La hambruna de Bengala

La hambruna de Bengala fue una hambruna que afectó a la provincia de Bengala, en lo que entonces era la India británica, en 1942-1943, causando la muerte de unos 2-3 millones de personas.

Antecedentes

Bengala era una de las zonas más pobres de la India británica y había sufrido una serie de grandes hambrunas en los siglos XVIII y XIX.

Como resultado de la acción de las autoridades coloniales, la India no había sufrido una gran hambruna durante cuatro décadas y cuando la hambruna afectó a Bengala en 1942 fue completamente inesperada.

Una serie de factores condujeron a la hambruna en Bengala esta vez. Uno de los más importantes fue el caos que siguió a la Segunda Guerra Mundial.

En marzo de 1942, las fuerzas japonesas habían ocupado la colonia británica de Birmania, y desde allí los japoneses lanzaron una serie de ataques contra Calcuta y los barcos británicos en la Bahía de Bengala.

Como Birmania era uno de los principales exportadores de arroz a la India, los combates provocaron el corte de un importante proveedor de arroz.

Al mismo tiempo, las autoridades británicas llevaron a cabo la requisición de arroz para apoyar la industria bélica local en Bengala, impidiendo así que los alimentos llegaran a la población bengalí.

Para entonces, la agricultura bengalí ya tenía problemas con las malas cosechas debido al hongo Cochliobolus oryzae, y el 16 de octubre la situación empeoró aún más cuando un tsunami golpeó la costa bengalí.

Evolución

A principios de 1943, la escasez de alimentos se agudizó en Bengala y los refugiados de la hambruna comenzaron a llegar a las ciudades.

En mayo, la situación se agravó en Calcuta, pero a pesar de los llamamientos de los medios de comunicación, de diversas organizaciones políticas y de los funcionarios locales, las autoridades de Delhi y Calcuta se negaron a declarar la zona como zona de hambruna en virtud de los códigos de hambruna establecidos a finales del siglo XIX.

El motivo era que las autoridades no querían interferir en el esfuerzo bélico en Europa, que era la primera prioridad del gobierno británico.

El Ministro de Abastecimiento de Bengala, Hussein Shahid Suhrawardy, de la Liga Musulmana de Toda la India, opinó que no había una verdadera escasez de alimentos y, en un principio, achacó los problemas al acaparamiento por parte de los empresarios hindúes.

Sólo en agosto, Suhrawardy, que tenía una mentalidad muy honrada, empezó a reconocer la magnitud de la hambruna, pero no estaba dispuesto a distanciarse de la línea oficial de que la hambruna se debía al acaparamiento, ya que esto podría poner en peligro los suministros de guerra.

El virrey de Delhi, lord Linlithgow, adoptó la misma postura, pero se vio obligado a dar un giro de 180 grados por la presión de las circunstancias y apeló en julio al Gabinete de Guerra para exportar suministros a Bengala.

El gobierno de Londres se negó a enviar ayuda a la población hambrienta, alegando la guerra.

Consecuencias

Se dice que el número total de muertos durante la hambruna fue de unos 2 millones, y la política pasiva de la potencia colonial británica dañó gravemente su reputación.

Tras la independencia de Gran Bretaña en 1947, Bengala se dividió en el estado indio de Bengala Occidental, mientras que la parte oriental pasó a manos de Pakistán y se independizó como estado de Bangladesh en 1971.

India se ha librado de grandes hambrunas desde 1947, mientras que Bangladesh sufrió un periodo de hambruna en 1974-1975.

Las causas de la hambruna han sido debatidas por muchos estudiosos.

El premio Nobel indio Amartya Sen ha señalado el acaparamiento generalizado y la especulación con los cereales como principales causas de la crisis, mientras que el economista irlandés Cormac Ó Gráda considera que la hambruna es el resultado de un crecimiento deficiente combinado con una respuesta inadecuada de las autoridades británicas.

Según la autora Madhusree Mukerjee, el primer ministro británico Winston Churchill fue personalmente responsable de los efectos de la terrible hambruna.