La masacre de Lídice

En la mañana del 27 de mayo de 1942, en las calles de Praga, Checoslovaquia, el oficial nazi de más alto rango de la región, Reinhard Heydrich, fue atacado mientras iba en su coche. Heydrich sobrevivió al ataque inicial, pero tras rechazar la intervención quirúrgica de médicos no alemanes, murió de sus heridas ocho días después, el 4 de junio de 1942.

La respuesta alemana al asesinato fue rápida y sumamente brutal. Todas las personas que los alemanes pudieron localizar y que tuvieron alguna participación en la emboscada o en la protección de los atacantes fueron ejecutadas sumariamente, junto con todas sus familias. En los días transcurridos entre el ataque a Heydrich y su eventual muerte, al menos 157 personas fueron asesinadas en las represalias. Pero la cosa no quedó ahí.

Actuando sobre la base de débiles pruebas que más tarde se demostraron completamente infundadas, los oficiales alemanes de las SS dirigieron su atención al pueblo de Lídice, al noroeste de Praga, una pequeña aldea agrícola y minera de carbón de unos 500 habitantes.

El 9 de junio de 1942, el jefe de la policía de las SS en Praga, Horst Böhme, junto con los principales oficiales de las SS en la región, Karl Hermann Frank y Kurt Daluege, ordenaron a las tropas de las SS que rodearan Lídice y bloquearan todas las vías de escape. A partir de ahí, ejecutaron una serie de órdenes explícitas dadas por el propio Adolf Hitler para borrar del mapa a los pueblos cómplices.

La mala información que llevó a los alemanes a Lídice les condujo específicamente a una granja en las afueras de la ciudad que había sido propiedad durante generaciones de los antepasados de Bohumil Horák.

Bohumil Horák no estaba allí en ese momento, pero los graneros y las bodegas de la granja de Horák fueron tomados y todos los hombres de Lídice mayores de 16 años fueron metidos dentro para pasar la noche. Todas las mujeres y niños del pueblo fueron detenidos dentro de la escuela. Cualquier aldeano que se resistiera, fuera hombre, mujer o niño, era fusilado en el acto.

Al amanecer del día siguiente, los hombres fueron sacados de los sótanos de cinco en cinco y llevados al jardín junto al granero de Horák, donde fueron fusilados. Al poco tiempo, los sacaron en grupos de diez en diez.

Cuando los sótanos estaban vacíos, 173 hombres yacían muertos, incluido el sacerdote del pueblo, el padre Josef Stemberka. 203 mujeres y 105 niños fueron sacados de la escuela de Lídice y enviados temporalmente a la cercana ciudad de Kladno. También fueron asesinados todos los animales del pueblo, tanto los de granja como los domésticos.

Sin más habitantes en Lídice, las tropas de las SS se llevaron todo lo que tenía valor en el pueblo. Eso incluyó la apertura de todas las tumbas del cementerio y la extracción de dientes de oro y joyas. Se trajeron trabajadores judíos esclavos del cercano campo de concentración de Theresienstadt para cavar una fosa común para los muertos. Una vez que el pueblo fue totalmente saqueado, se quemaron los edificios y luego se derribaron los muros de piedra que quedaban.

Se utilizaron explosivos para derribar la robusta iglesia de San Martín, que se mantenía en pie desde 1732. Las piedras del pueblo, incluidas las lápidas rotas, fueron luego arrastradas y utilizadas en otros lugares como material para carreteras. El arroyo que atravesaba el pueblo fue desviado y se plantaron cultivos en la zona, completando así las órdenes de Hitler de eliminar cualquier rastro visible de que el pueblo hubiera existido.

Mientras se demolían las estructuras del pueblo, diecinueve hombres y siete mujeres de Lídice que no habían estado en el pueblo en el momento de la masacre fueron detenidos y ejecutados, entre ellos Bohumil Horák. Al mismo tiempo, Böhme, Frank y Dalüge llevaron su espectáculo a la carretera y realizaron una operación casi idéntica contra el pueblo más pequeño de Lezáky, a unos 150 km de distancia.

Las mujeres de Lídice fueron sacadas de Kladno y la mayoría fueron enviadas al campo de concentración de Ravensbrück, en Alemania. Cuatro mujeres embarazadas fueron obligadas a abortar. Ochenta y ocho de los niños de Lídice fueron enviados a Lódz, Polonia. Siete de los niños considerados “racialmente aptos” fueron colocados en familias de las SS para su “germanización”.

A finales de junio de 1942, Adolf Eichmann ordenó la ejecución del resto de los niños de Lídice en Lódz y fueron trasladados al campo de exterminio de Chelmno, Polonia. Sólo se sabe que 143 mujeres y 17 niños de Lidice sobrevivieron a la guerra.

Nada en el tratamiento de Lídice derivaba de ninguna de las políticas étnicas nazis. Lídice era un pueblo de campesinos predominantemente católicos. La masacre de Lídice fue simplemente una represalia; una demostración descarnada de poder despiadado.

Lídice pretendía servir de ejemplo, por lo que los alemanes no intentaron ocultarlo, como hicieron con otras masacres. De hecho, el acontecimiento fue publicitado al mundo entero. Toda la operación fue bien fotografiada y el cineasta Franz Treml realizó un documental. La reacción mundial fue rápida y llena de conmoción e indignación.

La colección de fotografías y películas alemanas se convirtieron más tarde en exposiciones en los juicios por crímenes de guerra en Nürnberg (Alemania) y otras ciudades. Karl Hermann Frank y Kurt Dalüge fueron juzgados como criminales de guerra, basándose en gran medida en los acontecimientos de Lídice, y ambos fueron ejecutados en 1946.

Horst Böhme fue declarado criminal de guerra y permaneció en la lista de buscados durante años sin ser detenido. Fue declarado muerto en 1954, pero nunca se determinó su verdadero destino.

El pueblo de Lídice no fue reconstruido en su ubicación original, sino que se construyó un nuevo pueblo de Lídice a unos 300 metros de distancia. Los límites de la aldea original se utilizaron para definir una “Zona de Reverencia” que forma parte de un monumento conmemorativo de la masacre de Lídice más grande, que aún permanece.