7 décadas después, el conflicto de las islas Kuriles sigue vivo

El conflicto de las islas Kuriles es una disputa territorial nacida de la Segunda Guerra Mundial entre los dos Estados de iure que siguen en guerra, Japón y Rusia. El objeto del conflicto son las islas más meridionales del archipiélago de las Kuriles. Las islas han sido administradas por la Unión Soviética desde el final de la Segunda Guerra Mundial y por Rusia desde su desintegración en 1991, pero también son reclamadas por Japón.

Orígenes del conflicto

En la Conferencia de Yalta, Stalin había cedido a la insistencia de los Aliados occidentales de que se rompiera el acuerdo de neutralidad con Japón y de que la Unión Soviética entrara en la Guerra del Pacífico, y había atacado Japón tres meses después del final de la guerra en Europa, dos días después del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima.

Posteriormente, el Ejército Rojo ocupó todas las islas Kuriles que pertenecían a Japón desde el Tratado de Portsmouth (1905), así como las islas Habomai, Shikotan, Kunashiri y Etorofu.

La disputa territorial fue consecuencia de la ausencia de la Unión Soviética en las negociaciones del Tratado de Paz de San Francisco (1951), desencadenada por la Guerra Fría. En este tratado, Japón renunció a las islas Kuriles al norte de Iturup, pero la Unión Soviética no firmó el tratado.

En 1956, la Unión Soviética y Japón firmaron una declaración conjunta. En él, la Unión Soviética acordaba transferir las islas de Shikotan y el grupo de Habomai a Japón en caso de un tratado de paz. Japón, sin embargo, reclamó cuatro islas, citando el Tratado bilateral de Comercio y Fronteras de Shimoda de 1855, en el que estas islas habían sido reconocidas como japonesas.

En el Tratado de San Petersburgo de 1875, Japón también había recibido las islas Kuriles y, a cambio, renunció a sus territorios en Sajalín. Japón no considera jurídicamente válidas las consecuencias de las decisiones de la Conferencia de Yalta.

Se trata de las siguientes islas:

  • Etorofu (択捉島, -tō); ruso: Iturup (Итуруп): 3.184,0 km2.
  • Kunashiri (国後島, -tō); ruso: Kunashir (Кунашир): 1.498,8 km².
  • Shikotan (色丹島, -tō); ruso: Shikotan (Шикотан): 253,3 km2.
  • el grupo de islas Habomai (歯舞群島, -guntō); en ruso: Chabomai (Хабомай): 99,9 km².

Debido a este conflicto, ni Japón ha firmado un tratado de paz con la Unión Soviética ni con la Federación Rusa, incluso más de 75 años después del final de la Segunda Guerra Mundial.

En la división administrativa de la Federación Rusa (y también de facto), las islas forman parte del óblast de Sajalín en dos rajones (Kurilski y Yuzhno-Kurilski). Juntas cubren aproximadamente la mitad de la superficie de todas las islas Kuriles.

Japón denomina colectivamente a estas cuatro islas Territorios del Norte (北方領土, hoppō ryōdo) y los considera sin cambios -en 1903 la subprefectura de Shana (Shana-shichō, 紗那支庁) se había incorporado a Nemuro- como parte de la subprefectura de Nemuro de la [prefectura/-dō] Hokkai[-]dō, donde según la legislación japonesa se extienden en siete municipios (seis -mura en varios condados históricos (-gun) totalmente en el sur de las islas Kuriles, así como una parte al -shi Nemuro) y, por ejemplo. Por ejemplo, también pertenecen de iure en la ley electoral a la actual 7ª circunscripción de la Cámara Baja de Hokkaidō.

Kunashiri y las islas Habomai se encuentran justo frente a la costa japonesa: Kunashiri está a unos 10 km, una de las islas Habomai (Kaigara) está a poco menos de 4 km de la isla de Hokkaidō. Esta zona fue una de las fronteras estatales más vigiladas durante la Guerra Fría.

La posición negociadora de ambos Estados varía: Japón ratificó la Declaración de 1956, pero lleva mucho tiempo exigiendo la devolución de Etorofu y Kunashiri. Rusia, por su parte, reconoció la pertenencia conjunta de las cuatro islas bajo el mandato del primer presidente ruso, Boris Yeltsin. De 2004 a 2022, sin embargo, buscó un acuerdo sobre la base de la declaración de 1956.

Cronología del conflicto

  • El Tratado Ruso-Japonés de Comercio, Navegación y Límites de 7 de febrero de 1855 (Tratado de Shimoda) dividió la cadena de islas en un grupo septentrional, ruso, y otro meridional, perteneciente a Japón. La frontera se estableció entre las islas de Urup (rusa) y Etorofu (japonesa).
     Japón celebra anualmente el 7 de febrero el Día de los Territorios del Norte para conmemorar la firma del tratado.
  • En el Tratado de San Petersburgo, firmado el 7 de mayo de 1875, Rusia también transfirió a Japón el resto de las islas Kuriles (septentrionales). El tratado menciona explícitamente en el § 2 “las 18 islas entre Uruppu y Shimushu”. A cambio, Japón cedió a Rusia la hasta entonces disputada isla de Sajalín. La parte sur de Sajalín fue devuelta a Japón en 1905 por el Tratado de Portsmouth, que puso fin a la guerra ruso-japonesa.
  • El 13 de abril de 1941 se firmó el Pacto de Neutralidad entre Japón y la Unión Soviética. El 5 de abril de 1945, la URSS anunció que no renovaría el tratado, por lo que éste perdería su validez el 25 de abril de 1946.
  • El 8 de agosto de 1945, tal y como se había acordado con los Aliados en la Conferencia de Yalta, la Unión Soviética entró en guerra contra Japón, inicialmente sólo en el continente asiático.
  • El 18 de agosto de 1945, es decir, después de que Japón ya se hubiera rendido a EEUU el 14 de agosto, las tropas soviéticas comenzaron a ocupar todo el archipiélago de las Kuriles, así como Habomai y Shikotan. Sólo en las tres islas Kuriles más septentrionales había guarniciones japonesas y encarnizados combates. Las islas restantes fueron ocupadas sin lucha. La minoría japonesa que vivía allí hasta entonces emigró a Japón con el ejército nipón.
  • El 2 de septiembre de 1945, Japón firma la declaración de rendición ante las potencias vencedoras.
  • El 12 de septiembre de 1945 se rindieron las últimas tropas japonesas. La guerra había terminado.
  • El 2 de febrero de 1946, las islas fueron declaradas territorio soviético por el Presidium del Soviet Supremo de la URSS.
  • El Tratado de Paz de San Francisco se firmó el 8 de septiembre de 1951. La Unión Soviética no firmó el tratado, en parte debido a la guerra de Corea. El tratado establece en su artículo 2(c) “que Japón renuncia a todo derecho, título y reclamación respecto a las islas Kuriles y la parte de Sajalín e islas adyacentes cedidas a Japón en el Tratado de Portsmouth de 1905”. No se establecieron los límites geográficos exactos de las islas Kuriles, sin embargo, los participantes en la conferencia de paz entendieron y aceptaron la postura de Japón de que las cuatro islas en discusión no se contarían como parte de las islas Kuriles. EE.UU. lo reiteró en una nota dirigida a la URSS el 23 de mayo de 1957, en la que afirmaba que la palabra “islas Kuriles” en el Tratado de San Francisco y en el Acuerdo de Yalta no incluía las islas Habomai, Shikotan, Kunashiri y Etorofu y que tal inclusión no estaba prevista. Japón también subraya esta opinión al referirse a las islas afectadas por el conflicto como Territorios del Norte en lugar de Islas Kuriles del Sur.
  • El 19. En octubre de 1956 -cuando la URSS se encontraba en el periodo de deshielo-, la Unión Soviética y Japón firmaron en Moscú una declaración conjunta (en ruso Советско-японская совместная декларация, japonés 日本国とソヴィエト社会主義共和国連邦との共同宣言), en el que ambas partes restablecieron relaciones diplomáticas y pusieron fin al estado de guerra. La declaración entró en vigor tras su ratificación mutua el 12 de diciembre de ese año. La declaración contenía en su artículo 9 la disposición de que, en caso de un tratado de paz aún por concluir, la URSS cedería a Japón las islas Shikotan y el grupo Habomai. Sin embargo, estas negociaciones fueron bloqueadas por Estados Unidos.
  • El 27 de enero de 1960 -en relación con el tratado entre Japón y EE.UU. de 19 de enero de 1960, según el cual se creaba un fuerte vínculo militar entre Japón y “Occidente” y se permitía a EE.UU. desarrollar su infraestructura militar en las islas japonesas prácticamente sin restricciones- el gobierno soviético se negó a cumplir la obligación establecida en el artículo 9 antes de la conclusión de un tratado de paz previsto en la declaración de 1956, alegando que el tratado de 19 de enero de 1960 iba dirigido contra la URSS y la República Popular China y que la continua presencia masiva de tropas estadounidenses significaba que Japón no seguía siendo un Estado soberano. enero de 1960 estaba dirigida contra la URSS y la República Popular China, y que la continua presencia masiva de tropas estadounidenses significaba que Japón no seguiría siendo un Estado soberano (Aide-mémoire del Gobierno soviético al Gobierno japonés de 27 de enero de 1960, Izvestia de 29 de enero de 1960).
  • El 13 de octubre de 1993, el Primer Ministro Morihiro Hosokawa por Japón y el Presidente Boris Yeltsin por Rusia firmaron la “Declaración de Tokio”, que contenía en su Sección 2 el acuerdo de voluntades para resolver la filiación de las cuatro islas.
  • En marzo de 2001, el presidente Vladimir Putin y el primer ministro Yoshirō Mori confirmaron en la “Declaración de Irkutsk” que la Declaración Conjunta de 1956 seguía siendo una base válida para las negociaciones de paz.
  • El 11 de junio de 2009, la Cámara Baja del Parlamento japonés aprobó una enmienda a la ley en la que se afirmaba que debían hacerse “los máximos esfuerzos” para facilitar la devolución de las islas lo antes posible. Además, según esta ley, en el futuro todos los anuncios oficiales de Japón relativos a las cuatro islas deberán denominarlas Territorios del Norte. El Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa lamentó este paso y lo calificó de intento de escalar la situación.
  • El 1 de noviembre de 2010, Dmitri Medvédev se convirtió en el primer presidente ruso en visitar la isla de Kunashiri, lo que reavivó la disputa. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Tokio protestó por ello y convocó al embajador ruso. El Primer Ministro japonés, Naoto Kan, calificó de “extremadamente lamentable” la visita de Medvédev a una comisión parlamentaria. Reiteró que las islas pertenecían a Japón. El ministro de Asuntos Exteriores, Seiji Maehara, declaró que la visita había herido los sentimientos de la opinión pública japonesa. El 2 de noviembre de 2010, Japón retiró a su embajador de Moscú. Había ordenado “temporalmente” el regreso del embajador Masaharu Kono, declaró el ministro de Asuntos Exteriores Maehara.
  • El 25 de marzo de 2016, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, anunció en Moscú que los sistemas de misiles Bal y los drones Eleron-3 se desplegarían en las islas Kuriles en el plazo de un año.
  • El 11 de febrero de 2017, el primer ministro ruso Medvédev ordenó dar nombre a cinco islas Kuriles deshabitadas, una en honor del general Kuzma Derevyanko, que aceptó la rendición japonesa en nombre de la Unión Soviética en 1945, y otra en honor del que fuera durante mucho tiempo ministro de Asuntos Exteriores soviético Andrei Gromyko. – “El nombramiento se produjo pocos días después de que ambas partes anunciaran conversaciones de expertos sobre la gestión conjunta de las islas Kuriles en marzo”.
  • En septiembre de 2018, en el Foro Económico Oriental de Vladivostok, el presidente Vladímir Putin, tras conversaciones preliminares con el primer ministro japonés Shinzō Abe, ofrece un tratado de paz que se negociará a finales de año para seguir desarrollando las relaciones nipo-rusas (cumbre Abe-Putin), y ambas delegaciones reafirman un tratado económico bilateral sobre reducción de residuos firmado un año antes con una hoja de ruta en el Foro Económico Oriental, generación de energía eólica, cultivos de invernadero en las islas volcánicas, acuicultura y turismo en la región fronteriza, también para impulsar la inversión japonesa en el este ruso, aún virgen y subdesarrollado. La desnuclearización de la península norcoreana también fue un tema vinculado a las negociaciones de esta cumbre, aunque en ella sólo estuvo presente el primer ministro surcoreano y no el líder norcoreano Kim Jong Un, que también estaba invitado. La maniobra militar Vostok-2018 que se celebraba al mismo tiempo en vísperas de la cumbre de la ASEAN en noviembre de 2018 fue observada de cerca por Japón.
  • Mientras las conversaciones de paz entre Abe y Putin estuvieron a punto de llegar a un acuerdo en enero de 2019 (Japón quería pactar la devolución de dos de las cuatro islas Kuriles del Sur (Shikotan y Habomoi)), el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, declaró ese mismo mes que nadie negociaba la devolución de las islas a Japón y que estas pertenecían a Rusia. Anteriormente, Rusia había convocado al embajador japonés ante el Ministerio de Asuntos Exteriores después de que un asesor de Abe dijera en voz alta que un tratado de paz entre Rusia y Japón también beneficiaría a Estados Unidos porque ayudaría a “contener” a la República Popular China.
  • En el contexto de la invasión rusa de Ucrania, el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Yoshimasa Hayashi, calificó las cuatro islas de “parte integrante” de Japón el 7 de marzo de 2022, siguiendo la misma formulación del primer ministro japonés, Fumio Kishida.
  • El 22 de marzo de 2022, Rusia puso fin a las conversaciones de paz con Japón. El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso citó como motivo la “actitud abiertamente hostil” de Japón hacia la acción militar rusa en Ucrania. Anteriormente, Japón se había sumado a las sanciones contra la guerra de agresión de Rusia a Ucrania. Japón protestó por el cese de las conversaciones. En un informe anual publicado exactamente un mes después, el Ministerio de Asuntos Exteriores japonés describió las cuatro islas Kuriles del Sur como “territorios japoneses sobre los que Japón tiene derechos soberanos, pero que actualmente están ocupados ilegalmente por Rusia”. Era la primera vez en casi 20 años que Japón calificaba las islas de ocupadas “ilegalmente” por Rusia.

Autoridades japonesas competentes y otras empresas

En 1972, el gobierno japonés creó el “Departamento de Asuntos del Territorio del Norte” (北方対策本部, hoppō taisaku hombu) primero en la Oficina del Primer Ministro, más tarde en la Oficina de Asuntos Generales y finalmente como órgano especial de la Oficina del Gabinete. Desde 2001, el Departamento Principal está representado por el ministro de Asuntos de Okinawa y los Territorios del Norte, un “ministro para Funciones Especiales” (tokumei tantō daijin) del Gabinete. El “Departamento Principal” se encarga de aunar los esfuerzos del Gobierno para devolver las islas Kuriles del Sur, junto con la “Sociedad de Asuntos de los Territorios del Norte” (北方領土問題対策協会), un organismo autónomo de la Oficina del Gabinete, y varias asociaciones que se han ido creando por todo el país desde 1945, empezando por Hokkaidō con el apoyo del Gobierno.

Los ainu

El grupo étnico de los ainu también reclaman las islas Kuriles. En 2004, un pequeño grupo de ainu que vivían en la región de Kamchatka escribieron al Presidente ruso Putin. Mencionaron los crímenes cometidos por los japoneses, la Rusia zarista y la Rusia soviética contra su pueblo. Estos crímenes incluían la asimilación forzosa, la expulsión y el asesinato. Pidieron a Putin que reconociera las acciones japonesas contra los ainu como genocidio, a lo que Putin se negó.

Posiciones de terceros países y organizaciones

El Parlamento Europeo, en la resolución “Relaciones entre [la UE], China y Taiwán y seguridad en Extremo Oriente”, aprobada el 7 de julio de 2005, pidió a Rusia que devolviera a Japón las islas Kuriles del Sur “ocupadas”.

Estados Unidos considera que sólo Japón tiene soberanía sobre las islas en disputa.

Ucrania designa los Territorios del Norte como ocupados por la Federación Rusa el 7 de octubre de 2022 y los reconoce por decreto como parte integrante del territorio soberano de Japón.

Otras evaluaciones

El New York Times publicó un artículo en 1992 cuyo autor describía la base jurídica (es decir, dejando de lado la base histórica) de las reclamaciones japonesas como “bastante débil”.

Desde el punto de vista militar, según el experto militar ruso Viktor Litovkin, la devolución de las islas sería un error estratégico para Rusia. “Los profundos canales de navegación entre ellos permiten a nuestros buques de guerra y submarinos nucleares pesados de Vladivostok llegar rápidamente al Pacífico”.

Ashdar Kurtov, redactor jefe de la revista “Problemy Nazionalnoi Strategii” (“Problemas de estrategias nacionales”) señaló que tras la caída del Muro de Berlín, la OTAN “avanzó hacia Europa del Este a pesar de todas las promesas occidentales”. Algo similar podría ocurrir en las islas Kuriles si Rusia las abandonara en manos de Japón.