La Marcha de la muerte de Brünn (Brno)

Una de las “expulsiones salvajes” más famosas comenzó a finales de mayo de 1945 en Brno, República Checa (Brünn en tiempos de la Segunda Guerra Mundial). Hasta 30.000 alemanes fueron conducidos a la frontera austriaca por los nacionalistas, sin agua, comida ni atención médica.

La orden era inequívoca: a las 22.00 horas, todos los habitantes de habla alemana de la zona de Brno debían reunirse en la plaza Mendel, frente a la abadía de Santo Tomás. Así lo ordenó el comité nacional local de la segunda ciudad más grande de la República Checa, algo así como el gobierno local de transición desde el final de la guerra, en la tarde del 30 de mayo de 1945, con sólo unas horas de antelación.

Paul Lochmann, de la cercana Mödritz, recordaba: “Todos los alemanes tuvieron que reunirse en el monasterio agustino y alinearse en la Wiener Straße, cerca del cementerio central. Sólo se te permitía coger lo que podías llevar”.

Más de 20.000, quizás casi 30.000 personas siguieron la orden, en su mayoría mujeres y niños, así como ancianos. Pues los alemanes varones de entre 18 y 55 años fueron casi sin excepción prisioneros de guerra unas tres semanas después de la rendición de la Wehrmacht.

Todavía por la noche y a la mañana siguiente, “guardias revolucionarios” armados empezaron a expulsar a la multitud de la ciudad, hacia el sur, en dirección a la frontera austriaca. Una distancia de unos 50 kilómetros. No hubo preparación para la marcha, una de las muchas “expulsiones salvajes” precisamente de la República Checa, ocupada desde marzo de 1939 por la Alemania de Hitler como “Protectorado de Bohemia y Moravia”. Sin comida, sin agua, prácticamente sin atención médica… y sin descanso. Y todo esto en un día caluroso.

Maria Zatschek informó unos años más tarde basándose en las notas de su diario sobre esta primera etapa: “Los guías también se han cansado. Algunas mujeres enfermas, sobre todo las que padecían del corazón, se tumbaron en la zanja. Les daba igual lo que les pasara”.

En la noche del 31 de mayo, la columna, conducida por unos cientos de hombres armados, llegó al pueblo de Pohrlitz (Pohořelice) completamente agotada. Aquí acamparon en graneros, granjas y barracones. Mientras tanto, una tormenta de principios de verano se abatía sobre ellos.

A la mañana siguiente, 1 de junio de 1945, continuaron en dirección a Nikolsburg (Mikulov) hasta la frontera austriaca. Sin embargo, hasta 6.000 personas se quedaron en Pohrlitz: ya no podían levantarse, simplemente estaban demasiado agotadas. Maria Zatschek y su hija Anna estaban entre ellos. “Y si el policía me dispara, no iré más lejos”, le había dicho a su madre la niña, por lo demás tan dócil.

Sin embargo, las personas que habían seguido adelante no esperaban el final de su sufrimiento en la frontera austriaca. Al contrario: las autoridades de Baja Austria se negaron a permitir que los habitantes de Brno cruzaran la frontera. No está claro si fueron instados a hacerlo por los oficiales de ocupación soviéticos locales, si fue el miedo a ser invadidos por extranjeros o la constatación de que sólo podían mantener a su propia población en menor medida. Probablemente fue una mezcla de los tres factores.

En cualquier caso, miles de personas simplemente acamparon a la intemperie, sin provisiones. Sólo cuando los alcaldes de los municipios más cercanos del lado austriaco ejercieron presión se levantó el bloqueo fronterizo. No está claro si a los cinco días o a las tres semanas.

Como suele ocurrir en estas situaciones, la llamada Marcha de la Muerte de Brno (Der Brünner Todesmarsch) sacó a relucir los lados extremos del carácter humano. Así, numerosos supervivientes denunciaron asesinatos arbitrarios con disparos en el cuello y violaciones de mujeres de realmente todas las edades. Otros sufrieron cacheos en los que algunos de los guardias checos se llevaron cualquier cosa que pareciera remotamente valiosa.

Por otro lado, había hombres de la guardia nacionalista-revolucionaria que llevaban niños o apoyaban a ancianos. Las mujeres, más o menos formadas médicamente, ayudaban siempre que podían. Incluso sin medicinas, vendas y similares.

Al menos 2000, pero quizás hasta 5200 personas no sobrevivieron a la marcha de la muerte. Cerca de Pohořelice, 890 muertos fueron enterrados en una fosa común; en la frontera austriaca, más de 1000 víctimas de esta procesión están enterradas en varios cementerios.

Ya no cabe esperar una aclaración exacta. Las fuentes son casi exclusivamente los recuerdos de testigos presenciales, a menudo escritos años después, en plena Guerra Fría. Por su propia naturaleza, sólo reflejan las opiniones de los individuos, a menudo exageradas, como es familiar en todos los informes individuales. Esto no significa que sean erróneas, pero hay que evaluarlas con cautela.

En 2015, por cierto, la ciudad de Brno lamentó oficialmente los sucesos del Corpus Christi de 1945 y expresó sus condolencias. En los últimos años también se han celebrado actos conmemorativos conjuntos checo-alemanes. Varias lápidas conmemoran el destino de las víctimas; la fosa común está señalizada.