La Batalla de Iwo Jima

Iwo Jima es un pequeño punto en el Pacífico: tiene 7 kilómetros de largo y, en su punto más ancho, 4 kilómetros de ancho. Iwo es la palabra japonesa que significa azufre, y la isla está efectivamente llena de azufre. De las grietas de la tierra surge habitualmente una niebla sulfúrica amarilla, y la isla huele claramente a huevos podridos.

Localización geográfica de Iwo Jima

Desde que ganara la batalla de Saipán en el verano de 1944, el comandante de los bombarderos estadounidenses Curtis LeMay había estado planeando incursiones en las islas japonesas desde allí, y el primero de esos bombardeos tuvo lugar en noviembre de 1944. Sin embargo, los bombarderos se vieron amenazados por Iwo Jima de dos maneras.

Vista aérea de Iwo Jima
USMC Archives from Quantico, USA, Aerial View of Iwo Jima, 1945 (16781741957)CC BY 2.0

En primer lugar, los cazas Zero con base en Iwo Jima amenazaban físicamente a los bombarderos; en segundo lugar, Iwo Jima también actuaba como estación de alerta temprana para Japón, dando a Tokio dos horas de aviso antes de que los bombarderos estadounidenses alcanzaran sus objetivos. Además, los japoneses podían lanzar (y lanzaron) operaciones aéreas contra Saipán desde Iwo Jima.

Por último, los Estados Unidos podrían obtener un aeródromo adicional para futuras operaciones contra Japón si se lograba capturar Iwo Jima. En Filipinas, la operación en la isla de Leyte se retrasó ocho semanas debido a la falta de resistencia significativa, lo que abrió una ventana para una operación adicional. Así pues, se decidió la Operación Destacamento contra Iwo Jima.

Plan de invasión estadounidense de la isla de Iwo Jima

Los defensores al mando de Tadamichi Kuribayashi estaban preparados. El objetivo de la defensa de Iwo Jima era infligir graves bajas a las fuerzas aliadas y desalentar la invasión de Japón. Se esperaba que cada defensor muriera en defensa de la patria, llevándose 10 soldados enemigos en el proceso. Dentro del monte Suribachi y bajo las rocas, se construyeron 750 grandes instalaciones de defensa para albergar cañones, blocaos y hospitales.

Teniente General Tadamichi Kuribayashi
Dominio público, más información en Wikimedia Commons

Algunas de ellas tenían puertas de acero para proteger las piezas de artillería de su interior, y casi todas estaban conectadas por un total de 21 kilómetros de túneles. Sólo en el monte Suribachi había 1.000 entradas a cuevas y pastilleros. Dentro de ellas acechaban vigilantes 21.000 hombres. El contralmirante Toshinosuke Ichimaru, comandante de las Fuerzas Navales Especiales de Desembarco en Iwo Jima, escribió el siguiente poema al llegar a su búnker subterráneo:

Déjame caer como un pétalo de flor.

Que las bombas enemigas se dirijan a mí, y los proyectiles enemigos.

Márcame como su objetivo.

– Toshinosuke Ichimaru
Cañón de 37 mm disparando contra posiciones de cuevas en el monte Suribachi de Iwo Jima.
Dominio público, más información en Wikimedia Commons

Muchos años después, el escritor James Bradley, hijo de uno de los famosos izadores de la bandera (más adelante hablaremos del izamiento de la bandera), visitó la isla. Observó que los túneles eran extremadamente sofisticados. Algunas de las paredes estaban enlucidas, muchas de las habitaciones estaban bien ventiladas y en la sala del hospital las camas estaban meticulosamente talladas en las paredes de roca para aprovechar el espacio de forma eficiente.

Los estadounidenses sabían que los japoneses les esperaban, pero cuando los oficiales de campo vieron los informes de inteligencia, se quedaron asombrados por la cantidad de cañones que había en la isla. Puntos negros que representaban cañones de defensa costera, emplazamientos de artillería, cañones antitanque, blocaos, pastilleros y todo tipo de defensas cubrían toda la isla. Los servicios de inteligencia estadounidenses sólo detectaron la presencia de 12.000 japoneses, e incluso con esa cantidad grandemente subestimada, ya iba a ser un desembarco muy difícil.

El capitán Dave Severance, del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, comentó que al ver el mapa de inteligencia se asustó muchísimo. Para ablandar las defensas, a partir del 8 de diciembre de 1944, los bombarderos B-29 Superfortress y B-24 Liberator comenzaron a bombardear la isla. Durante 70 días, la Séptima Fuerza Aérea estadounidense lanzó 5.800 toneladas de bombas sobre la pequeña isla de Iwo Jima.

Holland Smith, el general de los marines a cargo de la operación de desembarco, sabía que incluso los bombardeos aéreos más impresionantes no serían suficientes, y solicitó 10 días de bombardeo naval antes de que sus marines atacaran las playas. Para su sorpresa y enfado, la Marina rechazó la petición. Debido a las limitaciones en la disponibilidad de buques, las dificultades de reposición de municiones y la pérdida del factor sorpresa, en palabras de la Marina, era imposible realizar un bombardeo prolongado. En su lugar, la Marina sólo proporcionaría un bombardeo de tres días.

Cuando el bombardeo comenzó el 16 de febrero, Smith se dio cuenta de que ni siquiera era un bombardeo completo de tres días. Las limitaciones de visibilidad debidas a las condiciones meteorológicas hicieron que los bombardeos del primer y tercer día fueran sólo de medio día. El vicealmirante Raymond Spruance le dijo a Smith que lamentaba la incapacidad de la Armada para adaptarse al máximo a los marines, pero que éstos debían ser capaces de salirse con la suya.

A las 02:00 de la mañana del 19 de febrero, los cañones de los acorazados señalaron el comienzo del Día D en Iwo Jima, seguido de un bombardeo de 100 bombarderos, al que siguió otra descarga de los cañones navales. El soldado de la Marina Jim Buchanan, de Portland (Oregón), se apoyó en la barandilla de su barco mientras observaba las impresionantes explosiones.

¿Crees que nos quedará algún japonés? Preguntó a su compañero de al lado. Poco sabía él que, si bien los 70 días de bombardeo aéreo, los 3 días de bombardeo naval y las horas de bombardeo previo a la invasión pusieron patas arriba cada centímetro de tierra de esta pequeña isla, los defensores no estaban en esta isla. Estaban dentro de ella. El enorme despliegue de fuegos artificiales sólo hizo una pequeña mella en los números de los defensores.

El bombardeo naval cesó a las 08:57, y a las 09:02, los primeros de los 30.000 marines de las 3ª, 4ª y 5ª Divisiones de Marines, bajo el V Cuerpo Anfibio, partieron en sus lanchas de desembarco. Llegaron a la playa 3 minutos después. No hubo incidentes. Estaban seguros de que los optimistas como Jim Buchanan debían estar en lo cierto, ya no quedaban japoneses contra los que luchar; las únicas bajas que se produjeron fueron por ahogamientos causados por una potente resaca.

Marines estadounidenses del Segundo Batallón, Vigésimo Séptimo Regimiento, esperan para avanzar hacia el interior de Iwo Jima, poco después de desembarcar el 19 de febrero de 1945. Un tractor anfibio LVT(A)-5 está en el fondo. Playa Roja Uno.
Dominio público, más información en Wikimedia Commons

Varias oleadas más de embarcaciones de desembarco llegaron a la playa y soltaron sus hombres, tanques y suministros de forma continuada en la siguiente hora, y fue más o menos entonces cuando llegaron los estruendos de los cañones japoneses. Siguiendo las instrucciones específicas de Kuribayashi, esperaron una hora a que la playa se abarrotase antes de que sonaran los cañones para que cada disparo infligiera el máximo daño a los estadounidenses.

El humo y el ruido ensordecedor llenaron de repente el universo, y los marines no tenían dónde esconderse, ya que la arena volcánica era demasiado blanda para cavar una trinchera adecuada. Lo único que podían hacer era avanzar; algunos de los que no pudieron avanzar fueron aplastados por los tanques que intentaban salir de la playa, al igual que los soldados.

El cabo de la Armada Roy Steinfort recuerda que, al llegar a la playa, se alegró inicialmente de ver que innumerables marines yacían tendidos defendiendo la cabeza de playa. No tardó en darse cuenta de que los hombres no estaban en posición prona; estaban todos muertos.

Unas frenéticas llamadas de radio informaron al cuartel general de operaciones: Todas las unidades inmovilizadas por la artillería y los morteros, Muchas bajas, Se está recibiendo un fuego intenso y se ha detenido el avance y El fuego de artillería más intenso jamás visto. Al caer el sol, los estadounidenses ya habían sufrido 2.420 bajas.

La primera noche, el clima fue un enemigo tan duro como los japoneses. Olas de metro y medio golpeaban la playa mientras los marines estadounidenses resistían el continuo bombardeo de la artillería japonesa.

Los 30.000 que sobrevivieron al desembarco inicial se enfrentaron a un intenso fuego procedente del monte Suribachi, en el extremo sur de la isla, y lucharon sobre un terreno inhóspito a medida que avanzaban; la áspera ceniza volcánica que no permitía ni pisar con seguridad ni cavar una trinchera.

Los marines avanzaron palmo a palmo, librando las batallas más violentas que habían experimentado hasta aquel momento. Parecía que no había heridas limpias; sólo fragmentos de cadáveres«, fue la declaración de William Manchester. A menudo, la única forma de distinguir un cuerpo americano de uno japonés era mirar las piernas de los cuerpos: las perneras japonesas eran de color caqui y las americanas de lona.

Metro a metro, los marines estadounidenses avanzaron hacia la base del monte Suribachi. Los disparos fueron ineficaces contra los japoneses, que estaban bien atrincherados, pero los lanzallamas y las granadas despejaron los búnkeres. Algunos de los estadounidenses cargaron demasiado rápido sin saberlo. Pensando que los puntos fuertes del enemigo habían sido superados, avanzaron, sólo para descubrir que los japoneses volvían a ocupar los mismos búnkeres y nidos de ametralladoras desde las salidas subterráneas y disparaban desde ellos por detrás.

Un operador de lanzallamas de la Compañía E, 2º Batallón de la 9ª Infantería de Marina, 3ª División de Marines, corre bajo el fuego enemigo en Iwo Jima.
Dominio público, más información en Wikimedia Commons
La lucha por conquistar las fortificaciones niponas en la isla fue sin cuartel y tuvo un coste altísimo en vidas humanas.
SevereFactor147th-inf-regt-in-combat-iwo-jima-bazooka-and-bar-team-040845-1-of-1CC BY-SA 4.0

El reportero Robert Sherrod señaló que el avance había sido nada menos que una pesadilla en el infierno…. [Los marines] murieron con la mayor violencia posible. En ningún lugar del Pacífico he visto cuerpos tan destrozados. Muchos fueron cortados por la mitad. Piernas y brazos yacían a quince metros de cualquier cuerpo.

El capellán Gage Hotaling, encargado de los entierros, recordaba que enterrábamos a cincuenta personas a la vez en parcelas arrasadas. No sabíamos si eran judíos, católicos o lo que fuera, así que decíamos un entierro general: os encomendamos a la tierra y a la misericordia de Dios Todopoderoso. Enterré a mil ochocientos chicos.

En medio de la batalla, el farmacéutico de segunda clase John Bradley, padre de James, un Corpsman de la Marina adscrito a los Marines, corría de un lado a otro para hacer lo que podía para salvar a los heridos. El segundo día de la batalla, corrió a través de un campo de fuego de ametralladoras y artillería hacia un marine que perdía sangre a un ritmo peligroso. Colocándose entre el marine y los japoneses, Bradley le administró los primeros auxilios y luego lo puso a salvo él solo. Por ello, más tarde se le concedió la Cruz de la Marina, pero nunca informó a su familia del honor. La muerte que había visto era demasiado para él.

Para alivio de los marines, los tanques llegaron finalmente el segundo día de la invasión. Protegidas por el grueso blindaje, las tropas estadounidenses pudieron por fin avanzar a cubierto mientras se dirigían a la base de la montaña.

La ayuda de los tanques fue inestimable en la batalla de Iwo Jima.
Dominio público, más información en Wikimedia Commons

El tercer día de la invasión fue tan duro en el monte Suribachi como el anterior, pero para algunos de los marines el día empezó peor de lo que podían imaginar. Se lanzaron aviones de ataque con base en portaaviones de la Armada para atacar las posiciones japonesas, pero las bombas cayeron cerca de las posiciones estadounidenses.

El capitán Severance intentó utilizar una frecuencia reservada a los altos mandos para avisar a la Marina del fuego amigo, y para su sorpresa le dijeron que saliera de la frecuencia. Afortunadamente, un coronel de campo escuchó la llamada de socorro y ordenó el cese de los bombardeos antes de que algún estadounidense resultara herido por sus propias bombas.

Finalmente, el 23 de febrero de 1945, la cumbre estaba al alcance de la mano, pero los estadounidenses aún no lo sabían. Se envió una patrulla de 41 hombres, el coronel Chandler Johnson dio al teniente que dirigía la patrulla una bandera. Si llegan a la cima, dijo, pónganla. Si fue la palabra que utilizó. ¡Condicional!

Paso a paso, la patrulla subió la montaña lenta y cuidadosamente, cada uno de ellos recordó más tarde que estaban convencidos de que iba a ser su fin, pero lo lograron. No sabían tampoco que eran observados por todos los ojos de la mitad sur de la isla, y también por algunos barcos.

Cuando llegaron a la cima, el teniente Schrier, el sargento de pelotón Ernest Thomas, el sargento Hansen, el cabo Lindberg y Louis Charlo izaron la bandera. Para su sorpresa, la isla rugió en vítores. El Secretario de la Marina, James Forrestal, que observaba desde un barco naval, afirmó emocionado que el izado de esa bandera en el Suribachi significa que habrá un Cuerpo de Marines para los próximos quinientos años.

Bandera de Estados Unidos izada sobre el Monte Suribachi
Dominio público, más información en Wikimedia Commons

Igualmente extasiado, el general Holland Smith coincidió con Forrestal en que la bandera debía ser el recuerdo del Secretario de la Marina. El coronel Chandler Johnson no podía creer la desmesurada exigencia de Forrestal a los esforzados marines que, en cambio, se merecían por derecho esa bandera, y decidió asegurar esa bandera lo antes posible. Ordenó a otra patrulla que subiera a la montaña para recuperar esa bandera antes de que Forrestal pudiera ponerle las manos encima. Y que sea más grande, dijo Johnson.

Sello conmemorativo de la victoria estadounidense en la batalla de Iwo Jima
Dominio público, más información en Wikimedia Commons

Y así, la segunda bandera subió. Los hombres encargados de llevar la bandera a la cima del Suribachi no le dieron mucha importancia a la misión; al fin y al cabo, sólo era una bandera de repuesto. Pero no sabían que, a cierta distancia de ellos, se encontraba el fotógrafo Joe Rosenthal, que estaba en el lugar en el momento adecuado para tomar la famosa fotografía Izado de la bandera en Iwo Jima. La fotografía fue el motor de una campaña de recaudación de bonos que batió récords en Estados Unidos tiempo después, y también le reportaría a Rosenthal un premio Pulitzer.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/transcoded/a/a2/Raising_the_Flag_on_Iwo_Jima_%28color%29.ogv/Raising_the_Flag_on_Iwo_Jima_%28color%29.ogv.240p.webm
Vídeo del izamiento de la bandera de Estados Unidos en Iwo Jima.
Dominio público (Wikimedia Commons)

El teniente primero Barber Conable, de los Marines de Estados Unidos, que más tarde se convertiría en el presidente del Banco Mundial, se despertó incrédulo cuando vio la segunda bandera ondeando sobre el monte Suribachi. Lo recordó así:

Era la primera vez que entraba en combate y todos estábamos aterrorizados. Alguien saltó a mi trinchera y juró: “no era así en Bougainville”. El oficial al que más admiro, el hombre de la trinchera de al lado, un sargento al que conocía, todos murieron. Mi oído está dañado hasta el día de hoy…. Un mayor vino a buscar un sitio para un cementerio y fue disparado por un francotirador…. Tuve suerte…. Cuando se enteró (del izado de la bandera), Rosa de Rokio dijo que la bandera de la montaña sería arrojada al mar. No había dormido durante más de sesenta horas, así que no vi cómo la izaban, y fue maravilloso despertarme. Debo decir que me puse a llorar cuando lo vi.

– Barber Conable

Una vez asegurada la zona de desembarco, desembarcaron más marines y equipo pesado y la invasión se dirigió hacia el norte para capturar los campos de aviación y el resto de la isla. Con su habitual valentía, la mayoría de los soldados japoneses lucharon hasta la muerte. De los 21.000 defensores, sólo 1.000 fueron hechos prisioneros.

Las fuerzas aliadas sufrieron 25.000 bajas, con casi 7.000 muertos. Más de 1/4 de las medallas de honor concedidas a los marines en la Segunda Guerra Mundial se otorgaron por su conducta en la invasión de Iwo Jima.

La isla de Iwo Jima fue declarada conquistada por Chester Nimitz el 14 de marzo de 1945, señalando que todos los poderes de gobierno del Imperio Japonés en estas islas quedan suspendidos. Sin embargo, hizo la declaración demasiado pronto, ya que los combates no habían cesado en absoluto en la isla. ¿A quién cree el almirante que está engañando?, gritó el soldado de la Marina Bob Campbell. ¡Todavía nos están matando!

El 16 de marzo, el general Schmidt declaró segura la isla; los combates aún no habían terminado para entonces, pero Kuribayashi sabía que se acercaba el final. El mismo día de la declaración de Schmidt, Kuribayashi comunicó por radio a Tokio que la batalla se acerca a su fin.

El 21 de marzo, Kuribayashi informó que no hemos comido ni bebido durante cinco días, pero nuestro espíritu de lucha sigue siendo alto. Un día después, mientras sus últimos soldados caían a su alrededor, comunicó por radio lo que serían sus últimas palabras en los registros oficiales: Los efectivos bajo mi mando son ahora unos cuatrocientos. Los tanques nos están atacando. El enemigo ha sugerido que nos rindamos a través de un altavoz, pero nuestros oficiales y hombres se han reído y no han hecho caso.

Es probable que Kuribayashi fuera asesinado ese mismo día, pero su cuerpo nunca fue encontrado. Estados Unidos declaró oficialmente segura la isla el 26 de marzo, doce días después de la declaración inicial de Nimitz.

Dan van der Vat comentó la operación:

Si la captura de Iwo Jima era necesaria, seguramente algunos estadounidenses tenían que sufrir y morir. Pero las bajas no tenían por qué ascender al 30 por ciento entre las fuerzas de desembarco, a no menos del 75 por ciento en las unidades de infantería de la Cuarta y Quinta divisiones de Marines, a 4.900 muertos en la isla, y a 1.900 desaparecidos o fallecidos más tarde por las heridas, y a 19.200 supervivientes estadounidenses heridos.

– Dan van der Vat

En resumen, en Iwo Jima se produjo la única batalla importante de toda la Campaña del Pacífico en la que las bajas estadounidenses superaron a los muertos japoneses. Todas las vidas perdidas, en ambos lados de la batalla, por un puñado de kilómetros cuadrados. Por ello, el almirante Richmond Turner fue criticado por la prensa estadounidense por desperdiciar las vidas de sus hombres. Sin embargo, al final de la guerra, Iwo Jima parecía haber salvado también a muchos estadounidenses. En Iwo Jima se produjeron 2.400 aterrizajes de B-29, muchos de ellos en condiciones de emergencia que, de otro modo, podrían haber terminado en tragedia en alta mar.

El Monumento de Guerra del Cuerpo de Marines de EE. UU. de Arlington (Virginia), situado a las afueras de Washington y junto al Cementerio Nacional de Arlington, conmemora a todos los marines estadounidenses con una estatua de la famosa fotografía de Iwo Jima. Un honor ganado a pulso y con un coste altísimo, sin duda.

Dominio público, más información en Wikimedia Commons

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *