como reserva estratégica. Casi 6.000 aviones estaban listos para apoyarles. En los puntos donde se esperaba que atacara la Wehrmacht, se montaron 125 cañones por kilómetro, un cañón cada ocho metros.

El historiador militar británico John Keegan resume: “Nunca se había visto nada igual en un campo de batalla, ni siquiera en plena guerra de posiciones en el Frente Occidental (de la Primera Guerra Mundial; ed.)”.

Los rusos están esperando nuestro ataque

Los medios que la Wehrmacht pudo oponerle fueron francamente modestos. La obra en serie “Das Deutsche Reich und der Zweite Weltkrieg” (El Reich alemán y la Segunda Guerra Mundial) de la Oficina de Investigación Histórica Militar de las Fuerzas Armadas alemanas llega a las siguientes cifras en su 8º volumen (2007) basándose en una revisión exhaustiva de los archivos: El 9º Ejército, que debía atacar desde el norte, tenía una dotación de 335.000 hombres, lo que correspondía a una dotación operativa de 223.000 soldados.

El 4º Ejército Panzer y el grupo del ejército del general Werner Kempf en el sur constaba de 323.907 (216.000) soldados. Juntos disponían de 2465 tanques y cañones de asalto y 7417 cañones. A esto se añadió el 2º Ejército Panzer, que debía mantener el frente hacia el oeste con 160.000 (107.000) hombres. Esto equivalía a una relación de fuerzas de uno a tres en personal, uno a dos en tanques y uno a cuatro en cañones.

Mientras que hasta entonces el secreto del éxito de la Wehrmacht contra adversarios numéricamente superiores había sido lanzar sus ataques de forma sorpresiva y casi relámpago, antes de Kursk se quedó sin tiempo. Hitler pospuso repetidamente la fecha del ataque, de abril a mayo, de mayo a junio y finalmente a julio.

Los generales siempre encontraban buenas razones para intervenir ante Hitler, y éste se las concedía. Por ejemplo, el destacamento de tropas de otras secciones del frente llevó mucho tiempo, se desplegaron divisiones enteras para “luchar contra bandas” en el escenario, y luego hubo que corregir los planes.

A la espera de los nuevos tanques

El reconocimiento alemán no dejó de advertir que la parte soviética aprovechaba el tiempo para adoptar amplias medidas defensivas. El departamento de inteligencia Ejércitos Extranjeros Este de Reinhard Gehlen, que más tarde sería presidente del BND, informó: “Los rusos llevan semanas esperando nuestro ataque en las secciones pertinentes y han hecho todo lo posible con su propia energía, tanto ampliando varias posiciones sucesivamente como desplegando las fuerzas adecuadas para atrapar nuestro ataque antes de tiempo. Por lo tanto, no es muy probable que el ataque alemán tenga éxito … En el lado alemán, las reservas … que más tarde serán amargamente necesarias en vista de la situación general … serán fijadas y agotadas. Considero que la operación prevista es un error bastante decisivo que será severamente vengado”.

Por el contrario, el mariscal de campo Günther von Kluge, cuyo Grupo de Ejércitos Centro estaba a cargo del 9º Ejército, argumentó que el ataque era “todavía la mejor” de todas las soluciones imaginables. “Obliga al enemigo a nuestro ataque en pinza… debe traer el mayor éxito si tiene éxito”. En ello tuvo mucho que ver el cálculo de que las masas de material soviético en Kursk representaban un objetivo atractivo.

Hitler estaba desgarrado. Cuando finalmente dio la orden de la “Operación Ciudadela” contra Kursk el 18 de junio, fue por otra razón. Su especialista en tanques Heinz Guderian, a quien había recluido en la “Reserva del Führer” por el fracaso ante Moscú en diciembre de 1941 y que había sido reactivado como Inspector de las Tropas Panzer desde 1943, había prometido la entrega de nuevos modelos de tanques.

Tanto cualitativa como cuantitativamente, aseguraron Guderian y el ministro de Armamento Albert Speer, la Wehrmacht sería superior a sus oponentes soviéticos por primera vez con los nuevos tanques Tigre y Panther.

Hitler ordenó que las divisiones panzer preparadas para el ataque fueran equipadas con las nuevas armas maravilla. Dio a Speer y Guderian hasta principios de julio para hacerlo.