La Batalla de Madagascar

La Batalla de Madagascar, cuyo nombre en clave era Operación Ironclad, fue una operación militar llevada a cabo en mayo de 1942 por la flota británica durante la Segunda Guerra Mundial para ocupar la isla de Madagascar, entonces bajo el control del gobierno de Vichy, y eliminar el riesgo de que se convirtiera en una base aérea japonesa, permitiendo así el ataque de los convoyes que llevaban suministros al 8º Ejército británico.

Tabla de contenidos

Antecedentes

El expansionismo japonés

Tras la entrada de Japón en la guerra, el 7 de diciembre de 1941, con el ataque a la flota estadounidense en Pearl Harbor, Japón avanzó rápidamente, tanto hacia el sureste, ampliando su control en el Océano Pacífico con la captura de las bases estadounidenses de Wake y Guam, como hacia el suroeste, conquistando rápidamente Hong Kong, las Islas Filipinas y Singapur en los tres meses siguientes, abriendo el camino hacia el Océano Índico, mientras Tailandia era ocupada por tropas terrestres de China.

En la primavera de 1942 las fuerzas británicas estacionadas en las posesiones coloniales de Malasia, Birmania, Filipinas, Java y Sumatra habían sido aniquiladas, y desde Birmania los japoneses avanzaron hacia la India, mientras que al sur, tras desembarcar en Nueva Guinea y avanzar hacia las Islas Salomón, amenazaban a Australia.

La actitud francesa

En Francia, tras la derrota contra Alemania, sancionada por el armisticio del 22 de junio de 1940, se creó el gobierno colaboracionista de Vichy, presidido por el mariscal Philippe Pétain, al que se opusieron las fuerzas de la llamada Francia Libre, dirigidas por el general Charles de Gaulle, que entretanto se había refugiado en Londres.

Este contraste, debido a la actitud de no beligerancia tanto frente a los aliados, a pesar de episodios como el ataque a la flota francesa en Mers-el-Kébir, como frente a los alemanes, produjo en casa el inicio de la resistencia contra las fuerzas de ocupación nazis.

Por su parte, en los territorios coloniales, las dos “almas” francesas crearon una situación de equilibrio que también dio lugar a enfrentamientos armados como el de Siria, cuando el gobierno de Vichy puso el aeropuerto de Alepo, en el norte de Siria, a disposición de los alemanes que, a través de su red de agentes, intentaban levantar a la población de Irak en una “guerra santa” contra los británicos.

Este episodio provocó, el 8 de junio de 1941, la entrada en el país de las fuerzas aliadas, comandadas por el general Henry Maitland Wilson, entre las que se encontraban las fuerzas de la Francia Libre, dirigidas por el general Paul Legentilhomme, que lucharon contra las fuerzas leales a Vichy, comandadas por el general Henri Dentz, que guarnecían el país.

En el marco que estaba surgiendo durante el conflicto, y especialmente tras la entrada de Japón en la guerra, el general De Gaulle pidió una intervención de las fuerzas de la Francia Libre en Madagascar, proponiendo al primer ministro del Reino Unido, Winston Churchill, que enviara su propio contingente a la colonia, apoyado por las fuerzas aéreas y navales británicas.

Pero éstas últimas, aunque era partidario de la idea de instalar a los gaullistas en la isla, se mostraba escéptico sobre la posibilidad de una acción combinada, tanto por el revés sufrido en la batalla de Dakar como por la inconsistencia de las fuerzas francesas que podrían estar disponibles.

Por lo tanto, si los acontecimientos llevaban a Londres a lanzar la operación, ésta tendría que ser llevada a cabo exclusivamente por fuerzas británicas.

De diferente tenor era la actitud del gobierno de Vichy, que, aunque sometido a las intenciones de Hitler, no había sido preguntado directamente sobre la posibilidad de permitir a Japón instalar sus propias bases en la colonia, manteniendo así una actitud de espera.

Eto seguía siendo así ya que Tokio, antes de emprender posiblemente esta operación, quería el consentimiento alemán, pero el Führer, aunque reconocía la importancia estratégica de Madagascar, dudaba para no estropear las ya difíciles relaciones con el gobierno de Vichy.

Los temores de los británicos

El avance de Japón, y la concomitante entrada de su armada en el Océano Índico, supuso una amenaza real tanto para la ruta británica hacia el Cabo de Buena Esperanza y Sudáfrica, por la que se enviaban tropas y suministros al 8º Ejército británico comprometido en el frente egipcio, como para las rutas hacia la India y Australia, y esta amenaza se hizo aún mayor cuando llegaron a Gran Bretaña las noticias de que importantes fuerzas navales japonesas se preparaban para lanzar una ofensiva masiva en el Océano Índico, con la posibilidad real de que esto condujera a la pérdida de la isla de Ceilán, cuyo control, tanto estratégico como, tras la pérdida de Malaca, para el suministro de caucho, era considerado crucial por los británicos.

El bombardeo de la capital, Colombo, el 5 de abril de 1942 y, el mismo día, el hundimiento de los cruceros pesados HMS Dorsetshire y HMS Cornwall por parte de los bombarderos en picado japoneses, junto con el hundimiento en la Bahía de Bengala de unos 135.000 toneladas de buques mercantes, por parte de la escuadra naval comandada por el vicealmirante Takeo Kurita, hizo que el Almirantazgo británico retirara primero la Flota del Este, comandada por el almirante James Somerville, del Océano Índico, trasladándola a bases más seguras en el Golfo Pérsico y luego, temiendo no sólo la ocupación de Ceilán sino también la de Madagascar, considerada por Churchill una amenaza aún mayor para las rutas hacia Oriente Medio y Extremo Oriente, para iniciar los preparativos de la invasión de la isla, en aquel momento bajo el control de la Francia de Vichy y, por tanto, expuesta a la posibilidad de que una de las potencias del Eje la convirtiera en una base de cruceros, submarinos y aviones, imponiendo de hecho su dominio sobre el océano Índico.

Fuerzas de combate

Reino Unido

Una vez tomada la decisión de lanzar la operación, el contingente británico comenzó a reagruparse durante el mes de marzo y se reunió al completo el 22 de abril en Durban, para lo que Churchill describió como “nuestro primer ataque anfibio a gran escala desde la hazaña de los Dardanelos de veintisiete años antes”.

La fuerza de invasión estaba formada por una escuadra naval, al mando del contralmirante Edward Neville Syfret, compuesta por un acorazado, el HMS Ramillies, dos portaaviones, el HMS Illustrious y el HMS Indomitable, dos cruceros, el crucero ligero HMS Hermione y el crucero ligero holandés HNLMS Jacob van Heemskerck, escoltados por una escuadra de once destructores, complementada por varias corbetas y dragaminas, mientras que la fuerza terrestre, bajo el mando del general Robert Sturges, estaba representada por tres brigadas y un comando, una unidad de los Royal Marines equivalente a un batallón reforzado, a bordo de unos quince buques de asalto y de transporte de tropas.

Imperio Japonés

La Armada Imperial Japonesa envió, en apoyo de las fuerzas francesas en la isla, la 1ª División de la 8ª Flotilla de Submarinos, previamente estacionada en la base de Kwajalein, en las Islas Marshall, y que posteriormente llegó a Penang, en el noroeste de Malasia, a finales de abril de 1942.

Estaba formada por los submarinos I-10, I-16, I-18, I-20 e I-30, tres de los cuales llevaban un submarino de bolsillo y los otros dos un hidroavión, al mando del contralmirante Noboru Ishizaki.

El ataque

El ataque comenzó a las 4:30 horas del 5 de mayo, precedido por el lanzamiento de octavillas, con las que Churchill pretendía hacer comprender a los franceses que el único objetivo de la ocupación de la isla era impedir el desembarco de los japoneses en ella, comprometiéndose a devolverla al final de la guerra.

El ataque se llevó a cabo según el plan, que preveía un desembarco en la costa occidental de la isla, débilmente defendida, en lugar de un ataque directo a la base de Diego Suárez.

Esta decisión se tomó basándose en la naturaleza del terreno, que consideraba que el puerto estaba demasiado “empotrado” en la bahía y bien defendido por los dos fuertes Caimans y Bellevue, a diferencia de la bahía Courrier, que, además de estar casi indefensa, estaba a una distancia relativamente corta de Diego Suárez y las tropas, una vez desembarcadas, estarían a menos de treinta kilómetros del objetivo.

El bombardeo aéreo de las defensas costeras francesas que precedió al desembarco de las fuerzas terrestres duró poco y la única batería del sector, situada en el llamado “Castillo de Windsor”, fue inmediatamente silenciada; una vez tomada la tierra, los comandos iniciaron su avance por la selva hacia Diego Suárez, mientras que el desembarco de tanques y otros vehículos comenzó en la bahía de Ambarata.

La acción terrestre fue apoyada simultáneamente por la acción marítima y, durante los combates, el buque colonial de aviso D’Entrecasteaux, que con su precisa andanada frenaba el avance británico, tras haber escapado a varios ataques aéreos y navales fue hundido por el acorazado HMS Ramillies, mientras que el crucero auxiliar Bougainville había sido hundido previamente, junto con los submarinos presentes, durante las fases iniciales del ataque.

La conquista de la isla de Madagascar

El avance por tierra hacia Antsiranana se realizó por la única carretera disponible, que estaba defendida, en un frente de aproximadamente dos kilómetros, entre los fuertes Caimans y Bellevue, con trincheras y barricadas antitanque construidas por los franceses y sólo al amanecer del día siguiente, con la circunvalación por la derecha, entre el fuerte Bellevue y el mar, los aliados consiguieron superar el obstáculo, situándose a tres kilómetros de Diego Suárez.

Sin embargo, la noticia del avance no llegó al mando británico y el almirante Sommerville, interpretando el silencio radiofónico como un fracaso del ataque, ordenó al contralmirante Syfret que intentara una acción arriesgada, es decir, el arrepentimiento, en la oscuridad, del destructor HMS Anthony en el puerto de Antsiranana, con el objetivo de desembarcar unos cincuenta marines que debían causar confusión en la retaguardia francesa.

La maniobra tuvo éxito y, tras desembarcar el pequeño contingente, el destructor pudo alejarse bajo el fuego sin sufrir daños, mientras que los soldados británicos consiguieron el resultado de sembrar el pánico entre las tropas francesas.

Durante la noche, el frente entre los dos fuertes detrás de Antsiranana se derrumbó finalmente y, antes del amanecer del 7 de mayo, Diego Suárez cayó en manos de los Aliados, mientras que, en el mar, los dos submarinos de bolsillo disponibles fueron hundidos: el primero, el Héros, retirado de sus funciones de escolta de convoyes, fue atacado una vez en la bahía de Courrier por la corbeta HMS Genista y posteriormente por los aviones del HMS Illustrious, y se hundió a las 05:00 horas del 7 de mayo, y el segundo, el Héros, fue atacado por la corbeta HMS Genista y posteriormente por los aviones del HMS Illustrious el 7 de mayo, y el segundo, el Monge, fue hundido por los destructores HMS Active y HMS Panther tras intentar torpedear al portaaviones HMS Indomitable; la toma de la ciudad y su puerto costó a las tropas aliadas 80 muertos y 420 heridos.

Tras la conquista de Diego Suárez y su transformación en base naval británica, las fuerzas francesas se retiraron hacia el sur y los aliados iniciaron la maniobra de ocupación de toda la isla, con una operación a gran escala que comenzó en los primeros días de septiembre.

El día 10 una brigada de infantería británica desembarcó en Majunga sin encontrar resistencia, el 18 se conquistó Tamatave y el 23 la capital Tananarive. Tras la caída de Diego Suárez y el inicio de la conquista de toda la isla, los combates habían cesado de hecho, ya que los franceses sólo fingían oponerse para echar polvo a los ojos de los alemanes, pero los británicos les advertían de antemano antes de cada ataque, “retirándose con elegancia”.

El armisticio se firmó el 6 de noviembre y el gobernador general Armand Léon Annet obtuvo de los británicos la inserción de una cláusula que garantizaba el mantenimiento de la soberanía francesa sobre toda la isla, confiando su administración al general francés libre Paul Legentilhomme.