La masacre de Wola

La masacre de Wola fue el asesinato de los habitantes del distrito de Wola en Varsovia por parte de las SS y la policía alemana en los primeros días del Levantamiento de Varsovia.

La Masacre de Wola se llevó a cabo por orden inmediata de Adolf Hitler, que ordenó la demolición de Varsovia y el asesinato de todos sus habitantes.

Entre 30.000 y 65.000 hombres, mujeres y niños polacos fueron víctimas de la masacre, que culminó del 5 al 7 de agosto de 1944.

Fue probablemente la mayor masacre de civiles cometida en Europa durante la Segunda Guerra Mundial, y probablemente el mayor crimen contra la nación polaca de la historia.

La orden de Hitler de destruir Varsovia

Los ocupantes alemanes consideraban a Varsovia como el centro de la resistencia polaca contra el “Nuevo Orden” nazi. Aunque el Gobierno General trató de relegar la capital polaca al papel de ciudad provincial, Varsovia seguía siendo el centro de la vida política, intelectual y cultural polaca.

También era la sede del Estado Clandestino Polaco, y las estructuras de la resistencia eran especialmente fuertes y estaban bien organizadas. El Gobernador General Hans Frank escribió en su diario el 14 de diciembre de 1943 lo siguiente:

Tenemos un punto en este país del que procede todo el mal: es Varsovia. Si no tuviéramos a Varsovia en la Gobernación General, no tendríamos 4/5 de las dificultades que tenemos para luchar. Varsovia es y seguirá siendo un hervidero de disturbios, un lugar desde el que los disturbios se extienden por todo el país.

En esta situación, el estallido del Levantamiento de Varsovia el 1 de agosto de 1944 fue visto por los dirigentes nazis como la oportunidad perfecta para resolver la “cuestión polaca”.

Durante un discurso dirigido a los líderes de los distritos militares y a los comandantes de las escuelas en el Jägerhöhe el 21 de septiembre de 1944, el Reichsführer-SS Heinrich Himmler recordó que cuando recibió la noticia del estallido de la sublevación, se dirigió inmediatamente a Hitler y le dijo las siguientes palabras:

Mi Führer, no es un buen momento para nosotros. Desde un punto de vista histórico, [sin embargo,] es una bendición que los polacos lo hicieran. En cinco o seis semanas lo superaremos. Y entonces Varsovia (la capital, la cabeza, la intelectualidad de esa antigua nación de 16-17 millones de polacos) será destruida. Esta nación ha bloqueado a Oriente durante 700 años y se ha interpuesto en nuestro camino desde la primera batalla de Tannenberg. Pero este histórico problema polaco pronto dejará de ser un gran problema para nuestros hijos y para todos los que vengan después de nosotros, o incluso para nosotros.

Durante una reunión que tuvo lugar la noche del 1 de agosto de 1944 o la mañana siguiente, Hitler dio órdenes verbales a Himmler y al Jefe del Estado Mayor del Alto Mando de las Fuerzas Terrestres (OKH), el general Heinz Guderian, de arrasar Varsovia y asesinar a todos sus habitantes. Según el informe del SS-Obergruppenführer Erich von dem Bach-Zelewski, nombrado comandante de las fuerzas destinadas a reprimir el levantamiento, la orden decía lo siguiente: Hay que matar a todos los habitantes, está prohibido tomar prisioneros. Varsovia será arrasada. De este modo, se dará un ejemplo disuasorio a toda Europa.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el jefe de estado mayor de von dem Bach, el SS-Brigadeführer Ernst Rode, testificó que el SS-Oberführer Oskar Dirlewanger (el comandante de una de las unidades dedicadas a combatir la insurrección) recibió una orden manuscrita de Himmler a lápiz, en la que el Reichsführer-SS, en nombre de Hitler, le informaba de que Varsovia debía ser arrasada y que el propio Dirlewanger estaba autorizado a matar a quien quiera, como quiera.

La orden de Hitler de destruir Varsovia fue dada también a los comandantes de la guarnición alemana en Varsovia. El SS-Oberführer Paul Otto Geibel, SS- und Polizeiführer (Comandante de las SS y de la Policía) en el distrito de Varsovia, declaró después de la guerra que Himmler le había aconsejado la noche del 1 de agosto por teléfono que destruyera decenas de miles de ellos.

Sin embargo, la orden de Hitler no sólo se aplicaba a las unidades de las SS y de la policía bajo el mando de Himmler, sino también a las unidades de la Wehrmacht.

Los crímenes alemanes en Wola del 1 al 4 de agosto

Desde las primeras horas del levantamiento, las tropas de guarnición alemanas en Varsovia cometieron muchos crímenes de guerra. Los insurgentes capturados fueron fusilados, los heridos conquistados.

También se produjeron los primeros asesinatos de civiles. No era necesaria una orden especial de Hitler para iniciarlas, porque el general Reiner Stahel, como comandante de la guarnición de Varsovia, tenía derecho a utilizar contra la población civil de Varsovia todos los medios necesarios para mantener la paz, la seguridad y el orden.

Los crímenes cometidos por los alemanes en Wola no tenían como objetivo inicial el asesinato completo de los habitantes del distrito, sino que pretendían ser una enérgica represalia por el estallido de la sublevación.

El 1 de agosto, a primera hora de la tarde (es decir, antes del estallido del levantamiento) los alemanes llevaron a cabo una ejecución en masa en la casa nº 28 de la calle Sowiński (en la esquina con la calle Karliński).

En represalia por una escaramuza anterior con los soldados del Ejército de Tierra, que se dirigían a la zona de reunión, ocho polacos fueron fusilados allí al azar. Nada más comenzar los combates insurgentes, la infantería alemana, apoyada por tanques, tendió una emboscada a las unidades de los tenientes “Ostoji” y “Gromada” del distrito “Wola” del Ejército de Tierra en la parte de Wola llamada Koło.

Tras dispersar a las tropas polacas, los alemanes lanzaron un saco en las calles de Koło, capturando a los heridos y matando a los soldados capturados de la ZA. El 1 de agosto, los alemanes también mataron a varios habitantes civiles de la casa del número 20 de la calle Okopowa e incendiaron la casa del número 165 de la calle Wola, llamada Pekiełko, donde fusilaron a seis hombres polacos.

Debido a la superioridad numérica y técnica del enemigo, las tropas del distrito ZA “Wola” no pudieron capturar la mayoría de los objetivos designados. Sólo una parte de este distrito quedó temporalmente bajo el control de los insurgentes.

Una gran influencia en el curso de los combates en Wola fue el hecho de que una de las arterias de comunicación más importantes de la ciudad, el puente Wolska – Chłodna – Elektoralna – Senatorska – Kierbedzi (la llamada arteria Wolska), pasaba por este distrito.

En el verano de 1944 era una de las rutas de suministro más importantes de la sección central del Frente Oriental, que conectaba a las tropas alemanas de la orilla derecha del río Vístula con la retaguardia. Desde las primeras horas del 2 de agosto, las tropas alemanas del frente intentaron desbloquear esta línea neurálgica.

Por ello, las tropas polacas en Wola ya estaban inmersas en intensos combates defensivos desde el principio de la sublevación. El enemigo atacaba cada día con más fuerza, cometiendo muchos crímenes contra prisioneros y civiles.

Como se demostró más tarde, Wola se convirtió en uno de los distritos de Varsovia donde, incluso antes de la llegada de los “refuerzos” organizados por Himmler, los alemanes cometieron las mayores violaciones del derecho de la guerra.

Los soldados de la división “Hermann Göring“, que combatieron en Wola del 1 al 4 de agosto, asesinaron a unos 400 insurgentes capturados, entre ellos muchos heridos. Al mismo tiempo, unidades de esta división (apoyadas por soldados del 608º Regimiento de Defensa) expulsaron sistemáticamente a los civiles polacos de los edificios residenciales.

El 2 de agosto, reunieron a veintitrés hombres polacos en el jardín de la casa nº 43 de la calle Zawisza, a los que posteriormente mataron con granadas. Otros quince hombres fueron asesinados por los alemanes cerca de la calle Magistracka 9/11.

Ese mismo día también dispararon a un grupo de hombres de una casa de la calle Sokołowska nº 26 (esquina con la calle Górczewska) y a siete hombres a los que sacaron de las casas nº 17 y 19 de la calle Prądzyński.

Además, el 2 de agosto, los alemanes apresaron al primer grupo de civiles en el edificio de la iglesia de San Wojciech, en la calle Wolska 76 (otros grupos de exiliados, inicialmente pequeños, llegaron el 3 y el 4 de agosto).

El 3 de agosto, los soldados alemanes se pusieron brazaletes blancos que los identificaban como insurgentes, y gracias a esta treta consiguieron capturar las casas nº 12, 14 y 16 de la calle Młynarska. Asesinaron a los habitantes de las casas que se escondían en los sótanos, entre otras cosas, mediante granadas que lanzaban al interior.

Las tropas alemanas que luchaban en Wola utilizaban a menudo a los civiles polacos, especialmente a las mujeres y los niños, como escudos humanos para cubrir el ataque de la infantería o los tanques.

También obligaron a los polacos capturados a desmantelar las barricadas en medio de los combates. El 2 de agosto, los soldados de la división “Hermann Göring” utilizaron 50 polacos atados a una escalera como cobertura para los tanques que se acercaban a las posiciones rebeldes en la zona de la calle Okopowa.

Este fue el primer caso registrado de civiles polacos utilizados como escudos humanos durante el levantamiento. Al día siguiente, cuando los tanques alemanes atacaron las barricadas rebeldes en la calle Wolska, los alemanes condujeron a un grupo de hombres y mujeres delante de la columna de tanques para que sirvieran de escudos para los vehículos y como mano de obra para desmantelar las barricadas.

El ataque fue detenido y los insurgentes consiguieron liberar a algunos de los civiles, pero muchos otros murieron en medio del fuego cruzado. Por la mañana, un gran grupo de tanques de la división “Hermann Göring” volvió a atacar a lo largo de Wolska.

Aproximadamente 300 civiles polacos (hombres y mujeres) se pusieron delante de los tanques para cubrirse. La columna alemana consiguió penetrar en las barricadas de los insurgentes y luego, a través de la calle Towarowa y Aleje Jerozolimskie, llegar al puente Poniatowski.

Sólo aquí se liberó a los restantes civiles supervivientes. Los petroleros alemanes también utilizaron a civiles polacos como escudos humanos durante los combates en Wola el 4 de agosto.

La llegada de los refuerzos alemanes

Aunque el estallido de la sublevación no sorprendió a los alemanes desde el punto de vista táctico, desde el punto de vista operativo fue un acontecimiento inesperado. Por lo tanto, el mando alemán sólo podía enviar a luchar a Varsovia a aquellas unidades cuyo traslado a Varsovia fuera posible por la situación que se vivía en el Frente Oriental.

Ya el 2 de agosto, el Reichsführer-SS Heinrich Himmler partió en avión hacia Poznan, donde, junto con el gauleiter local Arthur Greiser y el comandante del 21º Distrito Militar, el general Walter Petzel, formó un grupo policial para ir en ayuda de la guarnición alemana en Varsovia; Himmler confió su mando al SS-Gruppenführer Heinz Reinefarth.

El primer grupo de fuerzas alemanas transferidas para combatir el levantamiento incluía las siguientes unidades:

  • un grupo policial improvisado del Wartheland bajo el mando del SS-Gruppenführer Heinz Reinefarth (dos compañías y media de policía motorizada, una compañía de gendarmes motorizados, una compañía de SS “Röntgen”, un batallón de cadetes de la 5ª Escuela de Oficiales de Infantería);
  • el Regimiento Especial SS “Dirlewanger” bajo el mando del SS-Oberführer Oskar Dirlewanger. Esta unidad se había especializado hasta entonces en la realización de brutales operaciones de pacificación en la retaguardia del Frente Oriental. La mayoría de sus soldados eran criminales alemanes reclutados de las prisiones y campos de concentración a los que se les había prometido una sentencia conmutada a cambio de luchar en nombre del Tercer Reich;
  • la brigada de asalto de las SS RONA (Ejército Popular de Liberación de Rusia) bajo el mando del SS-Brigadeführer Bronislav Kaminsky. Era una formación colaboracionista compuesta principalmente por rusos y bielorrusos. Tras el estallido de la sublevación, se formó un regimiento de asalto (compuesto por unos 1.700 hombres libres) con los soldados de esta brigada bajo el mando del comandante Ivan Frolov;
  • 608. un regimiento defensivo bajo el mando del coronel Willi Schmidt;
  • dos batallones azerbaiyanos (un batallón del Grupo Especial “Bergman” y el 1º Batallón del 111º Regimiento)