La Batalla del Mar de Filipinas 

La Batalla del Mar de Filipinas (19 y 20 de junio de 1944) fue una batalla naval decisiva de la Segunda Guerra Mundial, que eliminó definitivamente la capacidad de la Armada Imperial Japonesa para llevar a cabo acciones a gran escala. 

Tuvo lugar durante la invasión anfibia de los Estados Unidos de las Islas Marianas, durante la Guerra del Pacífico. La batalla fue el último de los cinco grandes enfrentamientos navales entre las fuerzas estadounidenses y japonesas del conflicto.

Desde el inicio del conflicto, el plan de guerra japonés había sido desalentar a los Estados Unidos de América infligiendo estas pérdidas severas y dolorosas en su ejército de que el público se convertiría cansada de la guerra y el gobierno estadounidense estaría convencido porque Japón para mantener sus conquistas en el este y el sudeste de Asia. 

Con la muerte del almirante Isoroku Yamamoto, el 19 de abril de 1943, el almirante Mineichi Koga le sucedió como Comandante en Jefe de la Flota Combinada. Bajo su dirección, la Armada Imperial Japonesa procuró entablar la flota americana en una sola batalla decisiva a principios de 1944.

Su capacidad para luchar y ganar esa batalla se le escapaba a Japón. Las pérdidas en pilotos que la Armada Imperial sufrió en las batallas de portaaviones en el Mar del Coral y Midway, y en la larga campaña de las Islas Salomón de 1942-1943, habían debilitado enormemente la capacidad de la marina de guerra japonesa para atacar con sus portaaviones. 

En la campaña de Guadalcanal, las pérdidas sufridas redujeron drásticamente el número de pilotos calificados disponibles para llenar los grupos aéreos de transporte, y finalmente las pérdidas sufridas en la campaña de las Islas Salomón pudieron ser absorbidas, sustituidas y reparadas por la Marina de Estados Unidos, pero no por los japoneses.

En marzo de 1944, el Comandante de la Flota Combinada, el almirante Mineichi Koga, murió cuando su avión voló en un tifón y se estrelló y se nombró al almirante Soemu Toyoda, quien continuó la finalización de los planes japoneses conocidos como “Plan A-Go”, o la “Operación A-Go”. 

El Plan fue adoptado a principios de junio de 1944, cuando 535 barcos empezaron a desembarcar 128.000 efectivos del Ejército de Estados Unidos en la isla de Saipán. El objetivo aliado era la creación de campos de aviación que tuvieran Tokio al alcance de los B-29. En cuestión de semanas se puso en marcha contra la flota estadounidense ahora detectada en dirección a Saipán.

Era imperativo para los comandantes japoneses liberar a Saipán, y sólo se podía destruyendo la Quinta Flota de Estados Unidos, que tenía el doble de efectivos, y además sus aviones se estaban convirtiendo o ya estaban obsoletos. Los japoneses tenían considerables defensas antiaéreas, pero carecían de espoletas de proximidad o buenos radares.

Con las probabilidades en contra, la estrategia de Ozawa, como sus aviones tenían mayor alcance pues no disponían de armadura protectora. consistió en la colocación de sus flota a 480 kilómetros, los aviones japoneses golpearían los portaaviones estadounidenses, aterrizando en Guam para abastecerse de combustible, golpear al enemigo de nuevo y regresar a sus portadores. Ozawa también contaba con unos 500 aviones en tierra en Guam y otras islas.

El almirante Raymond Spruance estaba al mando general de la Quinta flota. El plan japonés habría fracasado si la flota de Estados Unidos hubiese atacado en Ozawa agresivamente; Ozawa había deducido correctamente que Spruance no atacaría porque la protección de los desembarcados en Saipán era su primera prioridad.

Las fuerzas convergieron en la mayor batalla naval de la Segunda Guerra Mundial hasta ese momento. Durante el mes anterior los destructores estadounidenses habían destruido a 17 de los 25 submarinos de la fuerza de detección de Ozawa y las incursiones estadounidenses destruyeron los aviones terrestres japoneses.

El ataque principal de Ozawa no estaba coordinado, los aviones japoneses alcanzan los objetivos de forma escalonada. 

A raíz de una orden del Chester Nimitz, los portaaviones estadounidenses tenían centros de información de combate, que interpretaban el flujo de datos de radar y comunicaba por radio las órdenes de intercepción a los Grumman F6F Hellcat

Los pocos atacantes que llegaban a la flota de Estados Unidos encontraron un fuego antiaéreo con espoletas de proximidad. Sólo un buque de guerra americano fue ligeramente dañado.

En el segundo día, los aviones estadounidenses de reconocimiento situaron la flota de Ozawa y los submarinos hundieron dos portaaviones japoneses. 

Marc Mitscher lanzó 230 aviones torpederos y bombarderos en picado, descubriendo que el enemigo estaba fuera del alcance de las naves y decidió que por esta oportunidad de destruir la flota japonesa merecía la pena el riesgo de pérdidas de aeronaves debido de quedarse sin combustible en el vuelo de regreso. 

Se perdieron 130 aviones y 76 tripulaciones. Sin embargo, Japón perdió 450 aviones, tres portaaviones, y 445 de pilotos.