Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

La Lanza Sagrada o de Longinos

La Lanza Sagrada (también coonocida como Lanza de Longinos, Lanza de San Mauricio o Lanza del Destino) es la pieza más antigua de la regalia imperial de los reyes y emperadores del Sacro Imperio Romano.

Se dice que contiene un trozo de un clavo de la cruz de Cristo (Santo Clavo). Según la leyenda, la lanza perteneció a Mauricio, el jefe de la Legión Tebana, o según otras fuentes, al capitán romano Longinos, que la utilizó para comprobar la muerte de Jesús, por lo que también se dice que está impregnada de su Santa Sangre.

Durante un tiempo fue la pieza más importante de la insignia, más tarde fue sustituida por la corona imperial. La punta de la lanza se guardaba en una cavidad dentro del travesaño de la cruz imperial.

Un gobernante que poseía esta lanza era considerado invencible. Era el signo visible de que su poder emanaba de Dios y de que era el representante de Cristo.

Al menos otras tres lanzas o sus puntas fueron reivindicadas como la “verdadera” Lanza Sagrada de la época de Cristo. Ya en la época del emperador Otón III, se hicieron dos copias de la lanza, que pertenecían a la regalia imperial, y se regalaron a gobernantes amigos.

La lanza, junto con las demás galas imperiales, fue llevada de Núremberg a Viena durante las campañas napoleónicas para protegerla de las garras de Napoleón Bonaparte.

Adolf Hitler hizo traer la lanza a Nuremberg poco antes de la Segunda Guerra Mundial. Los soldados aliados la encontraron en un túnel en 1945 y la llevaron a Viena. Está expuesta en el Tesoro del Hofburg de Viena con el número de inventario XIII, 19.

Apariencia

La Lanza Sagrada, de la que sólo queda la punta, es una lanza alada de 50,7 centímetros de longitud. Falta el asta de la lanza, que probablemente era de madera. Se ha recortado una sección ovalada y puntiaguda de la hoja de la lanza, que mide 24 centímetros de longitud y una anchura máxima de 1,5 centímetros.

En ella se encaja una pieza de hierro forjada de forma ornamental, también conocida como espina (lat. spina), a la que le falta el extremo inferior roto. Está sujeta con un hilo de plata cuádruple, aunque no está claro si antes se introducía con más firmeza en el espacio libre de alguna otra manera.

Esta espiga fue considerada el “clavo sagrado” durante siglos. De ninguna manera puede haber sido un clavo (cruz). Sin embargo, en dos de los tres huecos en forma de media luna con engrosamientos en forma de nudo de la espiga hay cruces incrustadas de latón, que tal vez marcan partículas de clavos cruzados incrustados.

Donde la hoja de la lanza se estrecha para fundirse con el ojal, se ha añadido posteriormente una hoja corta de acero adicional a cada lado de la lanza, con agujeros perforados en el lado interior para su fijación a la misma.

En estas dos hojas de acero aproximadamente rectangulares, que a menudo se interpretaban como hojas de cuchillo, se aprecian mellas inusualmente profundas, como si fueran causadas por una hoja afilada al parar o contraatacar.

Estos daños se encuentran en gran número en los bordes cortantes de las puntas de las lanzas de los hallazgos de sacrificios de los periodos prerromano e imperial romano.

Estas hojas adicionales se sujetan y fijan principalmente mediante las correas de cuero, en gran parte ocultas por los puños de metal precioso y el hilo de plata artísticamente tensado.

Como la forma en que están conectadas a la parte principal de la hoja de la lanza es muy similar a la espiga de hierro insertada arriba, se ha supuesto durante mucho tiempo que ambas fueron añadidas en el mismo proceso de trabajo, es decir, hace unos 1000 años.

La hoja de la lanza está rota. Es posible que se rompiera al cincelar el hueco poco antes del año 1000, ya que una réplica de esta espiga también está encajada en una copia simplificada que aún existe y que fue regalada a Cracovia por el emperador Otón III.

La fractura se cubre tres veces, primero con una banda estrecha de hierro, luego con una placa ancha de plata y finalmente con una placa de oro. El brazalete de plata lleva una inscripción en latín sobre una banda dorada:

El patrón del brazalete de plata es Enrique IV, que lo hizo colocar en el periodo comprendido entre 1084 y 1105. Enrique IV se la había arrebatado al rey Rodolfo de Rheinfelden en la batalla de Flarchheim por el duque Vratislav, que luchaba por él. Ordenó que la lanza se llevara en adelante ante los duques de Bohemia en las ocasiones ceremoniales.

El brazalete dorado superior, que mandó hacer el emperador Carlos IV, lleva la inscripción latina “+LANCEA ET CLAVUS DOMINI” (en español “+ Lanza y Clavo del Señor”).

Historia

Origen

Los exámenes metalúrgicos de la Universidad de Leoben demostraron ya en 1914 que la Santa Lanza sólo podía haberse fabricado en el siglo VIII d.C. siguiendo el modelo de una lanza alada carolingia.

En el Día de la Dieta de Worms, en el año 926, el rey Enrique I adquirió la Santa Lanza del rey borgoñón Rodolfo II, que la había recibido del conde Sansón en el año 922, junto con su dominio sobre Italia, a cambio del extremo suroccidental de la Francia Oriental (la ciudad de Basilea).

Pronto se desarrolló la leyenda de que Enrique I debió su victoria sobre el temido ejército húngaro en la batalla de Riade, en el Unstrut, en el año 933, únicamente al uso de la Santa Lanza.

También se dice que la lanza se utilizó en la batalla de Birten en 939, en la que Otón I se impuso a los adversarios dentro del imperio, y en la batalla de Lechfeld en 955, en la que los húngaros fueron finalmente derrotados por el rey Otón I.

También se dice que la lanza se utilizó en la batalla de Riade en el río Unstr. Sin embargo, las últimas investigaciones de los científicos de la Universidad de Viena no revelaron ninguna marca de batalla típica en la punta de la lanza.

Por otra parte, la Lanza Sagrada se utilizó probablemente como lanza de bandera en sus inicios. El hecho de que los cuatro orificios de los remaches del nuevo anillo de hierro del asta de la lanza estén desgastados confirma el uso intensivo inicial de la lanza, que no estaba previsto que fuera ahorrativo, y esto después del año 1000, ya que este anillo del asta no está presente todavía en la copia de Cracovia.

Se dice que llevar la Lanza Sagrada durante las campañas militares garantizaba la invencibilidad del gobernante. Por ello, Otón III hizo llevar la lanza al frente del ejército en su marcha a Roma en 996.

Otón III valoraba tanto la lanza que, en el año 1000, regaló un ejemplar al duque polaco Boleslaw I de Polonia cuando lo nombró “socius et amicus” (aliado y amigo, en latín). Boleslaw I obtuvo la realeza para sí mismo gracias a esta acción. Otón III siempre llevó la lanza consigo, incluso cuando murió en Italia a los 21 años sin descendencia directa.

Cuando su cuerpo fue llevado a Aquisgrán en 1002, acompañado por el arzobispo Heriberto de Colonia, el futuro emperador Enrique II tomó posesión de las galas imperiales para asegurar su sucesión al trono.

Sin embargo, la Santa Lanza ya había sido enviada por adelantado, por lo que Enrique II también encarceló al hermano del arzobispo Heriberto, el obispo de Würzburg, para forzar la entrega de la Lanza. Bernhard II sólo entregó la Santa Lanza bajo su custodia a Enrique II cuando éste prometió respetar la antigua ley sajona en la elección parcial (para rey) de Merseburg en julio de 1002.

Descripción y reinterpretación como la Lanza de Mauricio

La primera descripción completa de la lanza se encuentra hacia el año 961 en Liutprand de Cremona, un historiador de la época de Otón I. Escribe sobre la aparición de la lanza (traducción al castellano):

La lanza era diferente de las otras lanzas, en especie y forma algo nueva, ya que el hierro tiene aberturas a ambos lados de la cresta, y en lugar de las ramas cortas que apuntan hacia los lados, dos bordes cortantes muy hermosos se extienden hasta la caída de la cresta del medio… Y en la espiga, que antes llamaba cresta, llevaba cruces hechas con los clavos (que se clavaron en las manos y los pies de nuestro Señor y Salvador Jesucristo)…

Los primeros historiadores otomanos seguían llamando a la lanza simplemente “lancea sacra”. Sin embargo, en los siglos siguientes se extendió la opinión de que había sido llevado por San Mauricio, legionario y mártir romano que había sido ejecutado en tiempos del emperador romano Maximiano, suegro del emperador Constantino.

Así pues, una transmisión de la lanza por parte de Constantino, según la tradición, no habría sido del todo improbable. La primera prueba escrita de este cambio de significado se encuentra en una carta escrita hacia el año 1000 por Bruno von Querfurt, quien, sin embargo, aún no habla directamente de la lanza de Mauricio.

Hasta mediados del siglo XI no se encuentra la lanza en las fuentes escritas como “lancea sancti Mauritii”. Bajo Enrique III, la reinterpretación era ya tan dominante que hizo cubrir la lanza con un brazalete de plata con una inscripción de Mauricio.

De este modo, el culto de la lanza y el de Mauricio se asociaron muy estrechamente. En la Alta Edad Media, la lanza de Mauricio se consideraba uno de los objetos sagrados más poderosos, ya que garantizaba al portador la invencibilidad en la batalla.

Praga, Nuremberg y Viena

El emperador Carlos IV de la Casa de Luxemburgo redescubrió la Santa Lanza como símbolo de poder.

Como la corona imperial estaba en poder de sus adversarios de la Casa de Wittelsbach, Carlos hizo traer la lanza del monasterio cisterciense de Stams, en el Tirol, a su residencia de Praga, para legitimar su dignidad imperial. No fue hasta principios del siglo XIII cuando una carta papal transmitió la leyenda de que la Santa Lanza era la misma que había utilizado un legionario romano llamado Longinos para verificar la muerte de Jesús en la cruz.

Anteriormente, las astillas de los clavos trabajados en la lanza, que se decía que procedían de la cruz de Cristo, habían sido suficientes para establecer la reputación de la lanza como una reliquia importante.

Si al principio sólo se mencionaban las partículas de los clavos, más tarde se llamó clavo de la cruz del Señor a la espina situada en el centro de la punta de la lanza. Es posible que la instalación de esta pieza central haya sido la causa de la rotura de la lanza, o tal vez se haya producido durante la retirada de material para las copias que Otto III había realizado.

Carlos IV hizo que el Papa confirmara la importancia de la Santa Lanza como reliquia doble y estableció una fiesta en su honor. Hacia 1354, con motivo de la primera celebración de la “Alta Fiesta de la Santa Lanza junto con el Clavo de la Cruz”, Carlos IV hizo reforzar aún más la fractura con otro brazalete de oro sobre los dos primeros, hecho de hierro y plata y con la correspondiente inscripción. Este puño contiene una inscripción que identifica la lanza como una doble reliquia y menciona el clavo de la cruz de Jesús: LANCEA ET CLAVUS DOMINI – Lanza y clavo del Señor.

Las guerras husitas estallaron en Bohemia bajo el emperador Segismundo. La insignia imperial y con ella la Santa Lanza fueron sacadas del país y entregadas a la ciudad de Núremberg por Segismundo en 1424 para su custodia “eterna”. La Santa Lanza atraía a grandes multitudes de peregrinos a Núremberg para su veneración, especialmente en la Fiesta Mayor. No fue hasta la Reforma cuando terminó la importancia de la lanza como reliquia.

En el transcurso de las Guerras Napoleónicas, las Regalías Imperiales volvieron a estar en peligro. El emperador Francisco II temía que Napoleón pudiera reclamar el título de emperador romano-germano si entraba en posesión de la insignia imperial. Por esta razón, en 1796 hizo que las trajeran junto con la Santa Lanza primero a Ratisbona y luego, en 1800, a su tesorería en el Hofburg de Viena.

La Lanza Sagrada en el Tercer Reich

En Mein Kampf, Hitler escribió en referencia a la separación de la historia austriaca y prusiana-alemana provocada por la Guerra de Alemania de 1866: “Las insignias imperiales de la antigua gloria imperial conservadas en Viena parecen seguir funcionando como una maravillosa prenda mágica de una comunidad eterna”.

Tras la anexión de Austria por el Reich alemán, las galas imperiales fueron devueltas de Viena a Núremberg en 1938. Es seguro que Hitler quería hacer un favor a los políticos locales de la ciudad, que estaban firmemente vinculados al NSDAP al celebrar los congresos del partido en el Reichsparteitagsgelände.

Sólo a finales del siglo XX surgieron las teorías de que a Hitler sólo le interesaba la Santa Lanza, que supuestamente le daba la invencibilidad y que quería utilizar como arma milagrosa. Al parecer, esta tesis se remonta al libro La lanza del destino (1973) de Trevor Ravenscroft (aunque hay que señalar que una lanza no es una lanza).

Otro argumento en contra de estas teorías es que la lanza, junto con las demás insignias del Imperio Romano-Alemán, seguía en Nuremberg al final de la guerra, donde fue encontrada por soldados estadounidenses. en 1946, las galas imperiales fueron devueltas por Estados Unidos al Tesoro de Viena como botín del “Tercer Reich”. La Lanza Sagrada sigue expuesta allí.

El rumor de que la lanza llegó a Estados Unidos en el proceso y que sólo se exhibió una copia en el Tesoro tampoco resultó cierto. Los rayos X y otras pruebas materiales no destructivas realizadas por el Instituto de Investigación Interdisciplinaria de Arqueología de la Universidad de Viena en los últimos años han demostrado que se trata de la lanza de 1.200 años de antigüedad descrita con frecuencia.

Independientemente de todos los rumores, cabe señalar que los estudios medievales del “Tercer Reich” llevaron a cabo un intenso debate sobre la lanza como insignia de gobierno de los otones, especialmente en manos de Enrique I y Otón I.

Desde el siglo XIX, los dos primeros otones se consideraban generalmente como los precursores del imperialismo dirigido hacia Oriente y se les tenía en especial estima desde 1933.

En el debate participaron reconocidos historiadores cercanos a las SS. Albert Brackmann, por ejemplo, se refirió repetidamente a la lanza como una reliquia de Mauricio en manos de Otto, para quien Mauricio, que era venerado en Magdeburgo, era considerado el “santo patrón del Este alemán”.

En una conferencia sobre el “problema de la continuidad germánica” en el Historikertag 1937 de Erfurt, Otto Höfler, que participó en la “Ahnenerbe” y enseñó en las universidades de Múnich y Kiel, identificó erróneamente la lanza como la “lanza sagrada de Wotan”, que como lanza imperial sólo había sido enajenada por los romano-cristianos.

A principios de la década de 1940, se unieron a Brackmann en la discusión el medievalista Hans-Walter Klewitz, Josef Otto Plassmann como gran admirador de Heinrich en el Estado Mayor Personal de Heinrich Himmler, y Alfred Thoss, escritor nazi y miembro de las Waffen-SS, en una nueva edición (1943) de su monografía sobre Heinrich de 1936.

Significado de la Lanza Sagrada

La época de la Reforma y la Ilustración también desmitificó la Santa Lanza y la despojó así de su contenido simbólico, que es su verdadero valor. Por ello, ha recibido relativamente poca atención en comparación con otras galas imperiales. Esto también puede deberse a que las otras partes de la regalia imperial despiertan interés únicamente por el oro, las piedras preciosas y el trabajo de esmalte.

Otras lanzas sagradas

Cuando los cruzados fueron asediados por un ejército musulmán en la ciudad de Antioquía que habían conquistado en 1098 durante la Primera Cruzada, el inesperado descubrimiento de la llamada “Santa Lanza de Antioquía” por parte de Pedro Bartolomé les motivó tanto que los cerca de 20.000 cruzados realizaron una salida y derrotaron a los asediadores, que les superaban en número en más de 200.000 hombres.

Arnulfo de Chocques seguía dudando de la autenticidad de la Santa Lanza de Antioquía durante la Cruzada. Pedro Bartolomé se ofreció a someterse a una prueba de fuego en abril de 1099. Dado que sobrevivió a esto (presumiblemente) sólo gravemente herido y murió unos días después, la lanza fue considerada posteriormente como falsa por la mayoría de los cruzados. Se desconoce el paradero de la Santa Lanza de Antioquía.

Se dice que el apóstol Tadeo llevó a Armenia una lanza que se utilizó para establecer la muerte de Cristo en el Gólgota. Se conservaba en el monasterio de Geghard (40 kilómetros al sureste de Ereván), fundado en el siglo IV. Así es como el monasterio obtuvo su nombre actual alrededor de 1250: Geghardavank (“Monasterio de la Santa Lanza”). Hasta hoy, Geghard es uno de los lugares de peregrinación más importantes para los cristianos armenios. Allí, la reliquia se conserva en el museo de la catedral de Echmiadzin.

El rey Luis IX de Francia (1214-1270), que dirigió dos cruzadas, llevó a París muchas reliquias, como la corona de espinas, que hizo construir la Sainte-Chapelle para guardarla, y la punta de una lanza, que se dice que perteneció al capitán romano Longinos.

En 1492, el sultán Bajazeth II ofreció al papa Inocencio VIII una “lanza de Longinos” que había llegado a sus manos tras la conquista de Constantinopla en 1453 y cuya punta exterior rota se dice que fue la reliquia llevada a París por Luis IX. Esta lanza papal está en la Basílica de San Pedro de Roma. El extremo delantero de la punta de la lanza de la Sainte-Chapelle se perdió durante la Revolución Francesa.

El emperador Otón III mandó hacer dos copias de la Santa Lanza con la insignia imperial. Los entregó a los príncipes de Polonia y Hungría. No se sabe cuánto material original de la Santa Lanza original se incorporó a las copias. La lanza polaca se encuentra en el tesoro de la Catedral de Wawel de Cracovia.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍