Los protocolos de los sabios de Sion

Uno de los temas más discutidos hoy en día en el mundo occidental, y que ha sido el centro de acusaciones mutuas durante las últimas campañas electorales, es el de las noticias falsas o bulos. Hay quienes creen que son un cáncer capaz de infectar los procesos democráticos y la conciencia social de los países, mientras que otros consideran que la alarma es exagerada y piensan que todo el asunto es básicamente inofensivo (una broma) dada la evidente absurdidad de algunas de estas “noticias”.

Sin embargo, todo el mundo cree que este fenómeno es el fruto inevitable, o no, envenenado de la triunfante Internet, de este nuevo sistema de transmisión de información (que nosotros mismos utilizamos para este blog) que, sin embargo, por la libertad y rapidez con que puede ser utilizado por cualquiera, escapa a cualquier posibilidad de control previo sobre la calidad y veracidad de lo que se incluye… qué corta es nuestra memoria, ¿verdad?

En 1903 se publicó en Rusia lo que puede considerarse la madre de todas las noticias falsas, pero a pesar de su evidente absurdo, en lugar de provocar grandes risas, contribuyó a crear el sustrato cultural que llevó a parte de Europa a apartar la cabeza de la evidencia de lo que ocurría en los campos.

Por si fuera poco, estas noticias falsas siguen dando la vuelta al mundo hasta el día de hoy, y se han convertido en un documento serio y autorizado para ser difundido y estudiado por ciertos grupos y países. Evidentemente, nos referimos a los llamados Los protocolos de los sabios de Sión, la Meca de toda conspiración.

Lo más chocante es que un documento que ha tenido un impacto tan devastador en la historia no es nada especialmente original ni fruto de quién sabe qué inventiva, sino más bien un mediocre corta y pega de otras obras, a su vez producto a menudo del plagio mutuo. Un buen cuarenta por ciento de los Los protocolos de los sabios de Sión eran, de hecho, una mera copia del “Dialogue aux Enfers entre Montesquie et Machiavelli” (Diálogo en los infiernos entre Montesquie y Maquiavelo) de Maurice Joly publicado en 1864 en Bruselas.

Joly era un feroz opositor a Napoleón III y el emperador era el blanco de las críticas satíricas del folleto. El autor imaginó que Montesquieu y Maquiavelo se reunían en el infierno y mantenían un debate, el francés a favor de las tesis liberales y democráticas, el italiano, fiel a las supuestas enseñanzas de su “El Príncipe”, a favor de un despotismo amoral; detrás de esta discusión filosófica Joly pretendía en realidad denunciar el plan de Napoleón III, minuciosamente descrito por Maquiavelo, para derrocar la libertad en Europa e imponer en el continente “la tiranía de los pueblos más degradados de Asia”.

El “plan”, si queremos llamarlo así, se desarrollaba a través de una serie de medidas (control encubierto de la prensa, utilización del poder de los bancos a través de préstamos, colaboración con la masonería, etc.) que tendrían como objetivo privar progresivamente y de forma encubierta al pueblo de sus derechos.

Esta obra, un ladrillo de más de quinientas páginas, no tuvo mucha difusión, aunque le valió a su autor una estancia en las galeras. Lo paradójico es que Joly había copiado a su vez muchos puntos del supuesto plan de Luis Napoleón de otra obra, “Los Misterios del Pueblo”, escrita poco antes de su muerte por Eugène Sue, otro opositor al nuevo régimen imperial, pero esta vez desde posiciones más socialistas.

Se trata de una larga novela histórica que sigue las vicisitudes de dos familias, una de origen galo y otra de origen franco, desde la antigüedad hasta la época de Napoleón III, cuya toma de poder fue la culminación de una conspiración, esta vez llevada a cabo por los jesuitas. Los detalles de esta conspiración fueron descritos en una carta del jesuita padre Rodin al jesuita general padre Roothann.

En definitiva, el armazón fundamental de los Los protocolos de los sabios de Sión derivaba de esta copia de una copia y el conjunto era bastante evidente en la medida en que los autores de los Protocolos, de los que hablaremos en breve, se habían limitado en algunos casos a tomar frases enteras del texto de Joly para convertirlas, sin hacer ninguna modificación, en resoluciones de los Salvadores de Sion.

Otra fuente primaria de inspiración para los creadores de los Protocolos fue la novela “Biarritz” del escritor antisemita alemán Hermann Godsche, quien, en un capítulo de la obra, imaginó a los dos protagonistas espiando a trece rabinos, uno por cada tribu de Israel más un “presidente”, que, una vez al siglo, se reúnen para conferenciar con Satanás en el cementerio judío de Praga, en la tumba del rabino Simeón Ben-Jehuda, para hacer un balance de la progresión de una inmensa conspiración judía destinada a la dominación del mundo.

Paradójicamente, o tal vez no, la obra de Godsche tampoco era precisamente “original”, ya que gran parte del plan de esta conspiración se tomó prestado, una vez más, de Joly/Sue, mientras que la sugerente escena del encuentro nocturno en el cementerio judío de Praga se inspiró, si queremos ser tiernos, en una obra menor del padre de Alejandro Dumas, a saber, “Joseph Balsam”.

En este caso, no fueron los rabinos los que se reunieron en el viejo cementerio de la capital bohemia, sino la logia masónica del conde Cagliostro, que se reunió en la cima del monte del Trueno, cerca de Worms, para organizar el estallido de la Revolución Francesa mediante el famoso escándalo del collar.

Así, en los Protocolos, tenemos un cuerpo principal compuesto por una mezcla de Joly/Sue/Godsche/Dumas a la que se añadieron extractos de varios libros antisemitas y antimasónicos, críticas a la Revolución Industrial y, por último, obras de ambiente teosófico en las que había una visión de la Gran Logia Blanca que gobernaba secretamente el mundo. Un ejemplo son los extractos de “L’Esprit des betes” del socialista Alphonse Toussenel, que atacaba ferozmente a los judíos como señores del capital que “chupan la sangre del pueblo”.

Pero, ¿cómo nacieron Los protocolos de los sabios de Sión? Se originaron en los círculos de la célula parisina de la Ochrana, la temida policía política zarista.

Tras el breve verano reformista de Alejandro II, el nuevo zar Alejandro III había impuesto un claro giro autocrático en Rusia, basado en una ofensiva total contra el pensamiento liberal, la valorización de la Iglesia Ortodoxa como cementera social y guardiana de la tradición, y la rusificación forzosa de minorías étnicas como los polacos y los finlandeses.

Esta oleada de represión se cebó con las comunidades judías afectadas, tanto por conveniencia política —los pogromos se utilizaban ampliamente como desahogo social— como porque el judío era generalmente identificado como el liberal, el socialista y el revolucionario y, por tanto, como el que conspiraba contra el gobierno zarista.

En este contexto, el poderoso jefe de la Ochrana, Piotr Rachkovski, financió la redacción de muchos artículos antisemitas y la célula parisina fue especialmente activa en este sentido, dado que en esos mismos años Francia estaba en plena tormenta del caso Dreyfus y, por tanto, rebosaba de publicaciones sobre complots judíos, etc.

No existe una fecha precisa de redacción de los Protocolos, sólo sabemos que empezaron a circular hacia 1897, al igual que el compilador sigue siendo incierto: algunos autores indican al agente de la Ochrana Matvej Vasil’evič Golovinskij, con sede en París, mientras que John Michael Greer, por ejemplo, indica a la noble rusa cercana a la teosofía Yuliana Glinka.

En 1903, el periódico ruso Znamja publicó los Protocolos de los sabios de Sión en forma de serie, pero la explosión de su popularidad se produjo tras la revolución rusa de 1905, cuando los grupos conservadores y reaccionarios se apoderaron de ellos como prueba de que los levantamientos revolucionarios eran en realidad parte del gran complot judío para derrocar al Imperio ruso.

La editorial controlada por los llamados Cien Negros (o Cien Negros), un grupo conservador-nacionalista que reunía elementos de la aristocracia, de los agrarios y de los kulaks, se destacó especialmente en este esfuerzo de propagación. Otra persona que contribuyó a la difusión de los Protocolos fue el místico ortodoxo Sergei Nilus, cercano a la esposa del zar Nicolás II, que los incluyó como apéndice a su obra Velikoe v Malom (Lo grande en lo pequeño).

La mala fe de Nilus en su acercamiento a los Protocolos se hace evidente por el baile de versiones que dio para afirmar su veracidad. En primer lugar, declaró que se trataba de las actas del Primer Congreso Sionista celebrado en Basilea en 1897, pero se señaló que ese congreso había estado abierto al público y, por tanto, había montones de testigos que podían negar que se hubieran discutido las cuestiones contenidas en los Protocolos.

“En 1901, a través de un conocido mío (el difunto Mariscal de la Corte Alexey Nikolaevich Sukotin de Chernigov), logré obtener un manuscrito que revelaba con inusual perfección y claridad el curso y desarrollo de la trama secreta judeo-masónica que iba a conducir a este mundo malvado a su inevitable fin. La persona que me entregó este manuscrito me había asegurado que se trataba de una traducción fiel de los documentos originales robados por una mujer a uno de los líderes masónicos más importantes e influyentes durante una reunión secreta en Francia, el querido nido de la conspiración masónica”.

A pesar de los evidentes defectos de la historia, la cercanía de Nilus a la zarina Alexandra hizo que los Protocolos llegaran a la corte, convirtiéndose en un objeto de profundo interés para el zar Nicolás II, notoriamente religioso y hostil a cualquier idea que cuestionara su derecho divino a gobernar como autócrata.

La creciente atención prestada a los Protocolos llevó finalmente al primer ministro Petr Stolypin, un conservador convencido de que ciertas reformas eran esenciales para preservar el régimen, a ordenar una investigación para establecer su veracidad. No tardó en aparecer la mano de la Ochrana en todas sus pruebas, por lo que Stolypin, no queriendo avergonzar a Rachkovski, ordenó la supresión de los Protocolos con la esperanza de que su desaparición silenciara el asunto.

El propio Nicolás II, profundamente decepcionado por la noticia de la falsedad de los documentos, aprobó la elección de su primer ministro con la famosa frase “Una buena causa no puede defenderse con medios sucios”. A pesar de ello, los Protocolos siguieron difundiéndose en los círculos antisemitas y teosóficos y fueron llevados al resto de Europa por los exiliados rusos tras la Revolución de Octubre.

En particular, los Protocolos encontraron un público especialmente receptivo en los círculos de la derecha nacional alemana que buscaban a los autores de las Dolchstoßlegende (puñaladas por la espalda) que habían determinado la derrota del Reich en la Gran Guerra. Adolf Hitler citó explícitamente los Protocolos en su “Mein Kampf” (Hasta qué punto toda la existencia de este pueblo se basa en continuas mentiras lo demuestran incomparablemente los Protocolos de los Sabios de Sion, tan infinitamente odiados por los judíos.

Paradójicamente, los Protocolos alcanzaron su máxima popularidad en los veinte años posteriores a 1921, cuando se demostró que eran absolutamente falsos. El Times los había publicado como auténticos en 1920, pero un año después un erudito inglés llamado Lucien Wolf se dio cuenta de la evidente copia de pasajes de Joly y Sue.

El corresponsal del Times en Constantinopla, Philip Graves, leyó el trabajo de Wolf y decidió hacerlo público con una serie de artículos, por lo que cualquiera que afirmara después de 1921 que los Protocolos eran verdaderos lo hacía ciertamente de mala fe, ya que su conexión con el “Diálogo en el Infierno” de Joly había quedado al descubierto.

También hubo un juicio, celebrado en Berna entre 1934 y 1935, en el que un juez se pronunció, con argumentos muy duros, contra la autenticidad de los Protocolos, calificados de “tonterías ridículas”, inventadas por un nazi suizo. A pesar de estos repetidos latigazos, los Protocolos parecían haber cobrado vida propia por encima de las categorías de verdadero o falso; las opiniones sobre lo que representaban los Protocolos prevalecían sobre los hechos de su falsedad.

Un ejemplo sorprendente de esta relación esquizofrénica lo encontramos en las palabras de Jules Evola, quien, en una introducción a la edición italiana de los Protocolos, admitió que eran claramente falsificaciones históricas, pero que eso no importaba porque la conspiración judía que imaginaban se desarrollaba claramente en la actualidad y, por tanto, por muy artificiosos que fueran, seguían siendo una herramienta útil para comprender la realidad.

Ni siquiera la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto pusieron fin a la farsa de los Protocolos, que siguen dando la vuelta al mundo, ahora entre lo farsesco y lo trágico. Muchos grupos antisemitas y neonazis (como los griegos de Amanecer Dorado, el KKK estadounidense y los grupos ultranacionalistas rusos) siguen haciéndolos pasar por verdaderos, haciendo amplia referencia a ellos y difundiendo su propaganda.

Pero, sobre todo, es en los países árabes, obviamente en el marco del interminable conflicto con Israel, donde los Protocolos han experimentado una nueva primavera; no sólo grupos como Hamás o Hezbolá se refieren a ellos con frecuencia, sino que gobiernos como el saudí o el iraní apoyan su difusión en las escuelas y entre la opinión pública para apoyar su tesis de la conspiración sionista.

Más ridículo aún es el hecho de que en ciertos círculos se tomen los Protocolos como verdaderos, pero no como prueba de una conspiración judía, sino de otras conspiraciones. Ya después de la Gran Guerra, en Estados Unidos y Gran Bretaña, los Protocolos fueron despojados de toda referencia a los judíos y reciclados como prueba de la gran conspiración bolchevique (en este sentido, por ejemplo, el periódico de Filadelfia “Public Ledger” o las abanderadas de la conspiración británica, Nesta Webster y Lady Queensborough).

Después de la Segunda Guerra Mundial, a medida que la psicosis de la teoría de la conspiración empeoraba, se volvió cada vez más ridícula: Si en los años 60 uno de los padres del conspiracionismo estadounidense, Robert Welch fundador de la Sociedad John Birch, citaba los Protocolos como prueba de la conspiración izquierdista de los llamados Insiders mientras que en los años 90 los Protocolos, a menudo despojados de cualquier referencia a los judíos, se convirtieron en un dintel de la teoría del Nuevo Orden Mundial y se incluyen a menudo en las “obras” de David Icke (para referirse a quien afirma que la tierra está dominada por una raza alienígena de reptiles antropomórficos…. y no te rías porque hay gente que se lo cree de verdad, sólo tienes que mirar en Youtube).

Antes de concluir, hay dos temas que hay que tratar para dar una imagen histórica-científica seria de Los protocolos de los sabios de Sión: qué contienen y por qué se hicieron tan famosos, dos cuestiones que en realidad son una y la misma, siendo interdependientes.

En nuestra opinión, la razón de su éxito es que se publicaron exactamente en el momento de la historia en que el público estaba dispuesto a darles credibilidad.

El final del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX es, de hecho, el momento en que la sociedad europea pasó del antiguo antijudaísmo de base religiosa (el judío como deicida) al nuevo antisemitismo, primero sólo social-cultural y luego biológico.

Para los conservadores, como hemos visto, los judíos eran los propagadores de las ideas liberales y socialistas (por ejemplo, se llamó la atención en Rusia y Alemania sobre el número de líderes comunistas de origen judío), mientras que para muchos socialistas los judíos eran el símbolo del capitalismo parasitario (el propio Marx en sus escritos, a pesar de sus orígenes judíos, no era nada tierno con el pueblo elegido).

Esta desconfianza, transversal a los distintos estratos sociales, se fundió con la primera gran oleada conspirativa de la historia: de hecho, ésta fue también la época en la que se impuso la teosofía, que cree ciegamente en la existencia de fuerzas ocultas que gobiernan el mundo, y en la que la literatura se caracterizó constantemente por la narración de sociedades secretas y conspiraciones ocultas de diversa índole (Lovecraft, Conan Doyle, Dumas, etc.).

La masonería y, en general, las sociedades secretas adquirieron su mayor fama y fueron a menudo protagonistas de crípticos artículos periodísticos y libros inverosímiles en los que se revelaban sus secretos. En este contexto, aparecieron de repente los Protocolos, en los que, por utilizar una frase de “Il Divo”, todo se sostiene, todo se toca, todo se conecta; prácticamente todas las esferas de la sociedad contemporánea encontraron su lugar en ellos, ofreciendo así una lectura de la modernidad totalmente en términos de la conspiración judía.

Así, el control de la edición para influir en la opinión pública: “Pondremos un doble impuesto a los libros de menos de trescientas páginas, y esto obligará a los escritores a publicar obras largas, que tendrán pocos lectores. Nosotros, en cambio, publicaremos obras baratas para educar las mentes del público. Los impuestos conducirán a una reducción de la literatura divertida, y nadie que desee atacarnos con su pluma encontrará un editor” y “Todos nuestros periódicos serán de todas las orientaciones posibles (aristocráticos, republicanos, revolucionarios e incluso anarquistas) mientras, por supuesto, exista la Constitución… Como el ídolo indio ‘Vishnu’, tendrán cien manos, y cada una de ellas tendrá un dedo en cada una de las opiniones públicas según sea necesario” o también “Ni un solo anuncio llegará al público sin nuestro control. Incluso ahora los temas de las noticias son recibidos por unas pocas agencias en cada parte del mundo. Estas agencias serán entonces totalmente nuestras y sólo anunciarán lo que nosotros les digamos” y, por último, “Por supuesto, hay que impedir que todos los periódicos informen de los delitos para que el pueblo crea que el nuevo régimen ha suprimido incluso la delincuencia. Pero las limitaciones impuestas a la prensa no deben preocupar en exceso, porque tanto si la prensa es libre como si no, el pueblo ni siquiera lo nota, encadenado como está al trabajo y a la pobreza. ¿Qué necesidad tiene el proletariado trabajador de que los charlatanes tengan derecho a parlotear?”.

Luego estaba el capítulo sobre la educación: “Cuando estemos en el poder, eliminaremos del plan de estudios todas las materias que puedan perturbar el espíritu de los jóvenes, y los reduciremos a ser niños obedientes que admiran a su gobernante. En lugar de hacerles estudiar los clásicos y la historia antigua, que contienen más ejemplos malos que buenos, les haremos estudiar los problemas del futuro”.

O “De la memoria de los hombres borraremos el recuerdo de los siglos pasados que puedan ser desagradables para nosotros. Mediante una educación metódica podremos eliminar los restos de esa independencia de pensamiento que hace tiempo utilizamos para nuestros propios fines.”

“Un préstamo es un certificado emitido por el gobierno, que le compromete a pagar un porcentaje del importe total del dinero prestado. Si un préstamo es al 5%, en 20 años el gobierno habrá pagado innecesariamente una suma igual a la recibida, para cubrir los intereses. En 40 años habrá pagado el doble, y en 60 años el triple, sin pagar la deuda” y luego “Provocaremos una crisis económica universal por todos los medios clandestinos posibles con la ayuda del oro, que está todo en nuestras manos. Lanzaremos a las calles grandes multitudes de trabajadores de toda Europa. Entonces estas masas se lanzarán con alegría sobre aquellos de los que, en su ignorancia, han estado celosos desde la infancia, saquearán sus posesiones y derramarán su sangre. No nos harán ningún daño porque el momento del ataque será bien conocido por nosotros y tomaremos las medidas necesarias para proteger nuestros intereses”

Y, finalmente, “Los Estados anuncian que se va a concluir dicho préstamo y se abren registros para sus letras de cambio, es decir, para sus bonos con intereses. Que puedan y el precio se determina de cien a mil; y se hace un descuento para los primeros suscriptores. Al día siguiente, por medios artificiales, su precio sube, con el supuesto argumento de que todo el mundo se apresura a comprarlos. Dentro de unos días las arcas del tesoro rebosarán y habrá más dinero del que se supone, cubriendo varias veces el importe total del problema de los préstamos; en esto conducen la confianza que muestran los pagarés del gobierno. Pero cuando se hace la jugada, surge el hecho de que se ha creado una deuda y es excesivamente onerosa. Para el pago de los préstamos, que no se incluyen, sino que sólo se suman a la deuda del capital. Y cuando este crédito se agota, es necesario emitir nuevos impuestos para cubrir no el préstamo, sino los intereses del mismo. Estos impuestos son una deuda empleada para cubrir una deuda…”.

A continuación, se dio amplio espacio al vínculo conspiración judía-masonería: “Hasta que hayamos alcanzado el poder, trataremos de establecer y multiplicar las logias masónicas en todas las partes del mundo. Estas logias serán la fuente principal de donde sacaremos nuestra información; también serán nuestros centros de propaganda. En estas logias reuniremos a todas las clases sociales y revolucionaremos la sociedad. Casi todos los agentes de la policía secreta internacional serán miembros de nuestras logias”.

También se dio espacio a los medios para distraer los corazones y las mentes del pueblo a fin de poder arrebatarle la libertad delante de sus narices: “Para impedir que el pueblo descubra por sí mismo cualquier nueva línea de acción política, lo mantendremos distraído con diversas formas de entretenimiento: juegos gimnásticos, pasatiempos, pasiones de diversa índole, tabernas, e invitarles a competir en concursos artísticos y deportivos… Fomentaremos la afición al lujo desenfrenado y subiremos los salarios, pero esto no beneficiará al trabajador porque al mismo tiempo subiremos el precio de las sustancias más necesarias con el pretexto de los malos resultados del trabajo agrícola. Socavaremos los cimientos de la producción sembrando la semilla de la anarquía entre los trabajadores y animándoles a abusar del alcohol. Intentaremos dirigir la opinión pública hacia todo tipo de teorías fantásticas que puedan parecer progresistas o liberales”.

Y luego están las referencias a la descristianización de la sociedad (Debemos borrar el concepto de Dios de la mente de los cristianos, sustituyéndolo por cálculos aritméticos y necesidades materiales), el control de los procesos políticos (El pueblo, bajo nuestra dirección, ha aniquilado a la aristocracia, que era su única defensa y alentando a la madre en aras de su propio beneficio, que está inseparablemente ligado al bienestar del pueblo. Hoy en día, con la destrucción de la aristocracia, el pueblo ha caído en las garras de canallas sin escrúpulos que se dedican a robar dinero y que han arrojado un yugo despiadado y cruel sobre los hombros de los trabajadores) y mucho más, todo ello, por supuesto, a la sombra constante de los Rothschild (notoriamente responsables de todo, desde las revoluciones francesa y rusa hasta las guerras mundiales y los baches de las calles de Roma) siempre mencionados en cada edición comentada.

En definitiva, a cada miedo, a cada temor, a cada duda de la sociedad se le daba la misma respuesta: todo forma parte de la gran conspiración judía, y a mucha gente le resultaba, y le sigue pareciendo, más reconfortante creer que todo forma parte del esquema perfecto de una conspiración que aceptar que el azar gobierna las vidas. Paradójicamente, creer que las conspiraciones gobiernan el mundo se siente mejor que pensar que la Gran Guerra estalló porque un conductor se equivocó de camino.

Concluimos diciendo que considerar la historia de Los protocolos de los sabios de Sión y sus nefastos efectos sobre el alma de la sociedad como algo historizado y, en cualquier caso, ya no actual, sería un grave error. No sólo porque si navegas por Internet puedes escandalizarte al comprobar que, casi veinte años después de que se certificara su falsedad, por cada sitio que reconstruye correctamente su génesis hay el doble que defiende su veracidad de diversas maneras; sino sobre todo porque es un asunto que no nos ha enseñado nada sobre tener sentido crítico y no abrazar las verdades establecidas.

Si no fuera así, de hecho, no se daría tanto crédito y difusión a esa versión 2.0 de Los protocolos de los sabios de Sión que es el llamado Plan Kalergi. Sabemos que ahora atraeremos las críticas y los comentarios de quienes, en cambio, apoyan la veracidad absoluta del Plan, citando toda una serie de circunstancias que se han dado… pero, querido lector, entonces no estarás argumentando de forma diferente a quienes llevan más de un siglo defendiendo la veracidad de Los protocolos de los sabios de Sión. Para que algo sea verdad, no basta con que se ajuste perfectamente a nuestras opiniones, o a nuestros miedos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *