La Batalla de Leningrado

La Batalla de Leningrado, episodio histórico conocido también como el Asedio de Leningrado o Sitio de Leningrado (en ruso: блокада Ленинграда, Blokada Leningrada) fue un asedio y una ofensiva militar a la entonces ciudad de Leningrado (ahora San Petersburgo), en la entonces Unión Soviética (ahora Rusia), por parte de las tropas de la Alemania nazi, Italia y Finlandia durante la Segunda Guerra Mundial

Duró unos 900 días, del 8 de septiembre de 1941 al 27 de enero de 1944. Fue uno de los asedios más largos y destructivos de la historia de la guerra.

Tabla de contenidos

La ofensiva alemana

La conquista de Leningrado era uno de los tres objetivos estratégicos de la Operación Barbarroja y el principal objetivo del ejército alemán en el norte. La justificación estratégica del ataque a Leningrado era básicamente política, ya que era la antigua capital de Rusia y una de las cunas de la Revolución Comunista.

También tenía importancia militar, ya que la ciudad era la base de la flota soviética del Báltico y un importante centro industrial. En 1939, Leningrado representaba el 11 % de toda la producción industrial soviética.

El mariscal Wilhelm Ritter von Leeb dirigiría las fuerzas alemanas en el ataque al norte. La aviación alemana comenzó entonces un intenso bombardeo de la región.

El 27 de junio de 1941, el Consejo de Disputas Obreras de Leningrado decidió movilizar a millones de personas para construir fortificaciones. Se construyeron varias defensas. Una de las fortificaciones iba desde el río Luga hasta Chudovo, Gatchina, Uritsk, Pulkovo y luego a través del río Neva. La otra defensa pasaba por Petergof hasta Gatchina, Pulkovo, Kolpino y Koltushy.

Se construyó otra defensa contra los finlandeses en las afueras del norte de Leningrado. los civiles construyeron 190 kilómetros de barricadas de madera, 700 kilómetros de trincheras antitanques, 5.000 kilómetros de trincheras de tierra y madera, instalaciones de hierro y hormigón y 25.000 kilómetros de trincheras abiertas, incluyendo el cañón del crucero Aurora montado en la montaña Pulkovo, en el sur de Leningrado.

Sin embargo, cuando a finales de junio las fuerzas soviéticas del frente noroccidental fueron derrotadas en las repúblicas bálticas soviéticas, la Wehrmacht había forzado su paso por Ostrov y Pskov.

El 10 de julio ambas ciudades fueron capturadas y los alemanes alcanzaron Kunda y Kingisepp, desde donde avanzaron hacia Leningrado desde Narva, la región de Luzhski y desde el suroeste y también al norte y al sur del lago Ilmen para aislar Leningrado desde el este y unirse a los finlandeses en la orilla oriental del lago Ladoga.

El bombardeo de Leningrado comenzó el 4 de septiembre. El bombardeo del 8 de septiembre provocó 178 incendios. A principios de octubre, los alemanes se negaron a asaltar la ciudad y la directiva de Hitler del 7 de octubre, firmada por Alfred Jodl, fue un recordatorio de no aceptar una capitulación por parte de los soviéticos.

La ofensiva finlandesa

En agosto, los finlandeses habían recuperado el istmo de Carelia, amenazando a Leningrado desde el oeste, y avanzaban por Carelia al este del lago Ladoga, amenazando a Leningrado desde el norte. Sin embargo, ocurrió que las fuerzas finlandesas se detuvieron en la frontera de 1939.

El cuartel general finlandés rechazó la petición alemana de ataques aéreos contra Leningrado y no avanzó más al sur del río Svir, en la Carelia oriental ocupada. En cambio, el avance alemán fue rápido y en septiembre la Wehrmacht había rodeado Leningrado. En el norte, las fuerzas finlandesas continuaron su avance hasta alcanzar el Svir en diciembre, a 100 millas al noreste de Leningrado.

El 4 de septiembre, Jodl trató de convencer a Mannerheim de que continuara la ofensiva finlandesa, a lo que Mannerheim se habría negado. Después de la guerra, el ex presidente finlandés Ryti dijo lo siguiente:

El 24 de septiembre de 1941 visité el cuartel general del mariscal Mannerheim. Los alemanes querían dirigirnos al cruce de la antigua frontera y a la continuación de la ofensiva contra Leningrado. Dije que la toma de Leningrado no era nuestro objetivo y que no participaríamos en la ofensiva. Mannerheim y el ministro de defensa Walden estuvieron de acuerdo conmigo y rechazaron las ofertas de los alemanes. El resultado fue una situación paradójica: los alemanes no podían acercarse a Leningrado desde el norte…

Más tarde se afirmó que no hubo ningún bombardeo sistemático desde el territorio finlandés.

Los suministros

Alimentos

El 2 de septiembre se redujeron las raciones: los trabajadores tenían 600 gramos de pan al día, los niños y los dependientes 400 gramos. El 8 de septiembre se eliminó una gran cantidad de maíz, harina y azúcar debido al fracaso de las medidas de defensa aérea.

Sin embargo, durante varios días tras el inicio del asedio, fue posible comer en algunos restaurantes “comerciales” que utilizaban el 10 % de toda la carne que consumía la ciudad. El 12 de septiembre de 1942 se calculó que las provisiones para el ejército y los civiles eran las siguientes:

  • Maíz y harina – durante 35 días;
  • Pasta – durante 30 días;
  • Carne – durante 33 días;
  • Grasas – durante 45 días;
  • Azúcar – durante 60 días;

Al mismo tiempo, se produjo una nueva reducción de las raciones: los trabajadores recibieron 500 gramos de pan, los empleados y los niños 300 gramos y los dependientes 250 gramos.

La distribución de la carne disminuyó, pero la del azúcar y las grasas aumentó. El ejército y la Flota del Báltico tenían algunas raciones de emergencia, pero no eran suficientes. La flota del Ladoga estaba mal equipada y había sido bombardeada por la aviación alemana.

En septiembre se hundieron varias barcazas con maíz. Sin embargo, una parte importante fue recuperada posteriormente por buzos. Este maíz se utilizaba entonces en la fabricación de pan. También se utilizaba avena para los caballos, mientras que éstos se alimentaban con hojas de árbol.

Durante el asedio, se realizaron un total de cinco reducciones de alimentos: el 2 de septiembre, el 10 de septiembre, el 13 de noviembre, el 1 de octubre y el 20 de noviembre. El nivel de desnutrición se mitigó gracias a los nuevos jardines que cubrían la mayor parte del territorio de la ciudad en 1943.

Energía

Debido a la falta de suministro eléctrico, se cerraron varias fábricas y en noviembre ya no había servicio de tranvía. Se prohibió el uso de la electricidad en toda la ciudad, excepto en el cuartel general soviético, los comités de distrito, las bases de defensa aérea y algunas otras instituciones.

A finales de septiembre se acabó el suministro de petróleo y carbón. El uso de los árboles era la única opción para la energía. El 8 de octubre, el comité ejecutivo de Leningrado y el comité ejecutivo regional decidieron empezar a talar árboles en el distrito de Pargolovo y también en el distrito de Vsevolzhskiy, al norte de la ciudad. El 24 de octubre, sólo se había ejecutado el 1 % del plan de tala de árboles.

El asedio

El 8 de septiembre de 1941 la ciudad estaba completamente rodeada. Leningrado fue bombardeada día y noche, por la artillería y la aviación. El alto mando alemán decidió que la ciudad sería muerta de hambre y cortó todo acceso por tierra.

Los soviéticos apenas intentaron romper el cerco desde dentro, teniendo que soportar intensos bombardeos diarios. Sin embargo, los rusos no cedieron. A través del lago Ladoga, el Ejército Rojo consiguió mantener la ciudad mínimamente abastecida, lo suficiente para que su población no muriera. Los rusos llamarían a esta ruta la “Vía de la Vida”.

En total, el asedio de Leningrado duró unos 872 días y costó la vida a 1,5 millones de personas (la mayoría civiles). La destrucción y el número de víctimas mortales hicieron de la batalla por Leningrado una de las más sangrientas que se han librado en una ciudad moderna. La inanición era una de las principales causas de muerte.

Hubo informes de que algunas personas practicaron el canibalismo para sobrevivir. El frío invierno también fue cruel. En 1942, la temperatura alcanzó los -30 °C. Era habitual ver cientos de cadáveres en todas las calles y los constantes bombardeos impedían los entierros.

Al final, muchos cuestionan la persistencia de Hitler en seguir asediando la ciudad. El general Fedor von Bock, del ejército alemán en el centro, expresó su frustración al respecto. Hubiera preferido concentrar todas las fuerzas alemanas para capturar Moscú.

En otoño de 1942, los soviéticos iniciaron la Ofensiva Sinyavino. Los combates, que tuvieron lugar al sur de las regiones que rodean Leningrado, fueron muy reñidos y terminaron después de tres meses.

Aunque los rusos fueron detenidos, consiguieron distraer a los alemanes, que tuvieron que posponer una gran operación que pretendía tomar Leningrado de una vez por todas. A principios de 1943, fue el turno de la operación Iskra.

De nuevo, viniendo del sur del lago Ladoga, los soviéticos esta vez tuvieron más éxito. Aunque no rompieron el asedio, consiguieron aliviar el bloqueo y hacer pasar suministros muy necesarios.

Pasó entonces casi un año sin que ninguno de los dos bandos llevara a cabo ninguna operación militar importante. Leningrado seguía siendo bombardeada y la situación humanitaria de la población atrapada en la ciudad era ya crítica.

Sin embargo, el fracaso alemán en la toma de Moscú y las derrotas del sur en Stalingrado y Kursk hicieron que la marea de la guerra en el este se decantara a favor de la Unión Soviética.

Entonces, a principios de 1944, los rusos movilizaron casi un millón de hombres (el doble que los soldados alemanes) y lanzaron una gran ofensiva en las regiones de los oblast de Leningrado, Novgorod, Pskov y Narva. Al final de estos combates, 300.000 soldados soviéticos estaban muertos o heridos (junto con 71.000 alemanes que también perecieron).

El 27 de enero de 1944, las últimas unidades del ejército alemán abandonaron el asedio de Leningrado. A finales de marzo, la mayoría de las tropas nazis también habían sido expulsadas del norte de Rusia.

Al retirarse de Leningrado, los alemanes saquearon y quemaron todo lo que encontraban a su paso. Al final de los combates, el número de muertos puede haber alcanzado el millón (la mayoría civiles). Leningrado y las regiones circundantes quedaron en ruinas.