La Guerra de Invierno, el conflicto entre Finlandia y la Unión Soviética

Desde el 30 de noviembre de 1939 hasta el 12 de marzo de 1940, la Unión Soviética y Finlandia libraron un conflicto conocido como la “Guerra de Invierno”.

Impulsada por el deseo soviético de adquirir ciertos territorios finlandeses considerados de importancia estratégica y la determinación finlandesa de no ceder a tales demandas, la Guerra de Invierno, a pesar de la disparidad de fuerzas en el campo, demostró la considerable criticidad del ejército soviético.

Relaciones entre la URSS y Finlandia

La continuación de la Primera Guerra Mundial y el estallido de la Revolución Bolchevique en Rusia fueron aprovechados por Finlandia —parte de la Rusia zarista desde principios del siglo XIX— para promover su independencia en diciembre de 1917. Esto provocó inmediatamente una guerra civil en el país entre los comunistas, apoyados por la recién creada Rusia bolchevique, y los “blancos”, apoyados por Alemania.

Tras unos cuatro meses de amargo conflicto, los comunistas fueron derrotados y el Partido Comunista fue prohibido tras la proclamación de la República Finlandesa en 1919.

El final del conflicto quedó marcado en octubre de 1920 por el Tratado de Dorpat, por el que Finlandia y la Rusia bolchevique fijaron la frontera entre ambos estados a unos 30 km de Leningrado. Esta era una distancia demasiado corta para los rusos, ya que era fácilmente salvable por el alcance de la artillería pesada.

A lo largo de las décadas de 1920 y 1930 las relaciones entre ambos países siguieron siendo muy hostiles, a pesar de la firma de un pacto de no agresión en 1932, renovado dos años después.

Aunque la Rusia bolchevique, que se convirtió en la Unión Soviética en diciembre de 1922, no creía que Finlandia tuviera motivos para atacarla, el temor de los soviéticos era que la incipiente república se convirtiera en una base militar de alguna potencia extranjera, como Alemania, un hecho que ciertamente no podía descartarse antes de la firma del Pacto Ribbentrop-Molotov en agosto de 1939.

A pesar de la firma del pacto de no agresión con la Alemania nazi, que también nació de la reticencia de las potencias occidentales —en particular Francia y el Reino Unido— a formar una alianza con la Unión Soviética en caso de guerra, Stalin quería, no obstante, asegurar la ciudad de Leningrado y toda la zona de seguridad soviética, en ese momento representada por partes de Finlandia y los Estados bálticos.

Los Estados bálticos, tras la presión soviética y la invasión de Polonia por parte de Alemania y la URSS en septiembre de 1939, cedieron a tener tropas soviéticas estacionadas en sus territorios.

Negociaciones en Moscú

Algunos territorios de Finlandia, como el istmo de Carelia, el promontorio de Hanko y algunas islas, fueron objeto de una primera negociación en Moscú en octubre de 1939 entre una delegación finlandesa encabezada por el embajador en Estocolmo, Paasikivi, y el ministro de Asuntos Exteriores soviético, Molotov, junto con Stalin.

La URSS, a cambio de trasladar la frontera al istmo de Carelia —para poner la ciudad de Leningrado fuera del alcance de la artillería pesada— y los demás territorios mencionados, que suman algo más de 2.700 kilómetros cuadrados, ofreció a Finlandia más de 5.500 kilómetros cuadrados de su propio territorio.

En un principio, la propuesta dividió al gobierno finlandés entre los que se oponían —como el ministro de Asuntos Exteriores Erkko y el de Defensa Niukkanen y los que estaban a favor de las negociaciones —como el ministro de Economía Tanner y el mariscal Mannerheim.

Al final, sin embargo, la línea intransigente se impuso y las negociaciones fracasaron. Hasta mediados de noviembre, se celebraron otras dos reuniones en Moscú entre Molotov y Stalin y la delegación finlandesa.

A pesar de las contrapropuestas soviéticas, el gobierno finlandés, y en particular el ministro de Asuntos Exteriores Erkko, comunicó a su delegación, y por tanto a Molotov y a Stalin, que no querían concluir las negociaciones sobre la base de las propuestas hechas por los soviéticos hasta entonces. A partir de este momento, se acabó el tiempo de la diplomacia.

El conflicto

El clima de fuerte tensión se rompe con un casus belli: el 26 de noviembre de 1939, el fuego de artillería en el pequeño pueblo de Mainila mata a varios civiles y soldados soviéticos. Inmediatamente, los finlandeses y los soviéticos comenzaron a acusarse mutuamente del incidente. Esta es la chispa que desencadena el conflicto.

El 29 de noviembre la Unión Soviética rompió las relaciones diplomáticas con Finlandia y al día siguiente ordenó el ataque.

Los diferentes frentes de guerra, desde el frente oriental hasta el istmo de Carelia, pasando por la Línea Mannerheim —la línea fortificada finlandesa de 132 km de longitud a lo largo del istmo—, supusieron también dificultades debido al terreno.

En particular, el frente oriental desde el lago Ladoga hasta el océano Ártico se caracteriza por los pantanos, bosques y cursos de agua que en el invierno de 1939-1940 alcanzan temperaturas de hasta -70°. A pesar del gran número de hombres, tanques y aviones desplegados, las tropas soviéticas en esta primera fase del conflicto sufren fuertes derrotas, como las de la batalla de Suomussalmi y el pueblo de Raate.

Mientras tanto, en Helsinki, el gobierno dimisionario de Cajander cedió la dirección del país a Risto Ryti, gobernador del Banco de Finlandia, con la esperanza de que las negociaciones con Moscú pudieran reanudarse y así poner fin al conflicto.

Sin embargo, Molotov comunicó a los soviéticos que el camino de las negociaciones estaba ahora bloqueado, ya que el 1 de diciembre la Unión Soviética reconocía como único gobierno finlandés el que acababa de formarse en la zona ocupada por el Ejército Rojo, en la localidad de Terijoki, y dirigido por el prosoviético Otto Kuusinen.

Sin embargo, la formación de la República Democrática Finlandesa —el gobierno de Kuusinen— y el ataque soviético a Finlandia tienen el efecto de unir a la comunidad internacional contra la Unión Soviética, que es expulsada de la Sociedad de Naciones el 14 de diciembre de 1939.

Al comienzo del conflicto. Stalin está convencido de que la cuestión finlandesa se resolverá en cuestión de semanas, pero las fuertes derrotas iniciales sufridas por los hombres del Ejército Rojo demuestran que la resistencia finlandesa será obstinada y que el conflicto se prolongará más de lo previsto.

En enero, Stalin decidió reorganizar y reforzar las divisiones en el istmo de Carelia, aportando hombres frescos y mejor entrenados y con el objetivo de destruir las fortificaciones finlandesas más resistentes. Entre febrero y marzo, el Ejército Rojo obtuvo importantes victorias a lo largo del istmo, como la del oeste de la carretera de Lähde y la de Viipuri, donde los soviéticos lograron penetrar en las sólidas fortificaciones defendidas por las 3ª y 5ª divisiones finlandesas.

El Tratado de Moscú

A principios de marzo, las tropas soviéticas consiguieron romper finalmente la Línea Mannerheim, mientras que el apoyo prometido por los anglo-británicos a los finlandeses no pareció materializarse hasta finales de mes. Pero a estas alturas las fuerzas finlandesas estaban muy comprometidas y los soviéticos, a pesar de las humillantes derrotas sufridas al principio del conflicto, parecían haber cambiado completamente el rumbo de la guerra.

Stalin, ahora seguro del resultado del conflicto, el 12 de marzo, tras las negociaciones en Moscú entre una delegación finlandesa encabezada por el Primer Ministro Risto Ryti y el Ministro de Asuntos Exteriores soviético Molotov, decidió firmar un tratado de paz con Finlandia, sancionando así la derrota final del estado escandinavo.

Las condiciones de paz impuestas a Finlandia son duras. El istmo de Carelia, la ciudad y la provincia de Viipuri, la ciudad de Viborg, numerosas bases navales y militares y una amplia zona al norte del lago Ladoga pasaron a manos de los soviéticos, con una pérdida de aproximadamente el 10% del territorio finlandés. Además, el promontorio de Hanko, en el que los soviéticos habían puesto un gran interés en las negociaciones de octubre de 1939, les fue arrendado por un periodo de 30 años.

Las consecuencias de la Guerra de Invierno

El ataque soviético de finales de noviembre del 39 tuvo considerables repercusiones políticas. Finlandia consiguió reunir a su alrededor no sólo a los países democráticos, sino también a Italia y Alemania. En particular, las humillantes derrotas sufridas por el Ejército Rojo en los primeros meses de la guerra despertaron el interés y el asombro de Hitler.

De hecho, estos episodios dieron una imagen del Ejército Rojo como muy débil, poco preparado y mal entrenado. Para Alemania y la mayor parte del mundo occidental, esto significaba no verse obligado a conceder demasiado a la Unión Soviética.

La dureza de las condiciones de paz impuestas produjo en los finlandeses un deseo de venganza y un endurecimiento de los sentimientos antirrusos que, un año después, en plena Segunda Guerra Mundial, les llevaría a aliarse con el Tercer Reich en la guerra contra la Unión Soviética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *