Berchtesgaden

Berchtesgaden (7.698 habitantes) es una antigua ciudad del sureste de Baviera, Alemania, situada en el valle del Berchtesgadener Ache y rodeada de altas montañas.

La montaña más famosa es el Watzmann, en el Parque Nacional de Berchtesgaden; como esta montaña consta de un pico alto y varios más bajos, se la conoce como Watzmann mit Frau und Kindern.

La zona de Berchtesgaden limita por tres lados con Austria. La ciudad se basa en el turismo, pero durante la Segunda Guerra Mundial fue un lugar importante en Alemania: en el Obersalzberg, cerca de Berchtesgaden, vivieron Adolf Hitler y otros altos cargos nazis.

El principado de Berchtesgaden

Desde 1156 hasta 1803, Berchtesgaden fue el centro de un estado semiindependiente gobernado por el Príncipe Preboste del Monasterio de Berchtesgaden.

Berchtesgaden y el Tercer Reich

Una parte muy diferente de la historia de Berchtesgaden tuvo lugar en el periodo anterior a la Segunda Guerra Mundial y durante la misma. Hitler se instaló en el Obersalzberg y celebró allí reuniones con otros nazis en los años 20.

Tras la llegada al poder, Hitler convirtió el Obersalzberg en una montaña nazi donde los nazis más importantes tenían sus propias casas. El propio Hitler compró una casa allí en 1928 y la convirtió en un enorme complejo (el Berghof), conectado por un sistema de túneles a las casas de Hermann Göring y Martin Bormann.

Se construyeron defensas, se instalaron cañones antiaéreos y se crearon jardines e invernaderos. Así, el asentamiento era totalmente autosuficiente. Los productos también procedían de la granja de Hitler, el Gutshof, que se construyó más adelante, en la carretera de Berchtesgaden, y que también pretendía ser una especie de granja modelo para la Alemania nazi.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, los edificios del Obersalzberg fueron fuertemente bombardeados. Lo que queda son algunos edificios conservados y algunas ruinas irreconocibles.

Por ejemplo, el Gutshof, hasta hace poco el Platterhof (que entonces era una residencia para soldados estadounidenses), la casa de Albert Speer y, a una altura mucho mayor, la ilustre Kehlsteinhaus.

Mientras tanto, la zona del Obersalzberg ha sido devuelta al gobierno bávaro por el ejército estadounidense. El Hotel Platterhof (conocido por los estadounidenses como “General Walker”) ha sido demolido desde entonces.

En la actualidad alberga un centro de documentación, donde también puedes visitar los pasadizos subterráneos. Además, se ha construido allí un inmenso hotel (de esquí).