La Batalla del Cabo Norte

La batalla del Cabo Norte fue el resultado de la operación de la Kriegsmarine alemana conocida como Unternehmen Ostfront el 25 y 26 de diciembre de 1943 en la guerra naval de la Segunda Guerra Mundial.

El objetivo de la operación era interceptar el convoy británico del Mar del Norte JW 55B, que se dirigía a Murmansk en la Unión Soviética. La operación terminó con el hundimiento del acorazado alemán Scharnhorst el 26 de diciembre de 1943 en el Mar del Norte, frente a la costa de Noruega.

Antecedentes

El 12 de diciembre de 1943, el convoy JW.55 A zarpó de Loch Ewe, formado por 19 buques con la protección cercana de dos destructores y tres corbetas, y contaba con un grupo de escolta de ocho destructores.

La Fuerza 1, con los cruceros HMS Belfast, HMS Sheffield y HMS Norfolk al mando del Vicealmirante Robert Burnett, se encontraba en las proximidades del convoy como otro grupo de cobertura.

Otro grupo de seguridad, la Fuerza 2, bajo el mando del comandante en jefe de la Flota Interior, el almirante Bruce Fraser, formado por el acorazado HMS Duke of York, el crucero HMS Jamaica y los destructores HMS Saumarez, HMS Savage, HMS Scorpion y HNoMS Stord, ya había llegado al fiordo de Kola el 16 de diciembre.

Los submarinos U 638, U 387 y U 354 informaron de encuentros con buques de escolta durante la noche del 16 al 17 de diciembre, sin acercarse al presunto convoy.

Durante una reunión informativa en el cuartel general del Führer los días 19 y 20 de diciembre, el almirante Karl Dönitz obtuvo permiso de Adolf Hitler para desplegar el grupo de combate en el Altafjord con el Scharnhorst y los destructores Z 29, Z 30, Z 33, Z 34 y Z 38 contra el siguiente convoy, siempre que hubiera posibilidades de éxito.

El 20 de diciembre, el convoy JW.55 A, escoltado por la Fuerza 1, entró en el fiordo de Kola. Ese mismo día, el convoy JW.55 B salió de Loch Ewe.

Constaba de 19 buques, 17 de los cuales eran cargueros y dos petroleros, con una protección cercana de dos corbetas y dos dragaminas y una protección lejana de dos destructores, dos corbetas y un dragaminas.

Estos últimos fueron relevados en la tarde del 22 de diciembre por los ocho destructores de la flota del Grupo de Escolta que se dirigían a Islandia y que ya habían asegurado el convoy JW.55 A.

A las 10:45 del 22 de diciembre, un Ju 88 alemán avistó el convoy. Al mediodía del 23 de diciembre, se recibieron nuevos informes del reconocimiento aéreo lanzado por la mañana, que consistía en seis Fw 200, tres Ju 88 y dos BV 138.

Esto proporcionó al bando alemán una imagen relativamente precisa del tamaño del convoy y de su rumbo. Los británicos se dieron cuenta de los aviones de reconocimiento alemanes y les dispararon fuego antiaéreo varias veces.

Entretanto, la Fuerza2 había llegado a Akureyri, en Islandia, para engrasar la mañana del 23 de diciembre y cubrir el nuevo convoy al día siguiente, mientras que la Fuerza 1 iba detrás del convoy vacío RA.55 A en dirección oeste.

Poco antes de la medianoche, Fraser abandonó el fiordo islandés con la Fuerza 2 y corrió a toda velocidad detrás del convoy JW.55 B, después de que le informaran desde allí de la presencia de aviones alemanes.

El 24 de diciembre, cuatro Fw 200 y dos Ju 88 despegaron a las 9 de la mañana, informando de varios avistamientos del convoy durante el día. Sin embargo, no se detectaron los grupos de fusibles de Fuerza 1 y Fuerza 2, ni el convoy RA.55 A en dirección oeste.

El grupo de reconocimiento Eisenbart, formado por ocho submarinos, se posicionó entre la Isla del Oso y el Cabo Norte de tal manera que debía ser alcanzado por el convoy al anochecer del 25 de diciembre.

Como el almirante Fraser debía esperar un ataque debido a los aviones de reconocimiento alemanes avistados, rompió el silencio de radio a las 13:25 horas y ordenó al convoy que diera la vuelta durante tres horas para acortar la distancia con su Fuerza 2 de seguimiento.

Aunque este mensaje de radio fue recibido por cuatro estaciones radiogoniométricas alemanas, no se realizó el correspondiente reconocimiento aéreo.

A las 9:01 horas del 25 de diciembre, el U 601 del Grupo Eisenbart informó de su primer avistamiento del convoy.

Aunque el submarino se dirigía hacia el destructor HMS Whitehall, pudo enviar señales de retención de tanteo hasta las 14:10, a pesar de varios ataques de destructores, y luego seguir informando de sondeos hasta el final de la tarde. Uno de los tres BV 138 también dio repetidos avistamientos desde las 10:08 a pesar del fuego antiaéreo.

A las 14:33, el Gruppe Nord/Flotte emitió la señal preparada Frente Este 25 de septiembre, que llegó al Kampfgruppe a las 16:37 con el añadido de las 17:00.

En una reunión del mando de guerra naval con el almirante Dönitz a las 15:00 horas, se llegó a la conclusión de que tenía sentido un despliegue del Kampfgruppe, incluido el Scharnhorst, contra el convoy. A las 19:25, Dönitz emitió la correspondiente orden operativa por radio, que estuvo a disposición del Gruppe Nord/Flotte a las 20:09.

A las 19:01, cuando el almirante Erich Bey llegó para sustituir a Oskar Kummetz, que estaba de permiso, se levó el ancla, a pesar de que el tiempo se estaba deteriorando y el reconocimiento de vuelos parecía poco probable para el día siguiente. Además, como desventaja adicional, el Scharnhorst llevaba a bordo unos 80 cadetes de mar recién asignados y 100 reclutas sin formación.

Acción

A las 21:16, de nuevo a las 22:15 debido a las dificultades de transmisión, y de nuevo alrededor de la medianoche, el almirante Bey emitió mensajes de radio al Grupo de la Flota Norte, señalando el mal tiempo y las consiguientes posibilidades operativas limitadas de los destructores.

Posiblemente esperaba la orden de abandonar la operación, pero sus mensajes de radio no llegaron al Grupo Norte/Flota hasta las 2:19 horas y no al Mando de Guerra Naval hasta las 3:56 horas debido a la complicada transmisión. En la Z 38 hubo varias bajas debido al oleaje durante el asalto.

A las 23:04, la unidad alemana que corría hacia el noroeste, los cinco destructores de la 4ª Flotilla de Destructores bajo el mando del capitán zur See Rolf Johannesson, agrupados en forma de abanico frente al Scharnhorst, alcanzaron “Point Lucie” frente al estrecho de Söröja con mar gruesa y nieve torrencial. Bey giró ahora a 10° hacia el punto de encuentro previsto con el convoy.

Hacia la medianoche, el mensaje de radio enviado por Dönitz a las 19:25 llegó al Scharnhorst. A las 01:37, llegó otro mensaje de radio: “Si los destructores no pueden mantener el mar, la ejecución viene después del tipo de guerra de cruceros con el Scharnhorst solo. Decisión del comandante” Se supone que este mensaje de radio se entendió erróneamente como una respuesta a los propios mensajes de radio que se habían enviado.

A las 03:19 el almirante Fraser, a bordo del Duque de York, recibió la noticia inequívoca del Almirantazgo de la partida del Scharnhorst. El reconocimiento de radio británico había captado las transmisiones de radio de los alemanes, y un agente británico de Noruega también informó de la salida del acorazado.

Fraser ordenó entonces que el convoy RA.55 A en dirección oeste girara hacia el norte a las 04:01 y que cuatro de sus destructores del convoy se retiraran para reforzar el convoy JW.55 B en dirección este.

Dio a este último la orden de dirigirse en dirección contraria durante tres horas, y la Fuerza 1 debía unirse al convoy a máxima velocidad, que ahora se dirigía al noreste. Este mensaje de radio no fue recibido por la parte alemana.

Hacia las 7:00 horas, el convoy debería haber aparecido frente a los barcos alemanes, por lo que el almirante Bey hizo que sus destructores formaran una franja de reconocimiento muy espaciada en ese momento.

Entre las 8:20 y las 9:30, los destructores alemanes y el convoy se cruzaron sin ser detectados a una distancia relativamente corta en la oscuridad de la tormenta y la nevada.

El equipo de medición por radio alemán se desconectó porque se temía que el enemigo pudiera orientarse sobre el barco a través de las ondas de radar emitidas. Por lo tanto, la orden operativa de Bey era: “Equipos de medición y observación de radio sólo por encargo”

Primera batalla

Mientras tanto, desde el sureste, la Fuerza 1 se acercaba al Scharnhorst. A las 8:40 sus radares captaron el acorazado alemán a 33 kilómetros, y a las 9:21 fue avistado desde el Sheffield. Iba en dirección contraria, de lo que se deduce que el dispositivo de medición por radio del Scharnhorst se había encendido previamente y reaccionó en consecuencia.

Desde las 9:24 hasta las 9:29, el Sheffield y el Norfolk dispararon bengalas. Entonces, a pesar de la escasa visibilidad, el Norfolk abrió fuego con el radar de control de incendios. El Scharnhorst giró hacia el oeste y devolvió el fuego sólo con su torreta de popa. Los otros dos cruceros británicos no pudieron intervenir.

Un proyectil del Norfol impactó en la cubierta de la batería de la División IX sin detonar, pero el otro destruyó el radiómetro de la marquesina de proa y mató al personal de la radio. Esto significaba que la medición por radio ya no era posible en un sector delantero de 70°. Además, el alcance del radiómetro de popa restante era de sólo 6 nm, frente a los 10 nm del de proa.

A las 9:40, el Norfolk dejó de disparar. A las 9:46, Bey informó de su enfrentamiento con un crucero en un mensaje de radio a Dönitz. Mientras tanto, había girado hacia el sur en rumbo este con el Scharnhorst y a las 9:55 cambió a rumbo noreste y poco después a rumbo norte a 30 nudos hacia el convoy. En el rango extremo del radar británico, este cambio de rumbo se detectó igualmente.

Así que Burnett también se dirigió al noroeste para proteger el convoy allí. Poco después de las 10 de la mañana, llegó un informe al Scharnhorst procedente del U 277, que había avistado accidentalmente al convoy que se dirigía al norte.

A las 10:27 horas, Bey ordenó a los destructores que marchaban a gran distancia con rumbo suroeste que emprendieran un rumbo contrario, tras lo cual cada uno de ellos dio marcha atrás, pero estos avances tampoco sirvieron de nada.

A las 10:30 Burnett perdió el contacto por radar con el Scharnhorst, a las 10:50 los cuatro destructores HMS Musketeer, HMS Matchless, HMS Opportune y HMS Virago de la 36ª División de Destructores, procedentes del convoy RA.55 A, se unieron a su formación.

A las 11:00 horas localizó el convoy, que se dirigía al noreste desde las 10:30 horas, y a las 11:25 horas se dirigió al noreste para proteger el convoy contra Scharnhorst, que sospechaba que estaba al este.

A las 10 de la mañana, el convoy de Fraser fue visto por un avión de reconocimiento alemán al oeste. Sin embargo, poco después de las 12:00, el Scharnhorst giró hacia el suroeste para seguir buscando el convoy.

Esta última se dirigió al sureste casi simultáneamente, mientras que la Fuerza 1 se dirigió al este para interceptar al Scharnhorst.

Segunda batalla

Con una visibilidad todavía escasa y un mar muy agitado, el radar del Belfast detectó al Scharnhorst a las 12:05 a una distancia de 27,9 km. A las 12:23, el Sheffield avistó visualmente al enemigo a 10,1 km, tras lo cual Burnett tomó un rumbo hacia el norte para aplicar los flancos. En el otro lado, el radiómetro del Scharnhorst, aún intacto, también detectó la formación enemiga.

A las 12:24, ambos bandos abrieron fuego. A las 12:27, el Norfolk recibió un impacto en la barbeta de la torreta C, que falló. Un fallo en el centro del barco hizo que los radares fallaran. El Sheffield recibió impactos cercanos que provocaron daños por fragmentos. Los informes sobre los daños del Scharnhorst en esta sección varían mucho.

A las 12:28 p.m., el Scharnhorst, disparando con su torreta de popa, giró hacia el sureste. El ataque con torpedos de los destructores no se materializó. A las 12:41 p.m., los cruceros, más lentos por el fuerte oleaje, tuvieron que dejar de disparar.

Les siguieron a toda velocidad, y el Belfast comunicó por radio la ubicación del Scharnhorst, aún captada por su radar, a la Fuerza 2 de Fraser sin que ésta tuviera que romper el silencio radiofónico.

A las 13:42 la flotilla de destructores alemanes recibió la orden del almirante de interrumpir la búsqueda del convoy, y hacia las 14:00 Bey ordenó la entrada de los destructores.

En el Scharnhorst se ordenó al mismo tiempo una pausa en la acción. A las 14:50, Bey informó a la tripulación de la flota reportada en el oeste e instó a aumentar la alerta. A las 15:00 horas, se tomó el almuerzo.

Batalla final

A las 16:17, el radar del Duque de York que se acercaba desde el suroeste captó al Scharnhorst a una distancia de 41,6 km. A las 16:32, la radio de control de fuego captó el objetivo a una distancia de 27,2 km.

A las 16:42, el Scharnhorst viró ligeramente hacia el suroeste cuando su radiotelémetro de popa, aún intacto, fijó al enemigo. A las 16:47 el Belfast disparó proyectiles iluminadores y a las 16:48 el Duque de York abrió fuego con sus diez cañones de 35,6 cm a 11 km. La Jamaica siguió inmediatamente después.

El Scharnhorst, cuyas torretas aún no habían girado, giró inmediatamente hacia el norte y luego se alejó hacia el este. La Fuerza 1 siguió hacia el norte, la Fuerza 2 hacia el sur. El barco alemán recibió varios impactos. Sin embargo, el Belfast y el Norfolk tuvieron que dejar de disparar después de 25 minutos, mientras que el Sheffield se había quedado atrás antes debido a los daños causados por el agua.

Un impacto en la cámara de munición de la torreta A la dejó fuera de combate, y un poco más tarde la torreta B también falló temporalmente debido al desarrollo de humo. El Duque de York, que también recibió algunos impactos, dejó de disparar a las 18:24 cuando el alcance aumentó a 20 km.

A las 18:30, el Scharnhorst, cuya velocidad había bajado temporalmente a 8 nudos como consecuencia de un golpe, volvió a alcanzar los 26 nudos.

A las 18:40, los destructores de 30 nudos Savage y Saumarez se acercaron por babor a 9,1 km, pero fueron rechazados. Sin embargo, en el lado de estribor, los destructores Scorpion y Stord consiguieron acercarse a 1,9 y 1,6 km respectivamente al amparo de la oscuridad y lanzaron ocho torpedos cada uno.

El Scharnhorst siguió con el Hartruder un rumbo hacia el sur, de modo que sólo impactó un torpedo del Scorpion. Sin embargo, con esta maniobra puso al Savage y al Saumarez en buena posición de tiro a las 18:50. El Savage disparó ocho torpedos a lo largo de 3,2 km, tres de los cuales impactaron. El Saumarez, a pesar del intenso fuego, disparó cuatro torpedos a lo largo de 1,5 km, uno de los cuales impactó. El Saumarez fue alcanzado, su sistema de control de fuego falló y su velocidad bajó a diez nudos.

El Scharnhorst seguía funcionando a unos 20 nudos a pesar de los impactos de los torpedos. Sin embargo, a las 19:01, el Duque de York, que había subido de nuevo, pudo reabrir el fuego a 9,7 km con su artillería pesada.

En 28 minutos, el Scharnhorst recibió al menos diez impactos fuertes. A las 19:11 el Scharnhorst sólo podía correr a diez nudos, el barco estaba en llamas y un poco más tarde se disparó el suministro de munición de la artillería pesada.

Como el durísimo barco seguía contraatacando con artillería media, el almirante Fraser ordenó nuevos ataques con torpedos. Hacia las 19:30, a 3,5 km, los cruceros Belfast dispararon tres y Jamaica seis torpedos, tres de los cuales impactaron.

Entre las 19:31 y las 19:34 los destructores Opportune y Virago, situados a estribor del Scharnhorst, dispararon ocho y siete torpedos respectivamente a 2,0 y 2,6 km contra el buque, que seguía navegando a unos 5 nudos, logrando cinco impactos.

Desde la banda de babor llegaban ahora Musketeer y Matchless. El primero disparó cuatro torpedos a las 19:33 a 9 km, dos de los cuales impactaron, mientras que el Matchless no disparó debido a un defecto.

Mientras tanto, a bordo del Scharnhorst, se destruyó el equipo y se pusieron los chalecos salvavidas. A las 19:45, volcó lentamente a estribor y se volcó sobre sí mismo antes de hundirse a la luz de las bengalas enemigas.

A las 19:48 el Belfast recibió otro ataque con torpedos, pero el Scharnhorst ya se había hundido. El lugar del hundimiento estaba a 72° 16′ de latitud norte y 28° 41′ de longitud este. A las 20:40 Belfast, Norfolk y la mayoría de los destructores estaban buscando supervivientes. El Scorpion recuperó 30 supervivientes y el Matchless seis.

El Escorpión también vio al almirante Bey en el agua. Se agarró a un salvavidas, pero se hundió antes de que pudieran subirlo a bordo. En total, el Scharnhorst recibió al menos trece impactos de 35,6 cm, entre 14 y 15 impactos de torpedo y numerosos impactos de calibre medio antes de hundirse con 1932 hombres.

Los cinco destructores alemanes al mando de Johannesson entraron en Altafjord en la mañana del 27 de diciembre y fondearon en Kåfjord hacia las 7:00 horas. El 29 de diciembre, el convoy entró en Murmansk sin pérdidas. Dos días después zarpó hacia el oeste como RA.55 B y llegó a Loch Ewe sin bajas el 8 de enero de 1944.

Importancia naval

La batalla naval frente al Cabo Norte con la pérdida del Scharnhorst también demostró la importancia decisiva del radar en la guerra naval moderna en el teatro de guerra europeo.

Poco después de la batalla, el Gran Almirante Karl Dönitz declaró que los buques de guerra tendrían que tener sistemas de radar para combatir eficazmente a los barcos enemigos. En el Pacífico, la US Navy ya había llegado a esta conclusión en 1942.