La masacre de Babi Yar

Babi Yar es un barranco en las afueras del oeste de Kiev, Ucrania, que fue el lugar de varias ejecuciones masivas durante la Segunda Guerra Mundial.

El más famoso tuvo lugar los días 29 y 30 de septiembre de 1941, cuando 33.771 judíos ucranianos fueron fusilados por los Einsatzgruppen nazis. En total, se calcula que más de 100.000 personas fueron asesinadas en Babi Yar durante la Segunda Guerra Mundial.

Antecedentes

El 19 de septiembre de 1941 Kiev fue capturada por el XXIX. Durante la ocupación, el general de división Kurt Eberhard fue nombrado comandante de la ciudad y el personal del Einsatzgruppe C comenzó a llegar a la zona.

Pocos días después de la conquista alemana de Kiev, el servicio de seguridad soviético NKVD llevó a cabo una serie de operaciones de sabotaje que destruyeron varios edificios importantes utilizados por la administración militar alemana y la Wehrmacht. En estas acciones murieron tanto soldados como civiles.

En aquella época había unos 50.000 judíos en Kiev, principalmente hombres, mujeres y niños de edad avanzada.

El 27 de septiembre de 1941, los ocupantes alemanes celebraron una reunión en la que se decidió que la población judía de Kiev sería exterminada en represalia por el sabotaje perpetrado por el NKVD.

En la reunión estaban presentes el Alto Jefe de las SS y de la Policía para Rusia-Norte, el SS-Obergruppenführer Friedrich Jeckeln, el comandante del Einsatzgruppe C, el SS-Brigadeführer Otto Rasch, el comandante del Sonderkommando 4a dentro del Einsatzgruppe C, el SS-Standartenführer Paul Blobel y el comandante de la ciudad, el General de División Kurt Eberhard.

El Sonderkommando 4a de Blobel recibió la orden de llevar a cabo las ejecuciones masivas.

Masacre

La masacre fue disfrazada por los responsables como una evacuación y el 28 de septiembre de 1941 se anunció que los judíos de Kiev serían evacuados. Debían presentarse en la estación de tren con ropa de abrigo, documentos personales, dinero y objetos de valor.

Los que llegaron fueron sacados de la ciudad y llevados al barranco donde los obligaron a desnudarse y luego los ejecutaron con ametralladoras. Durante dos días, el 29 y el 30 de septiembre de 1941, 33.771 judíos ucranianos fueron asesinados en Babi Yar.

También participaron en los asesinatos en masa unidades de la Wehrmacht, Geheime Feldpolizei, Ordnungspolizei y milicianos ucranianos. Las víctimas fueron ejecutadas por un pelotón de fusilamiento y enterradas en el barranco.

Sus pertenencias fueron distribuidas entre la población de Kiev. Dos personas escaparon de la masacre, una de ellas la joven actriz Dina Pronicheva.

Paul Blobel regresó en julio de 1943 para dirigir la Aktion 1005 con la tarea de exhumar los cuerpos de los asesinados y quemarlos en grandes piras funerarias para borrar todo rastro de la masacre.

La masacre es el tema del poema “Babi Yar” de Yevgeny Yevtushenko, que también se ha utilizado en la Sinfonía nº 13 “Babi Yar” de Dmitri Shostakovich.

Demandas judiciales

Después de la guerra, Paul Blobel fue juzgado en el llamado juicio de los Einsatzgruppen en 1947-1948 como parte de los juicios de Núremberg.

Veinticuatro altos oficiales de las SS activos en los cuatro Einsatzgruppen nazis fueron acusados de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, así como de ser miembros de organizaciones criminales, como la Gestapo y el Sicherheitsdienst. Blobel fue condenado a muerte por crímenes de guerra y contra la humanidad y ejecutado en la horca en 1951.

En el juicio Callsen, llamado así por el oficial de las SS Kuno Callsen, ocho miembros, además de Callsen, entre ellos Kurt Hans y Adolf Janssen, del Sonderkommando 4a fueron condenados a largas penas de prisión en el Landgericht Darmstadt en 1968.

En mayo de 1971, se inició un juicio en Ratisbona contra Martin Besser, Engelbert Kreuzer y Fritz Forberg por complicidad en asesinatos en masa, pero los cargos contra Besser y Forberg fueron retirados tras sólo dos y tres días respectivamente.

Engelbert Kreuzer también fue acusado de 40.000 asesinatos y fue declarado culpable en agosto de 1971 y encarcelado durante siete años, incluso por complicidad en los asesinatos en masa de Babi Yar.

Kreuzer también fue condenado por complicidad en asesinatos en masa en Berdytshiv, Khorol, Slavuta, Shepetovka, Sudylkov y Vinnitsa. Sin embargo, ninguno de los oficiales de la Wehrmacht que participaron en la preparación, ejecución y ocultación de la masacre fueron llevados ante la justicia.

Ceremonia de conmemoración de la masacre de Babi Yar en 2016

En 2016 se celebró en Kiev una gran ceremonia para conmemorar la masacre de Babi Yar. El Estado ucraniano organizó seminarios y proyecciones de películas y otros actos relacionados.

Hubo invitados internacionales, entre ellos el presidente israelí Reuven Rivlin, que recordó la participación de los ucranianos en su discurso en el Parlamento ucraniano.

En su discurso dijo: Muchos colaboradores de los crímenes eran ucranianos. Y entre ellos, los combatientes de la OUN —que se burlaban de los judíos, los mataban y en muchos casos los entregaban a los alemanes— se distinguieron especialmente.