La Batalla del Estuario del Escalda

“La captura de los accesos a Amberes fue una operación difícil”, recordaba Dwight Eisenhower en sus memorias. Sin embargo, era muy necesaria como otro puerto para la guerra de suministros que los Aliados estaban librando a finales de 1944.

Tras el retraso inicial, los avances aliados superaban con creces las previsiones iniciales, lo que resultaba agridulce, ya que los suministros simplemente no podían seguir el ritmo del rápido avance de las tropas.

La situación se agravó después de que el mal tiempo del 19 de junio de 1944 dañara los puertos de la zona de Normandía. La toma de Amberes (Bélgica) el 4 de septiembre de 1944 no supuso aún un alivio para la situación de los suministros, ya que los accesos a Amberes, el estuario del Escalda, seguían bajo control alemán.

Las tropas de la Commonwealth al mando del Teniente General Guy Simonds recibieron la tarea de asegurar el Estuario del Escalda. Bajo el mando de Simonds estaba el 1º Ejército canadiense, formado por el 1º Cuerpo británico y el 2º Cuerpo canadiense (con una división blindada polaca y dos divisiones británicas).

El terreno de esta región de los Países Bajos y Bélgica favorecía a los defensores. Los pantanos del sur impedían el movimiento, el istmo de Beveland del Sur era fácilmente defendible y la isla de Walcheren era una fortaleza insular.

Defendiendo este terreno estaba el 15º Ejército Alemán del General Gustav-Adolf von Zangen. El 15º Ejército alemán fue derrotado y perseguido por los Aliados durante la campaña de Amberes, pero un fallo de estrategia interrumpió la persecución, dando a las tropas alemanas el tiempo necesario para fortificar aún más la zona.

Este fracaso estratégico se atribuyó en gran medida a Bernard Montgomery, que retiró hombres y recursos de la región de Amberes para la fallida Operación Market Garden. “Si no hubiera intentado la operación de Arnhem”, dijo Eisenhower, “posiblemente hubiéramos podido comenzar el ataque de Walcheren unas dos o tres semanas antes”

Para preparar la operación contra las fuerzas alemanas en la región, a finales de septiembre de 1944 la 4ª División Blindada canadiense se dirigió contra la ciudad holandesa de Breskens, mientras que la 1ª División Blindada polaca se dirigió a la frontera holandesa-belga al norte y al este de Amberes.

Sur de Beveland

El 2 de octubre, la 2ª División de Infantería canadiense marchó al norte de Amberes hacia Beveland Sur, y se encontró con la resistencia alemana cuatro días después. Las tropas alemanas tomaron terrenos elevados encima de los diques que rodeaban el estuario, y causaron grandes pérdidas entre las tropas aliadas que lucharon desde terrenos inundados bajos y abiertos.

El 13 de octubre, “Viernes Negro”, el Batallón de la Guardia Negra de la 5ª Brigada de Infantería canadiense se enfrentó a un contraataque alemán especialmente duro y fue casi aniquilado por completo. Tras diez días de lucha, el 16 de octubre de 1944 tomaron Woensdrecht, una ciudad fundamental en la toma del istmo.

Dos semanas después, una combinación de maniobras terrestres y anfibias atacó las posiciones alemanas en el istmo. Tras otra semana de intensos combates, las tropas canadienses aseguraron la parte oriental del istmo el 24 de octubre. El sur de Beveland quedó asegurado a finales de mes tras la ofensiva de la Operación Vitality.

Durante la campaña por Beveland Sur, Bernard Montgomery movió su Segundo Ejército británico contra las posiciones alemanas en otros lugares de los Países Bajos, aislando con éxito la región del Estuario del Escalda de los refuerzos o contraataques alemanes exteriores.

Las marismas del sur

Las marismas al sur del Estuario del Escalda estaban defendidas por las tropas alemanas en una zona que los Aliados denominaron la bolsa de Breskens.

Este terreno suponía la mayor amenaza para el avance de las tropas aliadas, ya que los campos inundados no sólo frenaban a los atacantes, sino que también proporcionaban cobertura a las tropas alemanas defensoras tanto de los reconocimientos terrestres como aéreos.

La 7ª Brigada de la 3ª División de Infantería canadiense se desplazó a través del Canal de Leopold, mientras que la 9ª Brigada montó un ataque anfibio en la costa norte el 6 de octubre; las dos brigadas canadienses aseguraron la zona cerca de la carretera de Aardenburg para el 12 de octubre.

Mientras tanto, las 8ª y 9ª Brigadas ejercieron presión desde diferentes direcciones para abrumar a los alemanes en la bolsa. Esta operación se denominó Operación Switchback, y terminó el 3 de noviembre tras asegurar Knokke y Zeebrugge, eliminando la amenaza alemana en la costa sur del estuario del Escalda.

Walcheren

La isla fortaleza de Walcheren fue atacada desde el aire, con aviones de la Real Fuerza Aérea Británica apuntando a los diques, inundando la isla.

La inundación dificultó el movimiento alemán, y también elevó el nivel de las aguas para que los Aliados pudieran disponer de aguas más profundas para una operación anfibia.

Como predijo Eisenhower, la captura de esta isla “requería una operación conjunta naval, aérea y terrestre”, y se ejemplificó con esta exitosa coordinación entre bombarderos y tropas terrestres. El 31 de octubre, las tropas canadienses atacaron a través de la única calzada entre Walcheren y Beveland Sur, apoyadas por un asalto anfibio el 1 de noviembre desde el sur a través del estuario. El 6 de noviembre cayó la capital de la isla, Middelburg, y la isla fue declarada segura dos días después.

Tras un mes de combates, la victoria aliada tuvo un alto coste de 12.873 bajas entre los veteranos de Falaise y Caen, la mitad de ellas canadienses. Mientras tanto, los vencedores capturaron 41.043 prisioneros.

Con las fuerzas hostiles desalojadas de la zona, por fin pudieron comenzar las operaciones de limpieza de minas, que llevaban mucho tiempo. Amberes se abrió como puerto aliado el 28 de noviembre: “El fin del nazismo estaba a la vista cuando el primer barco subió el Escalda sin ser molestado”, dijo Eisenhower.

Este primer barco que llegó a Amberes fue, apropiadamente, el carguero de construcción canadiense Fort Cataraqui. La gallardía que los soldados canadienses habían demostrado en medio de feroces combates se ganó el máximo respeto de Montgomery.

“Los canadienses han demostrado ser magníficos luchadores. Despejar el Escalda era un trabajo que sólo podía ser realizado por tropas de primera categoría. Las tropas de segunda categoría habrían fracasado”

Antes de que terminara la operación del estuario, las armas alemanas V-1 y V-2 empezaron a atacar la ciudad portuaria de Amberes. Sobre todo las V-2 causaron daños considerables en la ciudad, interrumpiendo las comunicaciones.

Sin embargo, los ciudadanos de Amberes “soportaron estos ataques sin inmutarse”, recordó Eisenhower. A pesar de las graves muertes de civiles, los ciudadanos belgas ayudaron sin reservas a transformar Amberes en “el baluarte del norte de todo el sistema logístico [de los Aliados]”