Así es como Hitler quiso destruir Alemania: la orden Nerón

“Si se pierde la guerra, también se perderá el pueblo”: El 19 de marzo de 1945, Adolf Hitler emitió la infame directiva que se conoció como la “Orden Nerón” u “Decreto Nerón”. El ministro de armamento nazi, Albert Speer, impidió su aplicación.

Colonia fue ocupada, el cruce del Rin forzado: En la primavera de 1945, las tropas británicas y estadounidenses avanzaron cada vez más hacia el este. La propia Alemania se convirtió ahora en un campo de batalla. La Segunda Guerra Mundial en Europa estaba llegando previsiblemente a su fin, cada día adicional de lucha se cobraba más víctimas, destruía más edificios.

En esta situación, Hitler emitió una orden trascendental en el búnker del Führer en Berlín el 19 de marzo de 1945: “Es un error creer que las instalaciones de transporte, comunicaciones, industriales y de abastecimiento que no han sido destruidas o que sólo han estado paralizadas durante un breve período de tiempo pueden volver a ponerse en funcionamiento para los propios fines de recuperación de los territorios perdidos.”

Aún así y contra toda evidencia, el dictador mantuvo la ilusión de un “giro” en la guerra: “El enemigo, en su retirada, nos dejará sólo tierra quemada y abandonará toda consideración hacia la población.”

La lógica que subyacía era tan simple como brutal: si “el enemigo” sólo iba a dejar “tierra quemada” en su supuestamente próxima “retirada” de todos modos, entonces también se podía destruir todo lo que tuviera algún valor estratégico incluso en el propio país.

Entonces la instrucción de Hitler se concretó. “Por lo tanto, ordeno: Deben destruirse todas las instalaciones militares de transporte, de inteligencia, industriales y de abastecimiento, así como los bienes materiales dentro del territorio del Reich que el enemigo pueda hacer utilizables de algún modo inmediatamente o en un futuro previsible para la continuación de su lucha”.

En efecto, esto significaba que todo lo que existía en Alemania en términos de infraestructura debía ser destruido en cuanto se acercaran las tropas enemigas. Como la Wehrmacht en el Oeste a menudo sólo podía ofrecer una resistencia simbólica (las excepciones confirmaban esta regla), esta orden equivalía a una destrucción total.

Puentes, túneles, vías férreas y carreteras, minas y fábricas: todo podía ser de utilidad militar, directa o indirectamente. Así que había que volar todo por los aires. La orden de Hitler continuaba diciendo que “las autoridades del mando militar debían ser responsables de todos los objetos militares”, así como “el Gauleiter y los Comisarios de Defensa del Reich de todas las instalaciones industriales y de suministro”.

Para conjurar desde el principio una posible resistencia, Hitler había ordenado finalmente: “Esta orden debe darse a conocer a todos los jefes de tropa lo más rápidamente posible; las instrucciones contrarias carecen de validez.”

¿Qué pretendía Hitler con esta orden de exterminio, que más tarde se conoció como la “orden Nerón”? Esto es lo que ha transmitido Albert Speer. El antiguo arquitecto favorito de Hitler hacía tiempo que se había convertido en uno de los hombres más poderosos del Tercer Reich como ministro de Armamento.

Según Speer, el 19 de marzo de 1945 Hitler dijo grosso modo de los alemanes: “Si se pierde la guerra, también se perderá el pueblo”. Por tanto, “no era necesario tener en cuenta los fundamentos que el pueblo necesita para su vida continuada más primitiva.”

Además, Hitler había dicho: “Al contrario, es mejor destruir incluso estas cosas. Porque el Volk ha demostrado ser el más débil, y al Ostvolk más fuerte pertenece exclusivamente el futuro”.

Así consta en un memorándum fechado el 29 de marzo de 1945, que Speer envió a Hitler y que se ha conservado como copia en los archivos del Ministerio de Armamento. Pero, ¿hasta qué punto es fiable este testimonio?

Albert Speer tenía una relación muy flexible con la verdad. Mentía sin escrúpulos cuando le convenía. Por ejemplo, en el principal juicio por crímenes de guerra de Nuremberg, inventó un intento de asesinato que supuestamente quería llevar a cabo contra Hitler en marzo de 1945.

Sin embargo, hay muchos indicios de que Speer al menos reprodujo correctamente estos motivos ocultos de Hitler para la “orden Nerón”. La instrucción de Hitler es manifiestamente auténtica; se ha expresado en otros muchos expedientes.

El testimonio de Speer también está respaldado por otras pruebas: Cuando volvió a hablar con Hitler una buena semana después, Joseph Goebbels también se enteró. El ministro de Propaganda era uno de los hombres más poderosos del Tercer Reich, junto con el ministro de Armamento y el jefe de las SS, Heinrich Himmler.

Goebbels dictó a su secretario: “El Führer está muy disgustado por los últimos comentarios que Speer le ha hecho. Speer sigue hablando de no querer ofrecer su mano para cortar el hilo de la vida al pueblo alemán”.

Una tercera prueba es un discurso de contenido muy similar, que se ha demostrado que Speer pronunció el 16 de abril de 1945, es decir, mientras Hitler aún vivía.

En ella, el Ministro de Armamento se retractaba efectivamente de la orden de destrucción, que él mismo ya había debilitado anteriormente en las normas de aplicación: “Aquí sólo hay una tarea importantísima: evitar todo lo que sea capaz de privar por completo al pueblo alemán de su tan mermada base de vida.”

Por lo tanto, cabe suponer que Speer decía la verdad por una vez en lo referente a la “orden Nerón”: Hitler quería ahora destruir Alemania, y en gran medida lo impidió.

Así, además de los daños que la guerra, especialmente la guerra aérea aliada, había causado en Alemania, al menos no hubo una devastación masiva adicional causada por las unidades de la Wehrmacht.

Algunos funcionarios del NSDAP, como el Gauleiter de Westfalia del Sur Albert Hoffmann en la cuenca del Ruhr, consiguieron volar puentes, pero los representantes de Speer, en consulta con el mariscal de campo Walter Model, retuvieron las masas de explosivos necesarias para una destrucción mayor.

Así, las explosiones planeadas de minas, instalaciones portuarias, centrales eléctricas y similares no llegaron a materializarse. Poco debe Alemania a Albert Speer en particular. Sin embargo, el hecho de que la “orden Nerón” apenas se aplicara es probablemente un logro suyo.