La masacre de Celle

La masacre de Celle fue un crimen atroz de la fase final de la Segunda Guerra Mundial. Consistió en la matanza de prisioneros que eran conducidos por tren al campo de concentración de Bergen-Belsen. Dicho tren fue bombardeado por los Aliados, tras lo cual los prisioneros supervivientes fueron primero liberados, luego perseguidos y finalmente asesinados en gran número.

El preludio: el transporte de evacuación a Bergen-Belsen

Cuando los Aliados se acercaron a sus posiciones el 7 de abril de 1945, las SS montaron un transporte de evacuación en el subcampo de Salzgitter-Drütte con destino al campo de concentración de Bergen-Belsen. También se reunieron allí los trabajadores forzados de un campo de Salzgitter-Bad, y se unieron a ellos otros prisioneros del subcampo de Holzen (cerca de Eschershausen).

En la noche del 8 de abril de 19045, entre 3.800 y 4.500 hombres, mujeres y jóvenes fueron subidos a un tren. El tren llegó por la tarde a la estación de mercancías de Celle, capital del distrito homónimo en el estado alemán de Baja Sajonia.

Antes de que el viaje pudiera continuar como estaba previsto por la noche, un fuerte bombardeo aéreo afectó a Celle, durante el cual el tren también fue alcanzado. Según algunos relatos, más de la mitad de los prisioneros murieron en este ataque aéreo; otros consideran más probable una cifra que oscilaría entre 400 y 1000.

El horror: la caza de los prisioneros

Los prisioneros supervivientes huyeron a la cercana zona forestal de Neustädter Holz o se desplazaron a los alrededores de la ciudad. En busca de refugio, comida y ropa civil, algunos de los fugados se introdujeron en tiendas y casas particulares cuyos ocupantes estaban en el refugio antiaéreo. Mientras que algunos permanecieron inicialmente sin ser molestados o se les permitió entrar, otros fueron expulsados inmediatamente por los lugareños.

Los supervivientes del comando de escolta de las SS custodiaron a los prisioneros capturados y presumiblemente no participaron en la siguiente operación de peinado de la zona. Una compañía de la Wehrmacht y una unidad de las SS estacionadas en las cercanías reforzaron a la policía local.

Los grupos de trabajo reunidos recibieron la orden de detener a los prisioneros. Cualquiera que saqueara, se resistiera o escapara debía ser fusilado inmediatamente. El disparo inmediato estaba justificado por la orden de servicio en la guardia.

Se oyeron disparos y gritos hasta bien entrada la noche. A medianoche, la mayoría de los prisioneros supervivientes habían sido reunidos en una instalación deportiva.

Los civiles y los hombres de la Volkssturm participaron en el registro de casas y jardines que siguió el 9 de abril de 1945. Mataron o hirieron a algunos prisioneros. Y ejecutaron a 30 prisioneros como saqueadores.

En Neustädter Holz, donde se habían refugiado muchos prisioneros, la búsqueda continuó hasta el 10 de abril. Se utilizaron armas de fuego. Algunos prisioneros consiguieron permanecer escondidos hasta que llegaron los liberadores aliados. Otros fueron retenidos por la población y entregados a unidades de la Wehrmacht alemana.

La acción condujo a la recaptura de unos 1100 prisioneros. Según los informes más antiguos, probablemente fueron fusilados entre 200 y 300 prisioneros; se considera seguro un número mínimo de 170 víctimas de la masacre.

El desarrollo de los acontecimientos

Por razones inexplicables, la diezmada guardia de las SS dejó a algunos de los prisioneros en manos de la Wehrmacht y condujo a unos 500 (según otros relatos más de 2000) a Bergen-Belsen. En esta marcha de la muerte, las SS fusilaron a los prisioneros agotados que ya no podían seguir marchando, al lado de la carretera.

El otro grupo se quedó atrás en un cuartel despejado en Celle. La responsabilidad de este “campo de concentración improvisado” recayó en un capitán responsable de los prisioneros de guerra y en la administración de la ciudad, que debían proporcionar alimentos y atención médica a los prisioneros. Pero esto no se hizo, o se hizo de forma inadecuada.

Cuando las tropas del ejército alemán rindieron la ciudad sin luchar el 12 de abril de 1945, las tropas británicas se encontraron con cientos de personas desabastecidas, entre ellas muchos moribundos y muertos. Transfirieron de inmediado a 162 de los liberados a un hospital auxiliar.

Según Daniel Blatman, únicamente 1500 de los prisioneros del transporte vivieron para ver el día de la liberación.

Reacción a la masacre

En Celle, los soldados británicos se encontraron por primera vez con un gran número de prisioneros de campos de concentración de diversas nacionalidades, malnutridos y retenidos en condiciones completamente míseras entre los moribundos y los muertos. Esto provocó una grave tensión en la relación entre los ocupantes y la población civil.

Las investigaciones condujeron al “Juicio de la Masacre de Celle” ante un “Tribunal Superior de la Comisión de Control” británico en el Kaiserin-Auguste-Viktoria-Gymnasium de Celle desde el 2 de diciembre de 1947, que continuó en Hannover y de nuevo en Celle en abril y mayo de 1948.

Tres acusados fueron condenados a muerte, cuatro recibieron penas de prisión de entre cuatro y diez años. Siete fueron absueltos.

Las condenas a muerte fueron posteriormente anuladas o conmutadas por penas de prisión. Todos los declarados culpables fueron liberados anticipadamente a finales de 1952. El último caso se cerró en 2007.

Ocultación y memoria

Las víctimas del ataque aéreo a la estación de mercancías habían sido enterradas en los cráteres de las bombas. Solo 33 de ellos habían sido identificados previamente por su número de campamento.

En 1946, se inició la búsqueda de tumbas en Neustädter Holz y a lo largo de la carretera de Bergen-Belsen. De las 324 víctimas de disparos o asesinadas encontradas y enterradas en el cementerio del bosque, solo 65 pudieron ser identificadas.

En 1949 se erigió en el cementerio del bosque un “Lugar de Descanso para las Víctimas de la Segunda Guerra Mundial”, que no daba más detalles sobre el asesinato de cientos de prisioneros de los campos de concentración.

Las publicaciones de historia local ofrecieron relatos hasta 1978 que mencionaban como víctimas del bombardeo a “un gran número de civiles y a incontables prisioneros de un campo de concentración”, pero omitieron los demás incidentes.

A principios de la década de 1980, creció el interés por esclarecer los hechos en torno a la masacre de Celle. Esto dio lugar al levantamiento de un monumento entre la estación de ferrocarril y el centro de la ciudad de Celle en 1992, con una inscripción que no se limita a la representación del ataque aéreo.

Este monumento, creado por Johnny Lucius, un marco de hierro con una placa de inscripción que encierra un lecho de grava con un haya, es extraordinario. Debido a su construcción, el lugar solo se reconoce como monumento conmemorativo si se examina de cerca, especialmente el panel de inscripción.

Memorial de la masacre de Celle
Dominio público, Wikimedia Commons

El cuadrado de acero simboliza el camino interminable del sufrimiento, el haya la esperanza de un futuro más humano. La obra es el resultado de un concurso convocado por el ayuntamiento de Celle, ya que la placa conmemorativa prevista inicialmente en la estación de tren de Celle no fue aprobada por la Deutsche Bundesbahn.