La masacre de Rumbula

La ciudad letona de Riga fue ocupada primero por la Unión Soviética en junio de 1940, y luego por la Alemania nazi con la ejecución de la Operación Barbarroja en 1941. Muchos letones acogieron inicialmente a los alemanes como liberadores porque habían sufrido frecuentes deportaciones a Siberia bajo el régimen ruso.

Sin embargo, los alemanes no tardaron en desengañarlos de esta idea, actuando rápidamente y en conjunto con los colaboradores letones para contener por la fuerza a los 30.000 habitantes judíos de Riga en un gueto y en el campo de concentración de Kaiserwald.

El objetivo era convertir a Letonia en “judenrein”, una enfermiza expresión nazi que significaba “libre de judíos”. El comandante de las SS de Riga, Friedrich Jeckeln, recibió la orden de eliminar a los judíos.

Antes de la ocupación nazi, que se completó el 10 de julio de 1941, había aproximadamente 66.000 judíos en Letonia, y para el 15 de octubre de 1941 habían sido asesinados unos 30.000 judíos.

El exterminio de los judíos letones

Bajo el mando de Heinrich Himmler, las SS, en colaboración con el ejército alemán, comenzaron a poner en marcha un plan de exterminio de los judíos letones nativos. El plan original consistía en exterminar a los judíos letones para poder deportar a los judíos alemanes y austriacos a los hogares que quedaran libres.

Rumbula era una pequeña estación de ferrocarril, a unas 12 millas de Riga. Friedrich Jeckeln, jefe de las SS en Letonia, estaba a cargo de la operación. Eligió el lugar porque tenía un suelo arenoso, a diferencia del suelo pantanoso sobre el que se había construido Riga, lo que significaba que era más fácil cavar tumbas.

El único inconveniente que Jeckeln observó en el lugar era su proximidad a la carretera cercana. Como Rumbula estaba en un terreno elevado, el sonido de los disparos habría sido audible a kilómetros de distancia. Esto no detuvo los planes nazis.

En 1941, los campos de exterminio alemanes aún no se habían abierto. En su lugar, se empleó un método de asesinato mucho más burdo.

El “sistema Jeckeln

Jeckeln había desarrollado una técnica llamada “sistema Jeckeln”, que había creado mientras masacraba a los judíos en Ucrania en lugares como Babi Yar, así como durante la masacre de Kamianets-Podilskyi.

En Riga, dicho de forma cruda, esto significaba que se reunía a la población judía, se la hacía marchar varios kilómetros hasta los campos de exterminio, se la despojaba de sus ropas y objetos de valor y se la obligaba a tumbarse en el suelo de la trinchera para fusilarla.

Esto ocurrió en dos fechas, el 30 de noviembre y el 8 de diciembre de 1941. Los que no fueron enviados a la marcha en noviembre fueron mantenidos encerrados en el gueto de Riga, sin saber qué había pasado con sus familias y amigos.

Una vez que se llenó el suelo de la trinchera, se obligó a los prisioneros judíos a tumbarse encima de los cuerpos de los muertos para poder fusilarlos.

Esto ahorraba a los guardias alemanes y letones la molestia de arrojar los cadáveres a las fosas de exterminio.

Muchos murieron en la propia marcha, ya que los guardias recibieron instrucciones de disparar ante cualquier signo de disidencia. Esto incluía a los guardias alemanes, que debían ser fusilados si no ejecutaban inmediatamente a los judíos desobedientes.

Frida Michelson escribió más tarde sobre su experiencia en la marcha:

Las columnas de gente avanzaban sin cesar, a veces a media carrera, marchando, trotando, sin fin. Allí caía uno, allí otro, y pasaban por encima de ellos, siendo constantemente instados por los policías, ‘Más rápido, más rápido’, con sus látigos y culatas de fusil. [Era] cerca del mediodía cuando el horror de la marcha terminó… . Ahora la calle estaba tranquila, nada se movía.

Los cadáveres estaban esparcidos por todas partes, con riachuelos de sangre que aún rezumaban de los cuerpos sin vida. Eran en su mayoría ancianos, mujeres embarazadas, niños, minusválidos, todos aquellos que no podían seguir el ritmo inhumano de la marcha.

El destino de los supervivientes

A cada persona se le disparaba una vez, en la nuca, y a menudo, a medida que avanzaba el día y la luz empeoraba, el verdugo fallaba, por lo que las víctimas solían sobrevivir.

Los autores de esta atrocidad simplemente los enterraban vivos, y muchas personas morían aplastadas por el peso de la tierra y los cadáveres que tenían encima.

Una vez hecho esto, los alemanes apostaron guardias letones alrededor de la zona, para abatir a tiros a cualquiera que consiguiera salir de la fosa.

Max Kaufmann, un superviviente del gueto, informó de que “la tierra siguió pesando durante mucho tiempo debido a la gran cantidad de personas medio muertas” Algunos consiguieron escapar de la fosa, y se quedaron vagando, desnudos y malheridos, por el bosque durante horas. El profesor Ezergailis escribió en el libro El Holocausto en Letonia, 1941-1944 lo siguiente:

La propia fosa seguía viva; los cuerpos sangrantes y retorcidos recuperaban la conciencia… Se oían gemidos y quejidos hasta bien entrada la noche. Había personas que sólo habían sido heridas levemente, o que no habían sido golpeadas en absoluto; se arrastraron fuera de la fosa. Cientos de personas debieron asfixiarse bajo el peso de la carne humana. Se colocaron centinelas con órdenes de liquidar a todos los supervivientes en el acto.

Hubo pocos supervivientes. Michelson sobrevivió haciéndose pasar por muerta mientras las víctimas desechaban montones de zapatos sobre ella. Una parte del sistema de Jeckeln consistía en dar patadas a los que parecían muertos y dispararles si reaccionaban.

Una estimación sitúa el número de supervivientes de la primera de las dos marchas de la muerte en unas 30 personas de casi 12.000. En total fueron asesinadas unas 25.000 personas en la masacre de Rumbula.

Cuando se celebró la Conferencia de Wannsee en febrero de 1942, la población judía letona restante se estimaba en unas 3.500 personas.