Zyklon B

El Zyklon B es un pesticida utilizado por la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial para asesinar en masa a las personas que consideraban atrozmente como Untermensch («subhumano» en alemán) en cámaras de gas como parte del Holocausto

Efecto

El Zyklon B consiste en gránulos o láminas de pulpa de madera o tierra de diatomeas impregnadas de cianuro de hidrógeno (ácido cianhídrico), un estabilizador y un olor de advertencia, el bromoacetato de etilo. El ácido cianhídrico es un líquido muy volátil con un punto de ebullición de 25,6°C. Huele un poco a almendras, pero no lo suficientemente fuerte como para confiar en él antes de que sea mortal.

Los gránulos, una vez expuestos al aire libre, emiten el ácido cianhídrico en forma de vapor. El ácido prúsico se evapora tan fácilmente como el éter dietílico. La función de los gránulos es hacer que el veneno sea más manejable y fácil de dosificar.

Las víctimas de este gas no sienten nada al principio. El ácido prúsico bloquea la cadena respiratoria de la célula, deteniendo su metabolismo en pocos minutos. Por tanto, el efecto es tan rápido en grandes dosis que la gente suele tener pocas posibilidades de desarrollar síntomas, pero se producen sensaciones de debilidad, náuseas y vómitos en las intoxicaciones de inicio algo más lento.

Uso como plaguicida

El Zyklon B había estado disponible durante muchos años antes de la Segunda Guerra Mundial como plaguicida, para ser utilizado contra muchos tipos de alimañas, como las cucarachas y los piojos, en las casas y los barcos, entre otros, y se aplicaba sellando las habitaciones que se iban a desinfectar de la forma más hermética posible y luego esparciendo el producto en cada habitación, tras lo cual el personal (que llevaba máscaras de gas) abandonaba el lugar lo más rápidamente posible.

Uso en humanos

Inicialmente, el Zyklon B se utilizaba en los campos de concentración para desodorizar la ropa y combatir el tifus. En septiembre de 1941 se llevaron a cabo en Auschwitz los primeros experimentos para matar a personas con la ayuda del veneno.

El Zyklon B fue suministrado para este fin por las empresas alemanas Degesch (Deutsche Gesellschaft für Schädlingsbekämpfung GmbH) y Tesch & Stabenow, bajo licencia del titular de la patente IG Farben. Según la ley alemana, al Zyklon B se le debía añadir una fragancia de advertencia, pero los nazis, contraviniendo esta ley, ordenaron a Degesch que produjera Zyklon B sin la sustancia de advertencia.

El pesticida fue utilizado por los nazis en las cámaras de gas de los campos de exterminio de Auschwitz-Birkenau y Majdanek. También se utilizó en los campos de concentración de Ravensbrück, Sachsenhausen, Mauthausen, Neuengamme y Stutthof. En Dachau se construyó una cámara de gas especialmente para el uso del Zyklon B. Por razones desconocidas, nunca se utilizó.

En Belzec, Sobibor, Treblinka y Chelmno no se utilizó Zyklon B: los prisioneros fueron gaseados mediante los gases de escape de un motor de gasolina/diesel (envenenamiento por monóxido de carbono). En Majdanek se construyeron dos de las tres cámaras de gas para utilizar alternativamente Zyklon B y monóxido de carbono.

Después de la Segunda Guerra Mundial guerra, dos directores de Tesch & Stabenow fueron juzgados por un tribunal británico de crímenes de guerra y ejecutados por su participación en el suministro de la sustancia.

El uso de la palabra Zyklon sigue siendo motivo de ira para algunos grupos judíos. En 2002, tanto Bosch Siemens Hausgeräte como Umbro tuvieron que abandonar los intentos de utilizar el término como marca comercial para sus productos. En la actualidad, el pesticida se produce con el nombre comercial de Cyanosil.

Nombre

El nombre Zyklon deriva de la palabra alemana para ciclón (ciclón tropical). El motivo del nombre Zyklon B no está claro. Ya existía el Zyklon A. El Zyklon A era un pesticida pero con cianoformato de metilo como ingrediente activo, en contraste con el Zyklon B, que tenía ácido cianhídrico como ingrediente activo.

Existe la teoría de que el Zyklon B obtuvo su nombre de este mismo ácido cianhídrico: Zyklon B (del alemán Blausäure; literalmente ácido cianhídrico).

Cabe destacar que la producción de cianoformato de metilo y, por tanto, de Zyklon A, fue prohibida por el Tratado de Versalles porque podía utilizarse como reactivo en la producción de gases de combate.