Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

La expedición nazi al Tibet

La expedición nazi al Tíbet fue una expedición científica al Tíbet de 1938 a 1939. La expedición estaba dirigida por Ernst Schäfer.

Antecedentes históricos de la expedición

El jefe de la expedición, Ernst Schäfer (1910-1992) había estudiado zoología y geología en Gotinga, Hannover y Filadelfia. En 1930, participó en una expedición zoológica al oeste de China y al Tíbet organizada por el acaudalado estadounidense Brooke Dolan.

En 1932, continuó sus estudios en Alemania. En el periodo 1934-1936, volvió a participar en una expedición a Kham y Amdo organizada por Brooke Dolan (Brooke Dolan volvería al Tíbet una vez más en 1942 como agente de la Oficina de Servicios Estratégicos, en el marco del esfuerzo bélico de los Aliados contra Japón, para investigar la posibilidad de una ruta de suministro de material militar de la India a China a través del Tíbet).

Debido a sus publicaciones científicas sobre los resultados de las dos expediciones, Schäfer fue nombrado miembro vitalicio de la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia.

Tras su regreso a Alemania en 1937, fue convocado por Himmler para una entrevista. Himmler le preguntó por sus planes y Schäfer le respondió expresando su deseo de dirigir él mismo una expedición al Tíbet.

Himmler tenía algunas ideas sobre el misticismo en Asia y estaba muy interesado en una expedición al Tíbet bajo la bandera de la Ahnenerbe, un instituto de investigación nacionalsocialista, cuya tarea era encontrar pruebas científicas del origen y la superioridad de la raza aria.

El propio Himmler era partidario de la teoría de la Welteislehre, desarrollada por Hanns Hörbiger y publicada después de 1945 en una forma diferente por Immanuel Velikovsky. Himmler quería que la expedición investigara y probara esta teoría en el Tíbet bajo la égida de la Ahnenerbe. Schäfer se negó, al igual que la petición de Himmler de incluir en su equipo a Edmund Kiss, el propagandista más importante de la Welteislehre.

Schäfer formuló doce principios científicos para la expedición que fueron aceptados por Himmler. No hay ninguna prueba histórica seria de que Himmler hubiera dado “objetivos secretos” a la expedición.

En respuesta, Wolfram Sievers , jefe de la Ahnenerbe, declaró que los objetivos de la expedición se habían desviado demasiado del original del Reichsführer y ya no se correspondían con sus ideas de estudios culturales.

El propio Schäfer también ha declarado en varias entrevistas que no había ninguna relación con ningún propósito oculto. En su informe de viaje, dijo que el conocimiento de los alemanes sobre el Tíbet en aquella época era el de “seguidores inútiles, apoyados por todo un ejército de charlatanes.

Para conseguir fondos en Alemania y convertirlos en la escasa moneda extranjera, Schäfer tuvo que aceptar algunas otras condiciones. Himmler exigió que todos los (cinco) miembros de la expedición fueran o se convirtieran en miembros de las SS (Schäfer lo era desde 1934 y Bruno Beger (1911-2009) desde 1935).

Los otros tres miembros también se afiliaron poco antes del inicio de la expedición). El membrete con el que se hicieron las primeras solicitudes de recaudación de fondos llevaba la leyenda “Expedición Schäfer 1938/1939”.

Había que cambiarla por “Expedición alemana al Tíbet Ernst Schäfer ( en letras grandes) bajo la protección del Reichsführer SS- Himmler y relacionada con la Ahnenerbe” (en letra pequeña).

El propio Schäfer recaudó la mayor parte de la financiación. Más del ochenta por ciento de los costes fueron financiados finalmente por empresas alemanas y por su amigo estadounidense Brooke Dolan. El resto consistía en donaciones menores. En contra de lo que dicen muchas publicaciones, los Ahnenerbe no contribuyeron económicamente a los costes de la expedición.

Desarrollo de la expedición

En la primavera de 1938, la expedición partió hacia Calcuta. Los otros cuatro miembros eran el geólogo Karl Wienert, el entomólogo Ernst Krauze, que también se encargaría de la mayor parte del rodaje, el antropólogo Bruno Beger y Edmund Geer, que se encargó de toda la logística.

Durante el viaje a Calcuta, el Völkischer Beobachter, el periódico del NSDAP, había publicado un artículo en el que se afirmaba que la expedición se realizaría en nombre de las SS.

Esto dio lugar a comentarios en la prensa británica con titulares como “Un agente de la Gestapo en la India”. Esto provocó dificultades con las autoridades británicas en la India. Sin embargo, los expedicionarios consiguieron llegar a Sikkim.

Allí Schäfer conoció a Francis Younghusband, el comandante de la campaña británica en el Tíbet en 1904. Éste le aconsejó que simplemente cruzara la frontera con el Tíbet y tratara de ponerse en contacto con los funcionarios tibetanos locales.

Esta táctica resultó ser exitosa. Al cabo de un tiempo, escribió una solicitud al gobierno tibetano para que le permitieran visitar Lhasa con la expedición. Unas semanas después, recibió una invitación oficial del Kashag. Esta invitación hablaba de una visita a Lhasa de no más de dos semanas, pero al final la expedición permaneció en Lhasa más de dos meses.

Schäfer y otros miembros tuvieron muchos contactos con varias personas de la nobleza del Tíbet. En el informe del viaje, caracterizan a Tsarong como el único tibetano que tenía algún sentido de la realidad internacional.

Schäfer mantuvo varias y largas reuniones con el regente del Tíbet, el quinto rinpoche Reting, Jampäl Yeshe Gyaltsen. Al principio del periodo en Lhasa, Schäfer quedó impresionado por la personalidad del regente.

Poco a poco, Schäfer se fue irritando por el hecho de que el Regente siempre buscaba beneficios materiales para sí mismo en cada propuesta. A Schäfer le decepcionó aún más el escaso conocimiento teológico sobre el budismo que tenía Reting, uno de los más altos tulkus del Tíbet.

Bruno Beger también había recibido formación médica, lo que le permitió tratar con éxito principalmente a miembros de la aristocracia tibetana. Según el informe de viaje, debe haber tratado con éxito a decenas de personas.

Beger también realizó principalmente mediciones del cráneo en tibetanos de todas las clases. En la imagen de principios del siglo XXI, se trata de una actividad sospechosa.

Sin embargo, en aquel momento entraba dentro de las normas generalmente aceptadas de la investigación científica. Una expedición holandesa a Nueva Guinea realizó las mismas mediciones entre los papúes en fecha tan reciente como 1959.

Resultados de la expedición

La expedición llevó a Alemania unos 3500 objetos etnológicos. La mayoría eran utensilios de uso cotidiano, ejemplares de muchos animales, semillas de muchos tipos de grano y una colección de material fotográfico y cinematográfico inusualmente extensa y completamente única para la época.

Además, había una versión completa del kangyur y algunos mandalas que eran raros incluso en aquella época. Una parte de la colección de especímenes fue destruida como consecuencia de actos de guerra.

Sin embargo, una parte considerable se ha conservado y puede verse, por ejemplo, en el Museum für Naturkunde de Berlín. La expedición regresó a Alemania a principios de agosto de 1939.

Unas semanas después, estalló la Segunda Guerra Mundial. El informe de Schäfer sobre la expedición no se publicó hasta 1950 con el título “In Fest der weissen Schleier: Eine Forscherfahrt durch Tibet nach Lhasa, der heiligen Stadt des Gottkönigtums”.

Schäfer y Beger después de la expedición

Ernst Schäfer y, sobre todo, Bruno Beger eran partidarios incondicionales de la ideología nazi. Schäfer afirmó que se unió a las SS después de la guerra bajo presión y sólo para impulsar una carrera científica.

Desde 1943, trabajó en el Instituto Sven Hedin. Después de la guerra fue internado durante tres años. En 1949, se marchó a Venezuela para crear un parque de animales salvajes allí. Tras su regreso a Europa, se convirtió en asesor del rey saliente Leopoldo III de Bélgica, realizó varios viajes al entonces Congo Belga y desde 1960 fue conservador del Niedersächsisches Landesmuseum Hannover.

Bruno Beger también fue internado durante tres años después de la guerra. Durante este periodo, los interrogadores desconocían que Beger había seleccionado prisioneros de varios campos de concentración durante la guerra y los había hecho matar (gaseados) para crear una supuesta colección científica de especímenes judíos. En 1974 fue condenado a tres años por complicidad en el asesinato de 86 de esos presos.

Deformación de la imagen del objetivo de la expedición

Mucha literatura popular sobre el tema, incluso hoy, describe una visión muy distorsionada de los objetivos de la expedición. Muchas publicaciones sobre la expedición han pintado un cuadro, aunque se dice que tiene sus raíces en la ideología nazi. Tales puntos de vista fueron y son expuestos por los extremos del espectro político.

La primera vertiente extrema es la opinión de que hubo relaciones ocultas entre la Alemania nazi y el Tíbet, lo que hizo que una parte de la élite tibetana simpatizara con el nazismo.

La segunda vertiente es la opinión de que la expedición se llevó a cabo porque la ideología del nazismo estaba arraigada en formas de ocultismo. Por esta razón, se dice que Himmler en particular dio a la expedición ciertas “órdenes secretas”. Por ejemplo, algunos de los objetivos secretos de la élite nazi habrían sido

  • Obtener documentos y textos sobre el budismo Vajrayana y el conocimiento de las fuerzas paranormales;
  • Medir los cráneos de los tibetanos para determinar si estaban emparentados con la raza aria original que los nazis creían que procedía de la Atlántida
  • Toma de contacto con el mítico reino de Shambhala;
  • Establecer contacto con los seguidores de la religión bön y de la tradición drugpa kagyü;
  • Contactar con un tulku tibetano reencarnado para que ayude a Hitler en su función especial de líder espiritual de la causa aria.

Este tipo de desinformación ha cobrado vida propia y sigue siendo difundida por autores, inconscientes de su error o en pos de su propia agenda. No hay pruebas científicas ni históricas que apoyen estas opiniones y, en particular, que los propósitos de la expedición estén relacionados con ellas

Otro grupo que hace uso de este tipo de concepción son los escritores que quieren retratar el pasado feudal de Tíbet bajo una mala luz y describir una simpatía por el nazismo de los líderes tibetanos. Estos puntos de vista tampoco son objeto de un análisis crítico.

La investigación científica de los últimos 10 años, aproximadamente, ha demostrado que la literatura más popular sobre la imagen de esta expedición se distorsiona constantemente y se crean falsos mitos.

Los objetivos de la expedición no eran ocultos ni esotéricos. No estaban arraigados en la ideología del nazismo y Himmler no consiguió dar a la expedición fines “secretos”.

Carácter científico de la expedición

En cuanto a la expedición, la realidad es que fue una empresa científica organizada ejemplar con resultados científicos sin precedentes para la época.


Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍