La Batalla de Saipán

La batalla de Saipán fue una batalla de la campaña del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Formaba parte de una serie de batallas en las Marianas, que enfrentaban a las tropas estadounidenses y japonesas que se disputaban el control de las islas.

La batalla de Saipán comenzó el 15 de junio de 1944 con el desembarco de las tropas estadounidenses en la isla (Saipán es una de las tres grandes islas de las Marianas), entonces ocupada por las tropas japonesas al mando del general Yoshitsugu Saito, tras un intenso bombardeo naval estadounidense.

A pesar de la destrucción de varios carros de asalto anfibio por parte de los japoneses, al final del día las tropas americanas desembarcadas habían asegurado una cabeza de playa de 6 km de longitud y 800 m de profundidad y habían iniciado el avance hacia el aeropuerto de la isla, abandonado por los defensores tres días después del inicio de los combates.

Sin posibilidad de recibir refuerzos militares ni suministros o municiones, la batalla era desesperada para los japoneses. Sin embargo, el general Saito decidió defender la isla hasta el último hombre, extendiendo sus tropas por los cráteres volcánicos del interior de la isla y el terreno montañoso que rodea el monte Tapotchau, escondiéndose durante el día y realizando ataques localizados por la noche.

Estos sólo serían expulsados y derrotados tras duros y prolongados combates, en los que los invasores estadounidenses se vieron obligados a utilizar lanzallamas y artillería pesada para destruir la resistencia en las cuevas de la isla.

El 7 de julio, sin más terreno al que retirarse y esconderse, el comandante militar japonés ordenó un ataque suicida contra las tropas invasoras, en el que participaron civiles japoneses de la isla, armados sólo con bambúes afilados, que prefirieron morir antes que convertirse en prisioneros de los ocupantes.

Esta actitud debió originarse en la propaganda de guerra japonesa, que describía a los invasores como dominadores crueles y primitivos.

Unos tres mil hombres de las tropas japonesas que aún estaban en forma participaron en el asalto final, seguidos por civiles, heridos con vendas, soldados apoyados en muletas y armados sólo con palos, avanzando sobre dos batallones de marines, matando o hiriendo a 650 de ellos.

Pero la desproporción de fuerzas y armamento se impuso y el 9 de julio se anunció la toma de la isla de Saipán, considerada segura por los comandantes estadounidenses.

El general Saito y el personal que le quedaba se suicidaron en una cueva, acompañados por varios otros soldados y civiles de toda la isla. Un capitán y cuarenta de sus hombres se escondieron en las montañas y no se rindieron hasta el 1 de diciembre de 1945, meses después del final de la guerra.

Al final de la batalla de Saipán, unos 22.000 civiles habían muerto, junto con casi toda la guarnición militar japonesa de Saipán, unos 30.000 hombres.

Para los estadounidenses fue la batalla más costosa en vidas en el teatro del Pacífico, con 14.000 hombres muertos, heridos o desaparecidos de un total de 71.000 que desembarcaron. Como resultado de la derrota, el primer ministro japonés Hideki Tojo dimitió de su cargo con todo su gabinete.

Tras la conquista, Saipán se convirtió en una importante base de la aviación estadounidense para las posteriores operaciones en las Islas Marianas y para la invasión de Filipinas en octubre de 1944, así como en una base para los bombarderos que atacaron y bombardearon las ciudades de Japón en los últimos meses de la guerra.