La Batalla de Jarkov

La guerra, escribió una vez el poeta Virgilio, es una historia de “las armas y el hombre”. El resultado de la batalla depende de los números, la tecnología, el entrenamiento y otros factores impersonales, por no mencionar el clima y el terreno (“las armas”). Sin embargo, por muy adversas que sean las probabilidades, el genio de un comandante individual (“el hombre”) puede triunfar.

Si alguna vez el ejército alemán necesitó un genio, fue durante el invierno de 1942-43. La invasión alemana de la Unión Soviética, la Operación Barbarroja, había comenzado en junio de 1941 como un éxito asombroso, con un ejército soviético tras otro rodeado y destruido.

Pero en diciembre una serie de factores —las grandes pérdidas alemanas, el clima y la fuerte resistencia soviética— se conjugaron para detener el avance alemán en las afueras de Moscú.

Un vasto contraataque, encabezado por las tropas de la Reserva de Siberia, endurecidas por el invierno, pronto hizo que los restos de los ejércitos de Adolf Hitler huyeran de la capital soviética.

Los alemanes volvieron a intentarlo en junio de 1942 con la Operación Azul, otra gran ofensiva en el frente sur, dirigida hacia Stalingrado y los campos petrolíferos de las montañas del Cáucaso.

También esta operación fracasó. Los soviéticos se mantuvieron firmes en las ruinas de Stalingrado y luego contraatacaron al norte y al sur de la ciudad, rodeando al 6º Ejército alemán.

A finales de 1942, todo el frente alemán en el sur estaba al borde del colapso, y Adolf Hitler y su jefe de estado mayor, el general Kurt Zeitzler, se tambaleaban. Al comienzo de la Operación Azul, Hitler había asegurado a su nervioso personal que “el ruso está acabado”, pero esas palabras ahora sonaban vacías.

Lejos de estar acabado, “el ruso” estaba en pleno apogeo. Desde el cuartel general del Führer se hizo un llamamiento al hombre que sus compañeros consideraban el comandante más dotado de toda la Wehrmacht. En el este, era el momento de hacerlo o morir. Era la hora de Manstein.

El Mariscal de Campo Erich von Manstein era un genio, y felizmente lo decía él mismo. Sin embargo, no es un alarde si uno puede respaldarlo, y Manstein podía hacerlo. Nacido como Erich von Lewinski en 1887, fue adoptado de niño por unos tíos sin hijos.

Tanto su padre biológico como su padre adoptivo eran generales prusianos, lo que convirtió a Manstein en el vástago de dos familias aristocráticas. Durante la Primera Guerra Mundial, sirvió en diversos puestos de Estado Mayor y de campaña, y fue herido.

A pesar de sus modales acerados —prerrogativa de muchos jóvenes brillantes y ambiciosos— se ganó la reputación de ser uno de los oficiales jóvenes más agudos del ejército en los años posteriores a la guerra. El inicio de la Segunda Guerra Mundial amplió esa reputación, dándole fama en su país y en el extranjero.

Manstein fue el cerebro del plan operativo poco ortodoxo que destruyó el ejército francés en 1940. Dirigió la ofensiva relámpago sobre Leningrado en 1941. Realizó una brillante campaña en Crimea en 1942, rodeando a tres ejércitos soviéticos en Kerch en mayo y en junio destrozando las defensas soviéticas frente a la gran fortaleza de Sebastopol.

Manstein entendía las operaciones móviles modernas —en particular el empleo de tanques— tan bien como cualquiera en el negocio. Podía superar en inteligencia y maniobra a sus oponentes con la concentración de un jugador de ajedrez, y de hecho el ajedrez era una de sus obsesiones.

Sus compañeros oficiales le reconocían como un operador magistral. El general Alfred Heusinger, de la Sección de Operaciones, pensaba que Manstein “podía lograr en una sola noche lo que otros líderes militares tardarían semanas en hacer”.

A finales de 1942, mientras Hitler y Zeitzler reflexionaban sobre el desastre que se avecinaba, Manstein parecía su única esperanza. El 20 de noviembre, convocaron al general desde el frente de Leningrado y lo pusieron al mando de una nueva formación, el Grupo de Ejércitos Don.

La campaña que Manstein libraría sería una lección de cómo un genio puede imponer su voluntad en un campo de batalla. En el transcurso de este dificilísimo conflicto, la improvisación de Manstein superaría obstáculos aparentemente imposibles y demostraría que en la guerra un solo hombre puede realmente marcar la diferencia.

Pero también se encontraría prisionero de su situación estratégica, recordando que incluso un comandante brillante tiene límites.

Manstein y su nuevo grupo militar se enfrentaron a una situación desalentadora. A finales de 1942, las fuerzas alemanas estaban dispersas en el frente sur. Una de las principales unidades, el Grupo de Ejército B, se encontraba en una llanura a lo largo del Don, uno de los muchos grandes ríos de la Unión Soviética.

El Grupo de Ejército A se encontraba en la región montañosa del Cáucaso, entre los mares Negro y Caspio, a 800 kilómetros al sur. En la inmensa estepa entre los dos ejércitos había… poco. El 6º Ejército alemán había sido desplegado allí, pero al amanecer el nuevo año, el 6º estaba atrapado dentro de Stalingrado.

Además, el contacto entre los Grupos de Ejércitos B y A era nulo, y una masa de ejércitos soviéticos se abría paso en este vacío. La misión de Manstein era sencilla de describir, pero menos sencilla de cumplir.

Tenía que romper el anillo soviético alrededor de Stalingrado y rescatar al 6º Ejército. Luego tenía que tapar la brecha entre los Grupos de Ejército B y A, y volver a unir el frente defensivo.

En el mapa, el Grupo de Ejércitos Don parecía llenar el hueco, pero la realidad se quedó muy corta. Las unidades de la fuerza de Manstein eran miserables, en su mayoría grupos ad hoc de tamaño variado, reunidos apresuradamente y nombrados por cualquier oficial que estuviera disponible para tomar el mando.

En lugar de divisiones y cuerpos, el orden de batalla de Manstein incluía el Grupo Stahel, el Grupo Stumpffeld y el Grupo Spang, entre muchos otros.

Sus filas estaban formadas por tropas de suministro de retaguardia, rezagados, restos de formaciones destruidas y una nueva raza: divisiones de campo de la Luftwaffe formadas por personal de la fuerza aérea sacado de las bases de la retaguardia, con un entrenamiento rudimentario de infantería y trasladado al frente para luchar a pie.

Aunque algunas de estas unidades defendieron valientemente sus posiciones, demasiadas se fundieron al primer contacto con los tanques soviéticos.

Dadas estas dificultades, el intento de Manstein de liberar Stalingrado —la Operación Tormenta de Invierno— fue un fracaso desde el principio. El ejército estaba tan debilitado que Manstein sólo pudo reunir un único cuerpo, el 57º Panzer, para la ofensiva de socorro.

Este cuerpo contaba con dos divisiones: la 6ª Panzer, recién trasladada desde Francia, y la maltrecha 23ª Panzer, que había sufrido muchos combates y necesitaba urgentemente una puesta a punto. Juntos, estos dos grupos, que probablemente sumaban una división y media, iban a lanzar una ofensiva de 90 millas hacia Stalingrado en medio de una fuerte oposición soviética.

La ofensiva comenzó el 12 de diciembre. Reunidas al suroeste de Stalingrado en la ciudad ferroviaria de Kotelnikovo, las dos divisiones se dirigieron directamente hacia la línea ferroviaria, con la 6ª Panzer a la izquierda de las vías y la 23ª a la derecha.

Aunque el asalto careció de sorpresa real y de cualquier intento de maniobra, penetró en las defensas soviéticas el primer día. Bajo el mando de uno de los tanquistas más agresivos del ejército, el general Eberhard Raus, la 6ª Panzer dirigió el ataque e hizo sentir su presencia. Su compañera, la 23ª Panzer, sólo contaba con 30 tanques y apenas seguía el ritmo.

El ritmo alemán disminuyó. Para el segundo día, los refuerzos soviéticos martilleaban los flancos de los atacantes. Los adversarios se enzarzaron en duros combates por crestas y pueblos individuales, con grandes pérdidas por doquier, el mismo tipo de enfrentamiento que la frágil fuerza alemana tenía que evitar.

El tiempo pasó de bueno a terrible, los tanques alemanes se quedaron sin combustible y los soviéticos resistieron ferozmente. El general Raus y sus panzers avanzaron, pero nunca se acercaron a la penetración y se detuvieron a 35 millas de Stalingrado. El 23 de diciembre, Manstein canceló la Tormenta de Invierno y dejó al 6º Ejército a su suerte.

Manstein había fracasado en Stalingrado. ¿O no? Incluso un genio tiene necesidades —hombres, suministros y vehículos— y Manstein se quedó corto.

No cometió ningún error evidente en Tormenta de Invierno, pero en ese contexto un esfuerzo sin errores apenas importaba. Su tarea consistía en reabrir una línea de suministros, quizás en concierto con una escapada del 6º Ejército desde el interior de la ciudad, y eso no ocurrió.

Manstein racionalizó su fracaso en sus memorias de posguerra, Lost Victories. El capítulo pertinente, “Tragedia de Stalingrado”, compara el 6º Ejército con los legendarios 300 espartanos que se sacrificaron en las Termópilas para dar tiempo a Grecia a organizar las defensas contra los persas.

Justificó el sacrificio del 6º Ejército como una distracción necesaria para sacar fuerzas soviéticas del Grupo de Ejércitos Don, ganando tiempo mientras él se afanaba en reconstruir el destrozado frente.

“Los oficiales y soldados de este ejército han construido un monumento al valor y al deber para el soldado alemán”, escribió Manstein. “No está hecho de tierra ni de roca, pero vivirá para siempre”.

Ninguno de los dos argumentos —el operativo o el poético— tenía sentido. En el lenguaje del amado ajedrez de Manstein, el 6º Ejército no era un peón que había que tirar para ganar posición.

Como dijo un oficial del Estado Mayor alemán: “Un ejército de 300.000 hombres no es un nido de ametralladoras o un búnker cuyos defensores pueden, en determinadas circunstancias, ser sacrificados por el conjunto”.

La pérdida del 6º Ejército fue una catástrofe, pura y dura. Estos pasajes revelan un lado poco glorioso de Manstein, al igual que sus repetidos intentos en Victorias Perdidas de echar la culpa a otros, ya sea a Hitler o al comandante del 6º Ejército, el general Friedrich Paulus. Sin embargo, convencido de su propio genio, quizás Manstein no podría haber hecho otra cosa.

Con el fracaso de la Tormenta de Invierno, la campaña entró en su segunda fase. Por el momento, el Ejército Rojo estaba en ascenso, lanzando una serie de enormes ofensivas al oeste de Stalingrado: En diciembre, la Operación Pequeño Saturno aplastó al 8º Ejército italiano.

En enero, la ofensiva Ostrogozhsk-Rossosh (llamada así por las ciudades que eran los objetivos iniciales) tuvo como objetivo el 2º Ejército húngaro. En la Operación Galope, los ejércitos soviéticos se lanzaron a toda velocidad a través del río Donets hacia el sur y el suroeste.

Y la Operación Estrella, a principios de febrero, estuvo a punto de destruir el 2º Ejército alemán. Esta ofensiva estratégica colectiva buscaba nada menos que aplastar a todos los ejércitos alemanes en el frente sur.

Manstein tenía una capacidad mínima para resistir la embestida rusa. Esencialmente manejando el caos, cambió las unidades de un lado a otro según surgían las emergencias, e insertó los escasos refuerzos a medida que llegaban.

En sus pocos momentos libres, trató de hacer entrar en razón al alto mando —es decir, a Hitler— instando a la evacuación del Cáucaso y a la consolidación de las débiles fuerzas alemanas.

Sólo encontró frustración, al igual que la mayoría de los oficiales que intentaron que el Führer aprobara una retirada. Sólo después de un mes de intimidación por parte del persuasivo general Zeitzler, Hitler accedió a retirar el Grupo de Ejércitos A del Cáucaso.

La evacuación del Cáucaso a finales de enero llevó a esta extensa campaña a su tercera fase. Las ofensivas soviéticas estaban alcanzando lo que el gran filósofo de la guerra Karl von Clausewitz llamaba un “punto de culminación”, en el que la energía flaquea, la fricción aumenta y la máquina se detiene.

Los suministros soviéticos —especialmente el combustible— se estaban agotando, los cuerpos de tanques rusos estaban perdiendo su capacidad de corte y los hombres estaban al borde del agotamiento.

Había sido un viaje increíble para el Ejército Rojo: partiendo de Stalingrado, había cruzado dos grandes ríos y había recorrido 800 kilómetros en los vastos espacios abiertos del sur de la Unión Soviética. En total, fue una de las campañas militares más exitosas de la historia.

Pero los estragos empezaban a notarse, y la fuerza de combate soviética era la mitad de lo que había sido al comienzo de la ofensiva.

Mientras los soviéticos se desgastan, las fuerzas de Manstein se fortalecen. Sus pequeños grupos se unían en ejércitos provisionales, formaciones de múltiples cuerpos comandados, como antes, por quien estuviera disponible.

El Ejército Provisional Hollidt ocupaba ahora el lugar del 6º Ejército, el Ejército Provisional Fretter-Pico ocupaba el terreno donde había estado el 8º Ejército italiano, y el Ejército Provisional Lanz estaba formando un comando móvil alrededor de Jarkov, la cuarta ciudad soviética más grande.

Estas formaciones aún carecían de personal administrativo, artillería y transporte, pero los meses de trabajo conjunto habían generado confianza entre las filas.

A la renovación alemana se sumó la llegada de refuerzos desde el frente interno: el II Cuerpo Panzer de las SS, compuesto por tres nuevas divisiones repletas de mano de obra, equipo y confianza en sí mismas.

La sobrecarga soviética, el resurgimiento alemán: era el momento de Manstein, el instante en que las “armas” ceden ante “el hombre”. Estar a la defensiva había carcomido a Manstein. (“Para mí”, dijo con considerable subestimación, “fue a contracorriente”).

Sabía que los soviéticos no eran superhombres y que su momento llegaría. Acogió con satisfacción la llegada del II Cuerpo Panzer de las SS a su grupo militar, pero aun así, los números soviéticos empequeñecían los suyos.

Sin embargo, Manstein tenía una solución. Aunque los ejércitos alemanes se habían retirado del Cáucaso, estaban en una línea que se extendía hacia el este, hacia la ciudad de Rostov.

Manstein llamó a esa posición balcón porque sobresalía en ángulo recto de la posición defensiva principal. Elaboró un plan para retirarse de esta posición avanzada y acortar la línea, la única manera de liberar tropas para un contraataque decisivo.

¿Pero qué tipo de contraataque en la batalla de Jarkov? Manstein, como jugador de ajedrez, pensó en una Rochade, el movimiento de enroque en el que un rey y una torre intercambian sus posiciones.

Un jugador suele utilizar esta maniobra para mejorar su posición defensiva general y proteger a su rey, pero también para liberar a su torre, una de las piezas más poderosas del tablero y una de las pocas capaces de realizar ataques profundos y móviles.

Manstein quería transferir los ejércitos de la parte del balcón de su extrema derecha —el 1º y 4º Ejército Panzer— a su izquierda, manejándolos como una enorme torre blindada.

Una vez redistribuidos, los dos ejércitos lanzarían un contragolpe contra las fuerzas soviéticas que se dirigían hacia el oeste. Se trataba de un golpe típicamente audaz, que Manstein calificó como un golpe de revés, un golpe bien calculado contra un enemigo comprometido, lejos de su base y con pocos suministros.

Después de que Manstein convenciera a Hitler de la idea durante una reunión cara a cara el 6 de febrero, comenzó la retirada del balcón oriental, seguida del cambio de posición.

En los días siguientes, la 1ª Panzer, bajo el mando del general Eberhard von Mackensen, subió a la línea en el ala izquierda de Manstein. Una semana más tarde, la 4ª Panzer, al mando del general Hermann Hoth, se situó a la izquierda de la 1ª Panzer.

Todo el conjunto alemán, consolidado bajo el mando de Manstein y rebautizado como Grupo de Ejércitos Sur, se orientaba ahora hacia el norte, hacia los ejércitos soviéticos que se dirigían hacia el oeste para cruzar el río Dnepr.

Lo que estaba en juego era enorme. Si los soviéticos eran los primeros en llegar a los puentes del Dnepr, podrían atrapar a toda la fuerza de Manstein al este del gran río. Los alemanes habían perdido un ejército en Stalingrado. Ahora se veían amenazados por un super-Stalingrado de toda el ala sur alemana, y quizás el fin de la guerra.

La campaña de la batalla de Jarkov se había reducido a una carrera. Los soviéticos se dirigían hacia el oeste y los alemanes intentaban desesperadamente seguir el ritmo. Durante semanas, a finales de febrero, la situación pendía de un hilo. Manstein tenía una ventaja, ya que sus fuerzas estaban retrocediendo hacia sus bases de suministro mientras los soviéticos dejaban las suyas atrás.

Sin embargo, los soviéticos tenían su propia ventaja. Estaban lo suficientemente al norte como para que el suelo estuviera todavía congelado. Los alemanes, a más de cien millas al sur, circulaban por un terreno que había empezado a descongelarse, y las carreteras embarradas dificultaban seriamente sus movimientos.

Los soviéticos alcanzaron su punto álgido el 19 de febrero, cuando una columna de tanques T-34 tomó la ciudad de Sinelnikovo, a sólo 30 millas del cuartel general alemán en el Dnepr. Para empeorar las cosas para los alemanes, el propio Hitler acababa de volar para consultar con Manstein.

La noticia de que los tanques enemigos estaban a una hora de distancia, “sin una sola formación entre nosotros y el enemigo”, como dijo Manstein, provocó un revuelo. Al mediodía, los oficiales del Estado Mayor de Manstein habían subido al Führer a un avión de regreso a Alemania.

Los soviéticos no tenían ni idea de lo cerca que habían estado de Hitler, pero sus servicios de inteligencia informaban de movimientos masivos de tropas alemanas hacia el oeste que estaban atascando las carreteras con hombres, vehículos y armas, así como del abandono de equipos pesados y bases aéreas de vanguardia.

Los comandantes soviéticos de la batalla de Jarkov, interpretando estas señales como que los alemanes estaban haciendo una carrera desenfrenada hacia el cruce del Dnepr, instaron a sus hombres a seguir adelante con una urgencia redoblada. La Wehrmacht estaba en fuga, y no era momento de aflojar.

Dos días después, los soviéticos se dieron cuenta de lo equivocados que estaban. El 21 de febrero, el 4º Ejército Panzer de Hoth estalló en un contraataque.

Dos empujes convergentes —uno desde el sur, con el 57º Cuerpo Panzer a la izquierda y el 47º a la derecha, y otro desde el noroeste por el II Cuerpo Panzer SS— cogieron por sorpresa a los soviéticos desde todas las direcciones y los vaporizaron.

Las bajas alemanas en estos primeros días fueron mínimas. Los soviéticos, sin embargo, perdieron casi todos sus tanques y muchos hombres. Y no es de extrañar: en el mismo momento del contraataque alemán, una unidad tras otra de los soviéticos se estaba quedando sin combustible.

Manstein sabía que había hecho sangre. Después de las tensiones del último mes, era su momento de liberación. Con dos ejércitos alemanes avanzando hacia el norte y los soviéticos derritiéndose, había llegado el momento de clavar la cuchilla más profundamente. Debió parecer 1941, o incluso 1940.

La campaña alcanzó su punto álgido cuando el II Cuerpo Panzer de las SS irrumpió en Jarkov y, tras tres días de duros combates en las calles, del 12 al 14 de marzo, despejó la ciudad.

Desde Jarkov, las fuerzas alemanas saltaron menos de 50 millas al norte hasta Belgorod, tomando esa ciudad el 23 de marzo. Para entonces todo el frente se había descongelado, la temporada de barro había llegado con fuerza y nadie iba a ninguna parte.

Manstein estaba justificadamente extasiado por lo que había conseguido. “Ni el frío, ni la nieve, ni el hielo, ni el barro podrán romper vuestra voluntad de victoria”, dijo a sus tropas. Hitler se hizo eco del sentimiento, calificando a Jarkov como “un punto de inflexión en la suerte de la batalla”, y concedió permisos adicionales a las formaciones que habían luchado allí.

Pero la campaña de Jarkov tuvo dos caras. Manstein demostró que era un maestro de la guerra, pero en muchos momentos la guerra le había dominado claramente. En la primera fase, el intento de relevar Stalingrado, se había visto impotente.

Tenía una sola división panzer, un recorrido de 90 millas y un frente que hacía aguas por todas partes. Asimismo, en la fase intermedia —la arremetida soviética hacia el oeste desde Stalingrado— los grupos de combate improvisados de Manstein y las desventuradas divisiones de la Luftwaffe tuvieron un impacto mínimo. Tuvo que ser paciente, esperar su momento y tapar cualquier agujero que los soviéticos hubieran hecho en el dique.

Como en la mayoría de las campañas, llegó el momento en que un individuo podía marcar la diferencia, y Manstein eligió el suyo con habilidad. Ideó un plan sencillo pero elegante, programó su golpe a la perfección y lo ejecutó sin miramientos.

Al final, consiguió lo que parecía imposible: restablecer el frente alemán en el sur, que había quedado abierto tras la debacle de Stalingrado. Y lo que es aún más notable, restableció ese frente casi al mismo nivel que tenía al comienzo de la campaña de 1942, antes de Stalingrado. El logro fue casi surrealista comparado con la desastrosa situación que había existido sólo unas semanas antes.

Fue la mayor victoria de Manstein, pero fue trágicamente incompleta. Al llegar a Jarkov, Manstein condujo a sus ejércitos con fuerza, impulsándolos a una larga y serpenteante línea a lo largo del río Donets —aproximadamente en el punto medio entre el Don, donde había comenzado la ofensiva soviética, y el Dnepr, donde había terminado.

Esto dejó a los alemanes en una posición avanzada de gran amplitud que no podrían mantener en el año siguiente. Manstein se dio cuenta de ello; también lo hicieron Hitler y el Estado Mayor.

El final de la campaña de invierno los encontró a todos sumidos en sus pensamientos, reflexionando sobre cómo mantener la iniciativa durante el resto de 1943.

Así que la gran victoria de Manstein no terminó en nada. Apenas cuatro meses después, en julio de 1943, la Wehrmacht lanzaría una ofensiva mal aconsejada y en inferioridad numérica, la Operación Ciudadela, dirigida a un gran bulto en la línea soviética alrededor de la ciudad de Kursk.

Hablamos de la batalla de Kursk. A pesar de toda la genialidad de Manstein, sólo había retrasado el desastre, y la victoria en Jarkov condujo inexorablemente a la derrota en Kursk.

El dominio alemán en la batalla de Jarkov fue una muestra de genio personal, una actuación virtuosa. Durante unas semanas, “el hombre” hizo que todo un frente bailara a su son.

Pero, como la guerra demostró en repetidas ocasiones, incluso el más grande de los generales debe ceder ante las limitaciones estratégicas, y las realidades del campo de batalla siempre se reafirman.