La masacre de Marzabotto

Introducción

La “masacre de Marzabotto” (llamada así por el mayor de los municipios afectados) o, más correctamente, la “masacre de Monte Sole” tuvo lugar entre el 29 de septiembre y el 5 de octubre de 1944 por parte de unidades alemanas pertenecientes a la 16ª División de SS-Panzergrenadier “Reichsführer-SS”. 770 partisanos y civiles, en su mayoría mujeres y niños, fueron asesinados de la forma más brutal, como parte de una operación antipartisana para “recuperar” el territorio inmediatamente posterior a la Línea Gótica.

La mayor masacre nazi-fascista en Italia es la suma de una serie de episodios individuales de violencia asesina contra civiles indefensos que tuvieron lugar en 115 lugares diferentes, según las comprobaciones realizadas por el Comité Regional de Honores a los Caídos de Marzabotto en 1994.

Estos lugares se distribuyen en el territorio de tres municipios al sur de Bolonia (Marzabotto, Grizzana Morandi, Monzuno) y están dispersos en una zona delimitada por los valles del Setta al este, el Reno al oeste, y dominada por las alturas del Monte Sole al norte y el Monte Salvaro al sur. Son pequeñas aldeas de casas de labranza repartidas en un amplio radio, muchas de las cuales fueron destruidas tras la masacre, intercaladas con iglesias y cementerios, animadas por pequeñas plazas y almacenes, conectadas por caminos de herradura y carreteras.

Fue una operación planificada por los mandos de las divisiones como parte de una política de masacre y tierra quemada, una verdadera “guerra contra los civiles”, practicada sistemáticamente para combatir el fenómeno partisano no oponiéndose militarmente a las formaciones, sino eliminando mediante la devastación de un territorio las condiciones ambientales que les permiten existir y operar.

La Brigada de la Estrella Roja

La 16ª División SS y su 16º Batallón de Reconocimiento, el llamado “Batallón Reder”, una unidad especializada en la guerra de contraguerrillas, operan en la zona con la tarea de garantizar la seguridad y el mantenimiento del frente en la Línea Gótica. Tienen que limpiarla de la presencia de partisanos, en particular de la Brigada de la Estrella Roja comandada por Mario Musolesi “Lupo”.

En la zona de Monte Sole, la brigada partisana tiene sus bases desde finales del año anterior. Desde allí golpea a los ocupantes, atacando las carreteras y los ferrocarriles que abastecen el frente. Ya en mayo del 44, el ejército alemán intentó un asalto, pero fue rechazado al igual que más tarde durante el verano. Ese territorio se convirtió en la línea de frente tras la ofensiva aliada de otoño contra la línea defensiva, de la que Monte Sole era un importante bastión estratégico.

Con los aliados a pocos kilómetros de distancia, el mariscal de campo Albert Kesselring considera que la presencia de los partisanos es aún más peligrosa y, por lo tanto, lleva a cabo una amplia operación de acorralamiento contra Estrella Roja. A mediados de septiembre de 1944, llega la 16ª SS-Panzergrenadier-Division Reichsführer SS, comandada por el General Max Simon y que incluye el 16º Batallón de Exploradores Acorazados (Panzer-Aufklärungs-Abteilung) comandado por el Mayor Walter Reder.

En el verano de 1944, la división de las SS inició lo que se conoce como “la marcha de la muerte”, que atravesó Versilia y Lunigiana y llegó a la zona de Bolonia, llevando a cabo masacres indiscriminadas de civiles, como la de Sant’Anna di Stazzema el 12 de agosto. El objetivo era hacer “tierra quemada” alrededor de las formaciones partisanas en la retaguardia de la Línea Gótica, exterminando a las poblaciones que las apoyaban. Las masacres de Monte Sole representan el último episodio de esta trágica secuencia de derramamiento de sangre.

Inicio de la operación

El 28 de septiembre de 1944, el comandante Loos, oficial de espionaje y contraespionaje de la división, ordena la lucha contra la Estrella Roja entre los valles de Setta y Reno en nombre del general Simon. El centro de la acción de cerco está entre el Monte Sole y el Monte Termine.

A la unidad comandada por Reder se le encomendó la tarea de penetrar en el centro de la zona partisana, avanzando desde el valle de Setta hacia San Martino, Monte Sole y Monte Caprara, pero también participaron en la acción otras unidades de la división y unidades de la Wehrmacht como apoyo y contención.

Al norte y al oeste se situaron las unidades que debían cerrar la zona: al norte, entre el Monte Santa Bárbara y Canovella, los soldados de reserva de la 16ª División de Granaderos Acorazados; al oeste, en Sperticano, secciones del 105º Regimiento Antiaéreo; en Sibano y Pioppe se desplegaron las unidades del batallón 1059/362 y al suroeste, diversas unidades como la compañía de escolta de la división y otras unidades de la Wehrmacht.

Al sur y al este se encuentran las unidades de artillería y de reconocimiento de la 16ª División de Granaderos Acorazados. Otros grupos de la Wehrmacht, o furiers de la 16ª División de Granaderos Acorazados, se sitúan en Vado y Rioveggio, con la tarea de cerrar la zona. Una batería antiaérea se posiciona en Canovella. Las distintas unidades se disponen de manera que formen un círculo alrededor de la zona considerada como base de los partisanos, es decir, los montes Termine, Caprara y Sole.

Los partisanos se enfrentaron a los alemanes en varios puntos y trataron de alejarse lo más posible de las casas para llegar a Monte Sole y Monte Caprara, donde había mejores posibilidades de defensa, pero la situación era insostenible y durante la noche del 29 al 30 de septiembre se hicieron los preparativos para la retirada. La brigada se dividió en varios grupos que tomaron diferentes destinos. El comandante Mario Musolesi, atrapado en Cadotto al comienzo del ataque, es asesinado. La Estrella Roja se disuelve, pero los alemanes continúan su acción de aniquilación.

Las masacres

En el transcurso de las masacres, los asesinatos se produjeron de forma espantosa. En Cerpiano, los niños de la guardería, junto con sus madres y abuelos, fueron encerrados en un oratorio dedicado a los ángeles de la guarda y masacrados con granadas de mano: algunos murieron sólo tras largas horas de agonía.

En Casaglia, los fieles se reunieron en la iglesia en torno al párroco, pero los soldados los expulsaron y los mataron con fuego de ametralladora y granadas de mano en el cementerio cercano. En Caprara, un grupo de personas fue encerrado en la cocina de una casa y masacrado de la misma manera. Los habitantes de San Martino fueron fusilados cerca de la iglesia y sus cuerpos quemados.

En Pioppe di Salvaro, decenas de hombres fueron ametrallados y sus cuerpos fueron arrastrados por la crecida del río sólo después de varios días de exposición. En Creda, familias enteras encontraron la muerte entre el granero y el cobertizo de las herramientas agrícolas, ametralladas y rodeadas por las llamas.

Casa por casa, refugio por refugio, todo el territorio es golpeado: los habitantes de Monte Sole son cazados y asesinados de las formas más violentas en decenas de lugares situados entre los valles del Reno y del Setta. Se quemaron casas, se mataron o saquearon animales, se saquearon o destruyeron víveres.

La negación de la masacre

Con extrema frialdad, negando la verdadera masacre de la población de Monte Sole y distorsionando las proporciones del enfrentamiento con la Estrella Roja, que se enfrentó con gran dificultad a la redada, el boletín de guerra alemán del 2 de octubre de 1944 habla de 718 “enemigos” muertos y de “combatientes enemigos feroces”, agrupando a partisanos y civiles indefensos, luchadores por la libertad y niños de pocos días.

El relato alemán trata de ocultar la masacre de la población refiriéndose a supuestos hallazgos de documentos, depósitos de armas y municiones, vestuarios, reservas de tejidos, etc., para reforzar la impresión de que los muertos son partisanos o sus partidarios.

La referencia a los encarnizados combates que se produjeron también es completamente engañosa, ya que los enfrentamientos directos con los partisanos sólo se produjeron en unos pocos lugares y los alemanes prefirieron dar prioridad a la artillería y no asaltar directamente las montañas.

La distorsión de la narración alcanza su punto culminante cuando se afirma que la brigada, cuyo tamaño se estima en unos 900 hombres, ha sido aniquilada. Ciertamente, su base logística fue destruida y los partisanos se vieron obligados a huir, pero los cuerpos sobre el terreno son en su mayoría de mujeres, niños y ancianos.

El periódico boloñés “Il Resto del Carlino” también restó importancia al suceso, llegando a desmentir los “rumores macabros” que se difundieron en Bolonia sobre la masacre de Monte Sole. Muchos años después, Giorgio Pini, entonces director del periódico, informó de que había publicado un pequeño artículo negando la masacre sobre la base de información falsa proporcionada por los círculos alemanes. Será la voz de los testigos la que devuelva las dimensiones reales de la masacre y la destrucción llevadas a cabo en Monte Sole.

Responsabilidad de la masacre

En la posguerra, se culpa al mayor de las SS Walter Reder y a su unidad de la mayor parte de las matanzas, pero sus acciones se enmarcan en el contexto de las órdenes más estrictas de Kesselring contra la guerrilla partisana, que se tradujeron en medidas extremadamente crueles por parte de sus generales, que consideraban a los habitantes de los pueblos de los Apeninos directamente responsables de la presencia de los partisanos.

La implicación de los fascistas Lorenzo Mingardi (secretario del Partido Fascista Republicano de Marzabotto, así como comisario de la prefectura durante la masacre) y Giovanni Quadri en las matanzas está probada por numerosos testimonios y constata la responsabilidad fascista en la violencia ejercida en el territorio de Monte Sole.

Las masacres de Monte Sole formaban parte de la trágica y abominable lógica de la guerra nazi, una guerra de exterminio en la que no se tomaban prisioneros, sino que se eliminaba al enemigo sin piedad.

También en Monte Sole, la definición de enemigo acaba incluyendo a toda la población y la bárbara matanza de comunidades enteras es vista como un feroz castigo para quienes apoyaron a la brigada de diversas maneras o simplemente llegaron a estar en la zona de su asentamiento y como un medio de eliminar las condiciones para la supervivencia de Estrella Roja en Monte Sole.

Juicios por crímenes de guerra

La participación de los fascistas en la masacre fue denunciada por los pocos supervivientes y, en 1946, el Tribunal de Cuentas de Brescia juzgó a los fascistas Lorenzo Mingardi y Giovanni Quadri por colaboración, asesinato, incendio y devastación. Mingardi fue condenado a la pena de muerte, que más tarde se cambió por la de cadena perpetua. Esta última, de 30 años, se redujo posteriormente a diez años y ocho meses. Ambos fueron liberados posteriormente mediante una amnistía.

El mariscal de campo Albert Kesselring, capturado por los aliados en mayo de 1945, es juzgado por crímenes de guerra por un tribunal militar británico. El juicio, celebrado en Venecia de febrero a mayo de 1947, terminó con una condena a muerte por crímenes de guerra mediante fusilamiento, que no se llevó a cabo debido a la intervención del gobierno británico.

Kesselring está acusado de dos cargos:

  • La primera acusación es la masacre del Fosse Ardeatine
  • El segundo cargo es incitar y ordenar a las fuerzas bajo su mando que maten a civiles italianos en represalia. A instancias de Kesselring, los soldados alemanes llevaron a cabo más de veinte represalias especialmente brutales en 1944, entre ellas la masacre de Sant’Anna di Stazzema y la de Marzabotto.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Walter Reder fue condenado a cadena perpetua por el tribunal militar de Bolonia en 1951. El 14 de julio de 1980, el tribunal militar de Bari le concedió la libertad condicional, con cinco años de internamiento en la cárcel de Gaeta con el estatuto de prisionero de guerra “sin perjuicio de que el gobierno pueda adoptar medidas en favor del prisionero”.

El 23 de enero de 1985, el Primer Ministro Bettino Craxi decidió liberar a Reder antes de tiempo. Tanto el gobierno austriaco como el alemán intervinieron a su favor. Murió en Viena en 1991.

En 2006 se inició el juicio contra 17 acusados, todos ellos oficiales y suboficiales de la 16ª Panzergrenadier-Division Reichsführer SS. El proceso se inició tras el descubrimiento en 1994 de 695 expedientes de investigación en la sede de la Corte Militare d’Appello en Roma.

Estos expedientes, marcados con el sello de “archivo provisional” con fecha de 1960 y escondidos en un armario frente a la pared, el llamado “armario de la vergüenza”, que permaneció cerrado hasta el descubrimiento, contienen datos sobre numerosos oficiales de las SS responsables de crímenes de guerra desde el 8 de septiembre de 1943 hasta el 25 de abril de 1945.

El 13 de enero de 2007, el Tribunal Militar de La Spezia condenó a cadena perpetua a diez acusados por la masacre de Monte Sole, declarados culpables de violencia múltiple agravada y asesinato continuado. Los condenados son: Paul Albers, ayudante de Walter Reder; Josef Baumann, sargento jefe de pelotón; Hubert Bichler, mariscal de las SS; Max Roithmeier, sargento; Adolf Schneider, mariscal jefe; Max Schneider, sargento; Kurt Spieler, soldado; Heinz Fritz Traeger, sargento; Georg Wache, sargento; Helmut Wulf, sargento;

El 7 de mayo de 2008, el Tribunal Militar de Apelación de Roma confirmó la cadena perpetua de la sentencia de primera instancia, absolvió a Spieler por insuficiencia de pruebas y condenó a Wilhelm Kusterer, que había sido absuelto en primera instancia, a la misma pena. El juicio terminó con la muerte de Paul Albers, el único que presentó un recurso ante el Tribunal de Casación.