Sobibor

El campo de exterminio de Sobibor se construyó a principios de marzo de 1942, cerca del pueblo y la estación de tren del mismo nombre, en la parte oriental de la región de Lublin.

Junto con los campos de exterminio de Treblinka y Belzec, formaba parte de la Operación Reinhard. Bajo la dirección del Obersturmführer Richard Thomalla, fue construido por la población local y varias docenas de judíos de los guetos cercanos.

En abril de 1942, Franz Stangl fue nombrado comandante y se le encomendó la tarea de completar el campo basándose en el modelo de Bełżec. La superficie del campo no era grande: 400 por 600 metros. El espacio estaba dividido en tres zonas.

Estaba la parte administrativa (Campo I), una plataforma ferroviaria con espacio para veinte camiones de ferrocarril, y alojamiento para alemanes y ucranianos. La parte de “recepción” (Campo II) era donde los deportados tenían que desnudarse, cortarse el pelo y entregar los objetos de valor. En la tercera parte, la del exterminio (Campo III), estaban las cámaras de gas, las fosas comunes y el alojamiento de los prisioneros judíos.

Tarjeta postal escrita por la prisionera eslovaca Alice Elbertová desde Sobibor el 18 de junio de 1942.

El personal del campo estaba formado por unos 20 o 30 alemanes y entre 90 y 120 ucranianos que se habían entrenado en el campo de Trawniki. Se seleccionaron unos mil prisioneros de los transportes y se les obligó a realizar diversos tipos de trabajos en el campo.

Algunos de ellos trabajaban en los talleres o actuaban como sirvientes del personal de mayor rango, mientras que otros eran utilizados para limpiar los vagones y desnudar a los recién llegados. Alrededor de 200 a 300 prisioneros se empleaban en sacar a los muertos de las cámaras y enterrarlos.

También había un equipo especial de “sacamuelas”, que extraían dientes de oro de la boca de las víctimas muertas. La selección se realizaba casi a diario entre los grupos de trabajo, y los débiles o enfermos eran enviados a las cámaras de gas. Eran sustituidos por personas sanas y fuertes de un nuevo transporte

Cuando un transporte llegaba al campo, se decía a los deportados que habían llegado a un campo de tránsito en el que tenían que someterse a un procedimiento de desinfección antes de ser llevados al campo de trabajo. Tuvieron que quitarse todas sus cosas y fueron conducidos desnudos a las supuestas “duchas”.

Para los enfermos y los incapaces de caminar por sí mismos, el ferrocarril se extendía hasta las cámaras de gas. El tren también llevaba los cuerpos de los que habían muerto durante el transporte, para que pudieran ser enterrados en el lugar. En los meses de invierno, los trenes solían llevar a los prisioneros congelados.

Las cámaras de gas tenían un tamaño de unos 16 metros cuadrados cada una, con una capacidad de unas 160 a 180 personas. Se entraba en ellas desde la zona delantera del edificio, pero cada una tenía también una salida, de la que se sacaban los cadáveres. Una vez terminado el campo y las cámaras de gas, se probaron con 250 judíos —la mayoría mujeres— traídos del campo cercano de Krychów.

Después de tres meses, a finales de julio de 1942, se comprobó que la capacidad de las cámaras de gas —unas 600 personas a la vez— no era suficiente, y que había que construir más locales. La actividad del campo se suspendió hasta septiembre de 1942, mientras se construían tres nuevas cámaras de gas junto a las tres existentes. De este modo se aumentó la capacidad para poder dar muerte a 1.200 personas al mismo tiempo.

En agosto, el comandante del campo, Franz Stangl, fue trasladado a Treblinka. Fue sustituido por el SS-Obersturmführer Franz Reichsleitner, su colega del programa de exterminio por eutanasia (enlace en checo).

Cuando Heinrich Himmler visitó el campo el 12 de febrero de 1943, vio con sus propios ojos todo el proceso de asesinato de un transporte de niñas del campo de trabajo de Majdanek.

A principios de julio, Himmler decidió cambiar Sobibor de campo de exterminio a campo de concentración, con una fábrica de municiones. Algunos prisioneros fueron fusilados, mientras que la noticia del cierre del campo motivó a otros a escapar.

A mediados de agosto de 1943 se formó una organización clandestina, dirigida por el jefe del Judenrat de la ciudad gallega de Zolkiew, Leon Feldhendler.

El grupo, cuyos miembros eran en su mayoría los jefes de los talleres de trabajo, planeaba organizar una fuga masiva del campo. Más tarde, un judío ruso, el oficial Alexandr Pechersky, fue elegido como comandante.

Se elaboraron varios planes. El objetivo del que finalmente se decidió fue matar al personal alemán, apoderarse de las armas y escapar del campo (sin embargo, hay varias versiones sobre el curso del levantamiento). A los rebeldes se unieron dos kapos ucranianos.

El levantamiento de Sobibor estalló el 14 de octubre de 1943 a las cuatro de la tarde, y en su transcurso murieron 12 alemanes, entre ellos el comandante del campo Franz Reichsleitner, y varios ucranianos.

Trescientos prisioneros escaparon, pero la mayoría murieron mientras escapaban o no sobrevivieron al campo de minas. Los que no se unieron o no pudieron unirse al intento de fuga también fueron asesinados. Muchos de los fugados fueron posteriormente cazados y fusilados por los guardias ucranianos enviados en partidas de búsqueda. Unos 50 prisioneros sobrevivieron a la guerra, muchos de los cuales se unieron a los partisanos rusos que operaban en la zona.

Después del levantamiento, los alemanes decidieron cerrar el campo y poner una granja en el terreno que había cubierto, como hicieron en Treblinka y Bełżec. En el verano de 1944, el campo fue liberado por el Ejército Rojo y divisiones del Ejército Popular Polaco.

Los judíos fueron deportados a Sobibor no sólo desde el Gobierno General, sino también desde Eslovaquia, el Protectorado de Bohemia y Moravia, Alemania, los Países Bajos y Francia. Los últimos transportes a Sobibor procedían de los guetos de Vilna, Minsk y Lida. En total, unas 250.000 personas fueron asesinadas en Sobibor.

Después de la guerra, se presentaron cargos contra once de los oficiales de las SS que trabajaban en el campo, y entre el 6 de septiembre de 1965 y el 20 de diciembre de 1966 fueron juzgados en La Haya. Franz Stangl fue condenado a cadena perpetua en 1970 por el tribunal de Düsseldorf.

Actualmente hay un pequeño museo y un monumento conmemorativo en el lugar del campo.