Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

El bombardeo de Coventry

Entre los muchos acontecimientos que cambiaron el curso de la Segunda Guerra Mundial está el bombardeo de una ciudad inglesa, Coventry, que desde la noche de luna llena del 14 de noviembre de 1940 hasta la mañana siguiente fue destruida en once horas ininterrumpidas de bombardeo por la fuerza aérea de la Alemania nazi, la Luftwaffe.

Fue el peor ataque contra Gran Bretaña en todo el conflicto, un bombardeo indiscriminado que destruyó 43.000 edificios y mató oficialmente a 554 personas.
Fue un gran golpe para el Reino Unido, pero a partir de ese bombardeo el equilibrio de poder entre las naciones enfrentadas comenzó a cambiar.

Los métodos utilizados por la Luftwaffe para destruir Coventry (la violencia de los bombardeos dio lugar al término alemán koventrisieren, coventrizzare: aniquilar) fueron reproducidos de forma aún más cruel por los aliados cuando golpearon ciudades alemanas. Por un lado, esto allanó el camino para la derrota del nazismo, pero por otro lado creó profundas dudas éticas y consecuencias sociales que siguen siendo relevantes hoy en día.

En noviembre de 1940, Gran Bretaña seguía sola ante el avance de Alemania en Europa. Tras la blitzkrieg y la humillante retirada de las tropas británicas de las costas del norte de Francia y Bélgica, la rotunda negativa del Primer Ministro Winston Churchill a negociar una rendición había desencadenado la Batalla de Inglaterra, en la que la Luftwaffe intentó aniquilar a la fuerza aérea británica para permitir que sus tropas, concentradas al otro lado del Canal de la Mancha, desembarcaran en el sur de Inglaterra.

Fue la primera gran campaña librada íntegramente por las fuerzas aéreas. Al principio, la Luftwaffe intentó hacer retroceder las defensas británicas con bombardeos dirigidos a sus bases aéreas del norte, pero éstas no sólo resistieron, sino que respondieron con un ataque tras otro gracias al sistema de defensa diseñado por el comandante británico Hugh Dowding.

En previsión de la batalla, Dowding había establecido una “cadena” de más de cincuenta mástiles de radar a lo largo de la costa británica expuesta a los ataques aéreos, reforzada por el despliegue de centinelas para informar a las bases del número y el rumbo de los aviones enemigos. De este modo, la Real Fuerza Aérea reaccionó rápidamente a los ataques, evitando los daños más graves.

El 24 de agosto de 1940, varios bombarderos de la Luftwaffe que se habían desviado de su ruta bombardearon accidentalmente Londres, causando una docena de muertos. La capital británica había sido excluida hasta entonces de los bombardeos por considerarse un objetivo político cuyo ataque sólo podía lanzarse por orden de Adolf Hitler.

Churchill reaccionó ordenando el primer bombardeo de Berlín, un ataque simbólico pero que tuvo un gran efecto en la población alemana, tras lo cual Hitler dio la orden de atacar Londres sin reservas. El 4 de septiembre, en el Sportpalast de Berlín, dijo: “Si la Royal Air Force lanza 2.000, 3.000 o 4.000 kilos de bombas sobre nosotros, nosotros lanzaremos 150.000, 250.000, 300.000 más en una sola noche. Llegará el momento en que uno de nosotros se rompa, y no será Alemania”.

Mientras tanto, tras los primeros ataques infructuosos, Hermann Göring, fundador y comandante de la Luftwaffe, había cambiado su estrategia. Para evitar alertar al avanzado sistema de defensa británico, ordenó atacar la costa británica desde el este y de noche, utilizando un sistema de navegación llamado Knickebein.

Este rudimentario sistema de radio, desarrollado originalmente por la compañía aérea Lufthansa, transmitía dos ondas convergentes de puntos y líneas que los pilotos alemanes debían seguir hasta su intersección, que coincidía con el punto elegido para lanzar las bombas. Así, a partir del 7 de septiembre de 1940, Londres comenzó a ser bombardeada cada noche durante casi dos meses, y con ella las grandes ciudades industriales de Liverpool, Birmingham, Sheffield y Coventry.

En aquella época, la población de Coventry se estimaba entre 190.000 y 250.000 habitantes. Fue uno de los mayores centros industriales del Reino Unido y contribuyó significativamente al esfuerzo de guerra. Sus industrias siderúrgicas, la producción a gran escala de municiones y su papel en la industria aeronáutica y de ingeniería la convirtieron en un objetivo principal de los ataques enemigos.

Durante la Batalla de Inglaterra, Coventry fue duramente golpeada, pero en noviembre el impulso de los ataques alemanes había disminuido y la fase principal de la batalla parecía haber terminado: cualquier invasión de Gran Bretaña tendría que esperar hasta el final del invierno en cualquier caso.

Sin embargo, la guerra no había hecho más que empezar y las fuerzas aéreas alemanas podían y debían seguir atacando puntos estratégicos en un país enemigo que, tarde o temprano, podría volver a luchar en el continente.

Según las crónicas locales de la época, la noche del 14 de noviembre, Coventry estaba iluminada por una luna llena, especialmente brillante por el cielo despejado: condiciones ideales para el ataque que la Luftwaffe había planeado para ese mismo día bajo el nombre en clave de Moonlight Sonata.

Casi quinientos bombarderos despegaron de las bases de la Europa ocupada para atacar las industrias y las principales infraestructuras de las ciudades, pero mientras que a la luz del día los bombarderos erraban sus objetivos por varios kilómetros, en la oscuridad la afectación de núcleos de población era una conclusión previsible, si no intencionada.

A las siete de la tarde se lanzaron los cohetes de señalización sobre la ciudad: la población fue alertada pero la defensa británica no pudo interrumpir las señales de radio alemanas y en la oscuridad los antiaéreos no fueron muy eficaces.

Se inició un bombardeo casi imperturbable y bien planificado durante su duración.
Las primeras bombas que cayeron en Coventry fueron las más pesadas y altamente explosivas, que se utilizaron para crear cortes en los edificios, cráteres a lo largo de las carreteras y para interrumpir las redes de agua, electricidad y teléfono.

Luego vinieron las bombas incendiarias de magnesio y gasolina, que incendiaron fábricas y edificios. La concentración de edificios pronto creó varios incendios de gran magnitud, y las corrientes de aire generadas por las llamas provocaron tormentas de fuego que podían derribar paredes y descubrir tejados. Los primeros rescatadores se vieron sorprendidos por las minas aéreas que se lanzaron como último recurso, explotando en el aire y avivando los incendios.

Al amanecer del 15 de noviembre, Coventry fue destruida y con ella su catedral de San Miguel, construida entre los siglos XIV y XV. Los incendios tardaron varios días en extinguirse, durante los cuales la ciudad permaneció abrasadora y oscurecida por nubes de humo y polvo.

Según el testimonio de los pilotos alemanes, el olor y el calor de los incendios llegaron hasta sus cabinas a dos mil metros de altura durante el ataque. Alcanzada por al menos 150 bombas de alto explosivo y 3.000 incendiarias, Coventry se convirtió en la primera gran ciudad en ser arrasada desde el cielo.

Aproximadamente un año después, el 7 de diciembre de 1941, la Segunda Guerra Mundial dio su primer gran giro con la entrada de Estados Unidos en la guerra. En los meses anteriores, las tropas nazis concentradas en Francia en previsión de la invasión de Gran Bretaña habían sido redistribuidas en otros lugares para la campaña rusa de 1942, una operación en la que Alemania pronto se vio atrapada.

Ese mismo año, Churchill nombró a Arthur Harris, cuya línea estratégica era bien conocida en el ambiente, como jefe de los bombarderos británicos. En su toma de posesión como comandante, dijo: “Mucha gente dice que las guerras no se ganan con bombardeos. Mi respuesta es que nadie lo ha intentado. Alemania servirá de primer experimento. Han sembrado el viento y ahora cosecharán la tormenta.

Para Harris, las ciudades e industrias enemigas no suponían ninguna diferencia: las ciudades eran tan esenciales para el esfuerzo bélico como las fábricas, y también lo eran sus habitantes, como había observado en Coventry, que había estado fuera de combate durante años. Además, el impulso agresivo de Alemania no parecía detenerse nunca, como demostraron las últimas ofensivas desesperadas de los últimos meses del conflicto.

Churchill se opuso a la línea dura de Harris hasta la Conferencia de Yalta, cuando él y el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt acordaron ayudar a los alemanes. Roosevelt aceptó ayudar al avance soviético bombardeando las principales ciudades alemanas justo detrás del frente oriental, para cortar cualquier suministro desde la retaguardia.

Entre estas ciudades se encontraba Dresde, la capital de Sajonia, sobre la que los bombarderos de Harris, combinados con los estadounidenses, reprodujeron exactamente los mismos métodos utilizados por primera vez en el bombardeo de Coventry, pero a una escala increíblemente mayor.

El bombardeo de Dresde del 13 de febrero de 1945 fue el bombardeo concentrado más devastador de la Segunda Guerra Mundial. En una noche, más de ochocientos aviones británicos lanzaron sobre la ciudad unas 1.500 toneladas de bombas explosivas y 1.200 toneladas de bombas incendiarias, y al día siguiente la ciudad fue atacada de nuevo por los estadounidenses, que en cuatro incursiones la golpearon con otras 1.250 toneladas de bombas en un ataque tan contundente e impreciso que algunos aviones acabaron impactando en Praga. Más de 22.000 personas murieron y se siguieron encontrando cadáveres en la ciudad hasta bien entrada la década de 1960.

En Dresde, los aliados actuaron de forma indiscriminada contra la población como lo habían hecho hasta entonces las tropas nazis, generando un dilema que aún hoy se debate y queda en suspenso entre los valores defendidos por los justos y la necesidad de ganar la guerra y derrotar al nazismo. La destrucción de Dresde, en particular, tuvo graves repercusiones económicas y sociales que aún hoy influyen. Es, por ejemplo, la ciudad alemana con mayor concentración de movimientos populistas y nacionalistas.

En 2019, su ayuntamiento afirmó que “las acciones violentas y las actitudes antidemocráticas, antipluralistas y misantrópicas de la extrema derecha se suceden cada vez con más frecuencia”. Entre las razones que explican la popularidad de estos movimientos, se cree que el legado que dejaron los atentados es una de las causas más influyentes, por la forma en que sigue creando consenso en torno a la propaganda neonazi.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍