Los esclavos Romusha

Durante la Segunda Guerra Mundial, la industria japonesa tuvo que alinearse con el esfuerzo bélico y los submarinos estadounidenses mantuvieron una sólida campaña contra los cargueros japoneses. Por ello, el imperio japonés no pudo establecer un verdadero intercambio de materias primas del Sudeste Asiático para la producción de bienes en Japón, por un lado, y de bienes de consumo de Japón para su venta en el Sudeste Asiático, por otro.

Así, lo que en un principio se había planteado como una relación —aunque naturalmente desigual— de intercambio se convirtió en lo esencial en un tráfico unidireccional por una vía de explotación. La potencia ocupante consideraba el Sudeste Asiático puramente como una fuente de recursos bélicos, es decir, no sólo materias primas como el petróleo, el caucho, el estaño, la bauxita o la madera, sino también el recurso humano de los habitantes locales.

En consecuencia, siguiendo su objetivo de explotar al máximo los recursos del sudeste asiático, las fuerzas armadas japonesas trataron de sistematizar un tipo de trabajo bastante específico movilizando el trabajo forzoso.

El trabajo forzoso existía junto a otros tipos de trabajo, como el trabajo por contrato o el trabajo asalariado normal, pero las autoridades japonesas lo consideraban indispensable por necesidad económica y por razones militares estratégicas.

El resultado de la batalla de Midway hizo que Tokio decidiera transformar las condiciones en el Sudeste Asiático, especialmente en los dos últimos años de la ocupación japonesa, y uno de los cambios fue el reclutamiento forzoso de romusha, en otras palabras, los habitantes locales de los territorios del Sudeste Asiático. La función principal de los romusha sería realizar trabajos manuales.

En febrero de 1942, el comité de investigación japonés para la inspección de todos los territorios del sur ya había creado la expectativa en Singapur de que Java se convertiría en la fuente clave de trabajo humano, presumiblemente debido a su población relativamente grande y a su conveniente ubicación central en el sudeste asiático.

El 10 de julio de 1942, el ejército y la marina japoneses organizaron conjuntamente el transporte de romusha desde Java, que estaba bajo la administración del ejército japonés, a los territorios controlados por la marina japonesa.

En una conferencia posterior, los directores responsables de los asuntos de romusha dentro del Ejército del Sur declararon que Java era una fuente clave para el suministro de romusha. Finalmente, en septiembre de 1944, la Cámara de Consejeros provisional en Tokio ordenó un aumento de su suministro.

El trabajo forzado en el ferrocarril Birmania-Siam (Taimentetsudō) ha seguido siendo el ejemplo más famoso de su uso en el Sudeste Asiático ocupado por Japón. La construcción de la conexión ferroviaria de 415 kilómetros entre Ban Pong, en Siam, y Thanbyuzayat, en el sureste de Birmania, comenzó en julio de 1942.

La potencia ocupante japonesa esperaba utilizar el ferrocarril Birmania-Siam tanto para evitar tener que transportar suministros por peligrosas rutas marítimas desde sus territorios del sudeste asiático hasta el frente en Birmania, como para, en última instancia, unir Bangkok en Siam y Rangún en Birmania.

En la primavera de 1943, el 29º Ejército japonés tuvo que suministrar contingentes de trabajadores para el ferrocarril Birmania-Siam. Aparte de los 92.000 romusha birmanos, 78.204 trabajadores forzados de Malaya, principalmente malayos y tamiles autóctonos, constituían el segundo grupo más numeroso del Ferrocarril de la Muerte. Setenta mil de esos 78.204 romusha malayos fueron reclutados y enviados al ferrocarril entre abril y septiembre de 1943, y aproximadamente el 41 % de esos 70.000 murieron como consecuencia.

Hay que mencionar que el reclutamiento sistemático a gran escala de romusha en Java sólo comenzó tras la finalización del ferrocarril Birmania-Siam, que se construyó entre julio de 1942 y octubre de 1943.

Como sigue siendo el caso hoy, el setenta por ciento de la población de Indonesia (70 millones de personas) vivía en Java, de ahí que Java se convirtiera en la principal fuente de trabajadores forzados durante la ocupación japonesa. Por lo tanto, no es de extrañar que la comunidad investigadora tienda a utilizar el término genérico romusha más o menos como sinónimo de trabajadores forzados de Java.

En total, entre 200.000 y 300.000 trabajadores forzados fueron enviados desde Java a otros territorios del sudeste asiático ocupado por los japoneses —31.000 de ellos sólo a Malaya. La mayoría, más del cuarenta por ciento, de esos romusha javaneses enviados al extranjero llegaron a la isla de Sumatra, situada entre la península malaya y Java.

Durante el primer año de la ocupación japonesa, del 28 de marzo de 1942 a abril de 1943, Sumatra era una unidad administrativa y política única con Malaya. Según un informe de la inteligencia holandesa, un total de unos 120.000 romusha javaneses y chinos fueron transportados de Java a Sumatra durante la ocupación japonesa.

Fuentes primarias japonesas revelan que el 29º Ejército japonés en Malaya solicitó 55.477 trabajadores forzados de Java entre abril de 1944 y marzo de 1945. Su petición fue concedida por el Cuartel General del Ejército del Sur en Singapur, que envió 22.100 romusha desde Java a la península malaya. Parece que, ante la disminución de las fuerzas, la fuerza de ocupación sólo pudo gestionar una explotación limitada de esa fuente de romusha.

En conclusión, los administradores japoneses pudieron utilizar las duras condiciones de trabajo de los sistemas coloniales anteriores como trampolín para su propio enfoque. Bajo el dominio japonés, el trabajo forzoso experimentó por tanto una renovación, aunque en mayor medida y en condiciones mucho más duras. Japón estaba en guerra, por lo que se trataba de una economía de guerra, y el curso desfavorable de la guerra para Japón sirvió de catalizador para la explotación de los indígenas como trabajadores forzados.