La Batalla de Dieppe

Justo antes de las 5 de la mañana del 19 de agosto de 1942, las fuerzas aliadas lanzaron una incursión marítima en el puerto de Dieppe, ocupado por los alemanes, en la costa norte de Francia. A esa operación se la conoce como batalla de Dieppe, desembarco de Dieppe o asalto a Dieppe.

Resultó ser una de las misiones más desastrosas de la Segunda Guerra Mundial. En diez horas, de los 6.086 hombres que desembarcaron, 3.623 murieron, fueron heridos o se convirtieron en prisioneros de guerra.

Objetivo

Con Alemania operando en lo más profundo de la Unión Soviética, los rusos instaron a los aliados a que les ayudaran a aliviar la presión abriendo un segundo frente en el noroeste de Europa.

Simultáneamente, el contralmirante Louis Mountbatten, quería dar a sus tropas la experiencia práctica de un desembarco en la playa, contra una oposición real. Así, Winston Churchill decidió que se llevara a cabo una rápida incursión en Dieppe, la “Operación Rutter”.

En este momento de la guerra, las fuerzas aliadas no eran lo suficientemente fuertes como para montar una invasión a gran escala de Europa Occidental, así que en su lugar, decidieron llevar a cabo una incursión en el puerto francés de Dieppe.

Esto también les daría la oportunidad de probar nuevos equipos, y de ganar experiencia y conocimientos para planificar un mayor asalto anfibio en el futuro, que sería necesario para derrotar a Alemania.

El mal tiempo de julio impidió que la Operación Rutter se pusiera en marcha entonces, pero a pesar de que muchas personas implicadas en la planificación querían abandonar el asalto, la operación continuó, bajo el nuevo nombre en clave “Operación Jubilee”.

El factor sorpresa

La incursión comenzó a las 4:50 de la mañana, con la participación de unos 6.086 hombres (unos 5.000 de ellos canadienses). El asalto inicial consistió en atacar las principales baterías costeras, como Varengeville, Pourville, Puys y Berneval.

Estos ataques iniciales se diseñaron para distraer a los alemanes de la operación “principal”, y fueron llevados a cabo por el Comando Número 4, el Regimiento del Sur de Saskatchewan y los Queen’s Own Cameron Highlanders de Canadá, el Regimiento Real de Canadá y el Comando Número 3 respectivamente.

El plan se basaba en gran medida en el elemento sorpresa. Sin embargo, éste se frustró cuando los soldados fueron vistos antes, a las 3:48 horas, con algunos intercambios de disparos y la alerta de las defensas costeras alemanas.

A pesar de ello, el comando número 4 consiguió asaltar la batería de Varengeville. Esta fue una de las únicas partes exitosas de toda la misión.

Cuando el Regimiento Real de Canadá atacó posteriormente Puys, sólo 60 de los 543 hombres sobrevivieron.

Todo va mal

Hacia las 5:15 de la mañana comenzó el asalto principal, con las tropas atacando la ciudad y el puerto de Dieppe. Fue entonces cuando comenzaron a desarrollarse los principales acontecimientos catastróficos.

El ataque estaba dirigido por el Regimiento Escocés de Essex y la Real Infantería Ligera de Hamilton, y se suponía que iba a ser apoyado por el 14º Regimiento Blindado Canadiense. Sin embargo, se presentaron con retraso, dejando a los dos regimientos de infantería que atacaran sin ningún apoyo blindado.

Esto les dejó expuestos a un intenso fuego de ametralladora desde los emplazamientos excavados en un acantilado cercano, lo que significó que no pudieron superar el dique y otros obstáculos importantes.

Cuando los tanques canadienses llegaron, sólo 29 llegaron a la playa. Las orugas de los tanques no eran capaces de hacer frente a las playas de guijarros, y pronto empezaron a desprenderse, dejando 12 tanques varados y expuestos al fuego enemigo, lo que provocó muchas pérdidas.

Además, dos de los tanques se hundieron, dejando sólo 15 de ellos para intentar atravesar el malecón y seguir hacia la ciudad. Debido a los numerosos obstáculos de hormigón en las estrechas calles del camino, los tanques nunca llegaron tan lejos y se vieron obligados a regresar a la playa.

Todas las tripulaciones que desembarcaron eran efectivamente blancos fáciles, y fueron asesinadas o capturadas por el enemigo.

Caos y retirada

El general de división canadiense Roberts no pudo ver lo que ocurría en la playa debido a la cortina de humo que habían colocado los barcos para ayudar a la misión. Sin ser consciente del caos y actuando con información incorrecta, decidió enviar a las dos unidades de reserva, los Fusileros de Mont-Royal y los Marines Reales, pero esto resultó ser un error fatal.

Después de que los Fusileros hicieran su entrada, se vieron inmediatamente sometidos a un intenso fuego de ametralladora y quedaron inmovilizados bajo los acantilados. Posteriormente se envió a los Royal Marines para que les apoyaran, pero como ésta no era la intención original, tuvieron que ser informados de nuevo rápidamente. Se les dijo que se trasladaran de las lanchas cañoneras y las lanchas motoras a las lanchas de desembarco.

Se produjo un caos total y absoluto en la aproximación, con la mayoría de las lanchas de desembarco destruidas por el fuego enemigo. A las 11 de la mañana se dio la orden de abortar la misión.

Lecciones aprendidas

El Raid de Dieppe fue una clara lección sobre cómo no llevar a cabo desembarcos en la playa. Los fracasos y las lecciones aprendidas de él afectaron en gran medida a la planificación y las operaciones del posterior desembarco de Normandía, unos dos años después, y en última instancia contribuyeron al éxito del Día D.

Por ejemplo, el Asalto a Dieppe demostró la necesidad de una mayor potencia de fuego, que debía incluir también el bombardeo aéreo, un blindaje adecuado y la necesidad de apoyo de fuego cuando los soldados cruzaran la línea de flotación (el lugar más peligroso de la playa).

Estas valiosas lecciones para la exitosa invasión del Día D en 1944 salvaron innumerables vidas en esa trascendental ofensiva, que creó un punto de apoyo en el continente para los Aliados.

Sin embargo, eso fue poco consuelo para los miles de hombres que murieron ese día, y se sigue debatiendo si la incursión fue simplemente una matanza inútil tras una mala preparación. El fracaso de la batalla de Dieppe para los Aliados fue una de las lecciones más duras y costosas de toda la Segunda Guerra Mundial.