Así luchó la caballería polaca contra los tanques alemanes

La victoria de la Wehrmacht sobre el ejército polaco en 1939 se explica a menudo como el resultado de una estrategia de “Blitzkrieg“. De hecho, los dirigentes alemanes asumieron una guerra más larga y costosa.

La guerra contra Polonia de 1939 aún no había terminado cuando una extraña historia comenzó a circular. Los Uhlans polacos habían protagonizado un “ataque casi grotesco” contra los tanques alemanes, según informó el 13 de septiembre la revista “Die Wehrmacht”.

Como el general de tanques alemán Heinz Guderian informó en sus memorias en 1951 de que la brigada de caballería Pomorska había “atacado nuestros tanques con el arma desnuda y sufrido pérdidas devastadoras” el 3 de septiembre en el Tucheler Heide “ignorando el diseño de nuestros tanques”, el episodio se convirtió en una certeza. En su película “Lotna” (1959), el director polaco creó un monumento cinematográfico al ataque heroico.

La tan citada escena parecía ejemplificar por qué el ejército polaco había sido arrollado por la Wehrmacht y (a partir del 16 de septiembre) por el Ejército Rojo en pocas semanas: las modernas divisiones acorazadas alemanas sólo tenían el coraje de la desesperación para oponérseles.

Aún hoy, los autores explican la rápida victoria alemana con la estrategia de la “Blitzkrieg”, a la que también sucumbirían los ejércitos de Francia e Inglaterra en 1940.

Pero probablemente no era tan sencillo. En su tesis posdoctoral “El tanque y la mecanización de la guerra” (2016), el historiador de Potsdam Markus Pöhlmann llegó al fondo del mito de la carga suicida de caballería.

Encontró la clave en el diario de guerra de la 4ª División Panzer alemana, que afirmaba sobre los combates en la Tucheler Heide: “Se había establecido como enemigo la caballería reforzada, que dirigió la batalla con gran habilidad y agilidad, aprovechando los obstáculos naturales (cursos de agua y bosque).”

Los jinetes polacos, concluye Pöhlmann, procedieron en general de forma expeditiva y eficaz contra las puntas de lanza blindadas alemanas: “Sólo en la charla diaria periodística e interesada sobre la caballería, la electrizante historia de la lucha de los jinetes contra los tanques se separó de las profanas descripciones …. …”

Si la derrota polaca no puede explicarse únicamente por los “donquichoterios mortales” (Joachim Fest), entran en juego otros factores. En términos numéricos, el ejército oriental de la Wehrmacht (1,5 millones de soldados) era sólo ligeramente superior al polaco (1,3 millones). Era diferente en términos de equipamiento.

A los 3.600 vehículos blindados sólo correspondían 750 aviones polacos, y a los 3.600, 400 aviones polacos, que además estaban en gran parte obsoletos. Los tanques ligeros alemanes eran básicamente vehículos de entrenamiento, pero estaban concentrados en cinco divisiones acorazadas. Otras diez divisiones alemanas estaban motorizadas hasta el punto de ser capaces de avanzar rápidamente.

Mientras que el plan de guerra alemán preveía el avance de dos fuertes grupos de ejércitos desde Pomerania y Silesia, así como otras unidades desde Eslovaquia y Prusia Oriental, los dirigentes polacos confiaban en una defensa lineal, como había sido habitual en la Primera Guerra Mundial.

Incluso cuando los tanques alemanes habían roto las líneas, las formaciones intactas no se retiraban y, por lo tanto, podían ser circunvaladas y rodeadas por el enemigo. Como en 1940 en Occidente, el ejército polaco fue arrollado por la velocidad de la Wehrmacht.

El Centro de Historia Militar y Ciencias Sociales de las Fuerzas Armadas Alemanas de Potsdam explica la victoria alemana con la “ventaja(s) de la motorización” y la “interacción eficaz de los tanques y la aviación”, que inmediatamente consiguieron la supremacía aérea. Además, hubo un trabajo general del personal que permitió acciones rápidas y expansivas.

Al mismo tiempo, los generales alemanes no siguieron en absoluto una nueva estrategia de “guerra relámpago”.

Con los medios de que disponían -la mayoría de las aproximadamente 60 divisiones aún estaban equipadas con caballos y marchaban a pie- formaron puntos focales y utilizaron su superioridad aérea. Pero los propios comandantes estaban sorprendidos por la velocidad de su propio avance, con la excepción de los pocos especialistas en tanques como Guderian.

Lo que les llevó a apresurarse fue una hipoteca política. Con su invasión, Hitler volvió a jugar a la vabanque. Es cierto que el pacto de no agresión con Stalin le había permitido atacar.

Pero las declaraciones de garantía de Gran Bretaña y Francia a Polonia, que luego condujeron a las declaraciones de guerra al Tercer Reich el 3 de septiembre, hicieron concebible su ofensiva en el Oeste. Pero allí, detrás del (inacabado) Muro Oeste, la Wehrmacht sólo había puesto en posición un velo de divisiones de segunda fila y unos pocos aviones.

Así pues, la velocidad del avance alemán en Polonia estuvo determinada, entre otras cosas, por el temor a ser atacados por las superpotencias occidentales antes de que finalizara la campaña.

Por otro lado, la esperanza de que Inglaterra y Francia intervinieran pronto explicaba la abnegada resistencia de las tropas polacas. Incluso cuando ya no se podía evitar la derrota con la invasión del este de Polonia por el Ejército Rojo el 17 de septiembre, la Varsovia sitiada resistió los asaltos alemanes hasta su rendición el 27 de septiembre.

Los aliados en el oeste, sin embargo, permanecieron en sus posiciones, lo que reforzó la política de riesgo de Hitler. A esto se añadieron las cifras inesperadamente bajas de 16.000 muertos y aproximadamente el doble de heridos desde el punto de vista alemán. Los pesimistas en la dirección de la Wehrmacht habían supuesto unas pérdidas totales del 20%. Las pérdidas polacas fueron cuatro veces superiores.

Pero ni siquiera el rápido éxito llevó a un replanteamiento en el estado mayor alemán. La campaña de 1940 contra Francia y los países del Benelux se planificó aún en las dimensiones operativas de la Primera Guerra Mundial.

Sólo a regañadientes, los dirigentes de la Wehrmacht siguieron la idea del general Erich von Manstein, que preveía un gran movimiento envolvente de siete divisiones panzer que avanzarían por las Ardenas y atacarían a los aliados por la retaguardia.

Sólo tras el éxito del llamado “Plan Sichelschnitt”, la “Blitzkrieg” se convirtió en el modelo de conquista mundial. Se suponía que derrotaría a la Unión Soviética en pocas semanas, un error de cálculo fatal.