Cómo el padre de la bomba atómica se convirtió en un “traidor”

El físico Robert Oppenheimer dirigió el programa estadounidense de armamento nuclear como director del Laboratorio de Los Álamos. En 1954, se vio envuelto en el caldero anticomunista que caracterizaba a EE. UU. en la incipiente Guerra Fría. La revisión dura 68 años.

La rehabilitación formal tardó 25.041 días. El 27 de mayo de 1954, tras casi cuatro semanas de audiencias confidenciales, la Comisión de Energía Atómica de EE. UU. (AEC) retiró la autorización a su antiguo presidente, J. Robert Oppenheimer, declarándole de hecho traidor.

Hasta el 16 de diciembre de 2022, la Secretaria de Energía estadounidense, Jennifer Granholm, no declaró oficialmente que esta investigación era defectuosa y la anuló. Más de 55 años tarde, porque el brillante físico y organizador científico Oppenheimer ya había muerto el 18 de febrero de 1967.

Los enredos en torno a Oppenheimer constituyen uno de los grandes dramas en el campo de la tensión entre ciencia natural y política en el siglo XX. Fue impulsado por la seguridad en sí mismo de un actor en particular y, durante una histeria, provocó la preocupación de los responsables políticos por ser vistos como demasiado “blandos” a los ojos de una actitud pública -en absoluto real.

Oppenheimer, nacido en Nueva York en 1904, procedía de una familia acomodada. Su padre era un próspero comerciante textil que había emigrado de Alemania, y su madre era una respetada artista. El hijo había terminado el bachillerato y había ido a Harvard en 1922.

Al principio quería estudiar química, pero pronto se decantó por la física y se especializó en física teórica, que en aquella época significaba sobre todo física nuclear.
En 1924 se trasladó a la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, y dos años más tarde pasó varios semestres en Gotinga con Max Born.

Ya a los 22 años, presentó aquí su tesis doctoral, un ensayo de 25 páginas, delgado pero muy complejo, sobre la “teoría cuántica de los espectros continuos”. Pronto se le consideró uno de los principales expertos en mecánica cuántica y realizó importantes contribuciones a la comprensión de la física nuclear.

Independiente económicamente gracias a la herencia de su padre, Oppenheimer formó una especie de grupo de reflexión de físicos teóricos especialmente brillantes. Con muchos de ellos, viajaba diariamente entre sus dos centros de trabajo, el privado Instituto Tecnológico de California en Pasadena (cerca de Los Ángeles) y la estatal Universidad de Berkeley, cerca de San Francisco, a 675 kilómetros de distancia.

Especialmente en la segunda mitad de los años 30, en la época de la Guerra Civil española, el círculo que rodeaba a Oppenheimer incluía también a algunos físicos e intelectuales que albergaban simpatías por la Unión Soviética y el comunismo.

Como el propio Oppenheimer, algunos de ellos eran de ascendencia judía y habían tenido que abandonar Europa Central a causa del antisemitismo de Adolf Hitler. Entre ellos estaba el italiano Enrico Fermi, amigo de Oppenheimer desde los tiempos de Göttingen, que emigró a causa de la familia judía de su mujer y de algunos de sus colaboradores más cercanos.

Oppenheimer también tuvo una relación privada con círculos procomunistas: Su novia y esposa desde 1941, Katherine Püning, vivió con un comunista estadounidense antes de conocerse, que había sido voluntario en las Brigadas Internacionales y murió en la Guerra Civil española. Sin embargo, a pesar de estos puntos de contacto, nunca hubo el menor indicio serio de que el propio Oppenheimer simpatizara con la Unión Soviética o incluso traicionara secretos.

A finales de 1942, Oppenheimer se unió al Proyecto Manhattan, el secretísimo programa estadounidense de la bomba atómica, y fue nombrado director del remoto Laboratorio de Los Álamos.

Allí, algunas de las mentes más brillantes del mundo trabajaron juntas para intentar resolver los problemas teóricos y prácticos de una bomba de fisión. El general Leslie R. Groves, director militar del proyecto, dio personalmente a Oppenheimer una autorización de seguridad.

El éxito de Los Álamos se debió en gran medida a Oppenheimer. Por un lado, sabía cómo hacer que el personal muy especial trabajara de forma coherente y orientada a los objetivos; por otro, junto con Groves, movilizó los gigantescos recursos necesarios para producir suficiente material fisible.

Y mantuvo unido al equipo de decenas de científicos de distintos países. Sin Oppenheimer, cabe suponer, no se habría creado la primera bomba nuclear de fisión, o al menos no en julio de 1945.

Sin embargo, sí que hubo varios traidores en el entorno del Proyecto Manhattan. El más importante fue el físico germano-británico Klaus Fuchs, que participó significativamente en la bomba de plutonio “Fat Man” (la bomba de uranio “Little Boy” era científicamente mucho menos sofisticada; casi todas las armas nucleares construidas posteriormente también siguieron el principio de la “Fat Man”). Traicionó todo lo que sabía al servicio de inteligencia militar soviético GRU.

Otros agentes comunistas también estuvieron activos en Los Álamos: Theodore Alvin Hall, que pasó información complementaria a Fuchs; David Greenglass, que comprendía los problemas prácticos del enriquecimiento de uranio; además de Harry Gold como mensajero.

La secretaria británica Melita Norwood, por cuya mesa habían pasado muchos resultados de la investigación nuclear en el curso de la cooperación angloamericana en materia de investigación, también reveló numerosos secretos.

Sin embargo, Robert Oppenheimer nunca había transmitido ninguna información a la Unión Soviética. Esto, sin embargo, no interesó al jefe del FBI, J. Edgar Hoover. Aumentó la cautela, en principio correcta, hacia los posibles traidores comunistas hasta un punto casi demencial, movido por aversiones personales y probablemente también por miedos profundamente arraigados.

El FBI había mantenido un expediente sobre Oppenheimer desde marzo de 1941, pero sólo contenía vagas sospechas, nunca una pista concreta. Cuando se incorporó al Proyecto Manhattan, el director previsto había respondido a una pregunta sobre conexiones políticas con organizaciones comunistas, lo que le pareció ridículo, que había sido miembro de todas las asociaciones procomunistas de la Costa Oeste de la época. Esto se incluyó en el expediente y más tarde se interpretó como una “confesión”.

El papel de Oppenheimer en el desarrollo de la bomba atómica no se conoció hasta después de 1945; el 8 de noviembre de 1948, la revista Time lo incluyó en su portada. Nada le atrajo de nuevo a la investigación activa; en su lugar, asumió el cargo de director del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, un think tank de investigación de Nueva Jersey. También se convirtió en presidente de la Comisión General de la Autoridad Civil de la Energía Atómica de EE. UU., de hecho la sucesora del Proyecto Manhattan.

Ahora Oppenheimer, que había impulsado con todas sus fuerzas el desarrollo de armas nucleares durante la guerra, abogaba por la limitación de armamentos. Rechazó el desarrollo de la bomba de hidrógeno. Esto también le hizo sospechoso en la incipiente Guerra Fría.

En el transcurso del miedo comunista generalizado de principios de los años 50, Oppenheimer perdió la mayor parte de su influencia. De hecho, el barullo conocido con el nombre de senador Joe McCarthy, nada glorioso para EE. UU., ya estaba amainando cuando Oppenheimer entró en el punto de mira en 1954.

En la audiencia confidencial testificó extensamente, nombrando también a numerosas personas a las que acusó de tener contactos con agentes soviéticos. Los detractores de Oppenheimer interpretaron esto como una denuncia; es más apropiado verlo como un esfuerzo por aclarar la situación. No obstante, se revocó su habilitación de seguridad.

Ya en 1955 surgieron críticas a esta decisión. Ocho años más tarde, el presidente John F. Kennedy le rehabilitó parcialmente concediéndole el Premio Enrico Fermi, de gran dotación económica. El premio fue entregado sólo una semana después del asesinato de Kennedy por su sucesor Lyndon B. Johnson.

Tres años después, Oppenheimer, que había sido un fumador empedernido toda su vida, murió de cáncer de garganta. La polémica sobre su calificación continuó tras su muerte, a veces con más fuerza, a veces con menos. En consecuencia, el 16 de diciembre de 2022, se restableció su habilitación de seguridad a título póstumo.