Yamato

En 1937 comenzó la construcción del acorazado japonés Yamato. Fue un acorazado de la Armada Imperial Japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, y fue botado en los muelles de Kure en 1941 en el mayor secreto. El Yamato recibió su nombre de la antigua provincia japonesa de Yamato.

Junto con el buque hermano Musashi, fue el acorazado más pesado jamás construido; estaba armado con cañones de 46 cm y tenía un desplazamiento de ± 65.000 toneladas. El barco fue considerado por los japoneses como una de las últimas esperanzas de Japón durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que adquirió un gran significado simbólico.

Tras participar en la Batalla de Filipinas y en la Batalla del Golfo de Leyte, el barco recibió la orden de llevar a cabo una misión suicida cerca de Okinawa contra los aliados. Sin embargo, esta misión, llamada Operación Ten-go fracasó antes de llegar a las costas de Okinawa. El barco se hundió el 7 de abril de 1945.

Diseño

El Tratado de Washington concluido en 1922 puso fin de forma abrupta a la expansión de la flota japonesa. Esto significaba que Japón sólo podía poseer un número limitado de unidades. Una serie de barcos de la red se utilizaron como objetivos de práctica y algunos se convirtieron en portaaviones.

Desde finales de la década de 1920, la oficina de diseño de la marina, bajo la dirección de Keiji Fukada, se centró más en el desarrollo del aspecto técnico de los barcos que aún se podían construir. Debido a los estrechos vínculos con la marina británica, se estudiaron muchos conocimientos procedentes de Occidente. Esto se reflejó en los nuevos barcos que se iban a construir.

En 1930, Japón decidió lentamente romper con el tratado. En octubre de 1934, la oficina de diseño recibió el encargo de diseñar un acorazado que superara a los buques de guerra estadounidenses más pesados. Siguieron veintitrés versiones provisionales. El A-140, de 294 metros de largo, 42 metros de ancho y con un desplazamiento de 69.500 toneladas, fue el más destacado.

Los acorazados de la clase Yamato eran los mayores acorazados del mundo. Los dos barcos completados de esta clase fueron el propio Yamato y su barco hermano Musashi. Tenían que ser la respuesta a la industria superior americana. Los estadounidenses podían producir más barcos y más rápidos, así que la única opción de Japón era construir barcos superiores individualmente que pudieran hacer frente a varios barcos estadounidenses a la vez.

En marzo de 1937 se firmó el diseño definitivo. El tipo Yamato fue diseñado para eclipsar a los mayores acorazados de la época, como el británico Rey Jorge V, los alemanes Bismarck y Tirpitz y el estadounidense Iowa. La nave contenía muchos elementos nuevos y llamativos. El Yamato fue el primer barco de la Armada japonesa en tener una proa bulbosa.

La línea de la cubierta principal variaba en altura en toda la longitud del barco. También llama la atención la gran relación entre longitud y anchura. La gran anchura del barco permitía una plataforma de cañones muy estable y un excelente comportamiento en el mar. Tenía torretas de 46 cm, los cañones más pesados y resistentes jamás instalados de forma permanente en un barco.

El peso de una torre triple era de 2.774 toneladas. El barco tenía tres de ellos. Debido al gran desplazamiento de aire durante los disparos en cubierta, los barcos y aviones se colocaron bajo cubierta en hangares especiales. La puntería de los cañones de 46 cm se realizaba mediante un sistema de control de fuego óptico.

Hasta 1943 el Yamato no fue equipado con sensores de radar. Pero la puntería seguía siendo manual y limitaba la distancia al objetivo al horizonte visual. Este era el punto débil de esta clase, en la que la US Navy ya utilizaba un sistema totalmente controlado por radar.

También hay que destacar el fuerte blindaje del casco. En medio del barco tenía 41 cm de grosor y formaba parte de la construcción del casco. La construcción era única en cuanto a su aspecto y disposición. Hasta entonces, los acorazados japoneses se reconocían principalmente por sus superestructuras muy altas y abiertas, también conocidas como pagodas.

La superestructura del Yamato estaba más cerrada y fuertemente blindada, especialmente en las posiciones vitales. El sistema de timón también era especial. Este tipo de barco solía gobernarse mediante dos timones situados directamente detrás de los propulsores. El Yamato tenía una pala de timón principal y otra auxiliar.

Se colocaron uno detrás de otro en la eslora del barco, a 15 metros de distancia. Sin embargo, durante las pruebas de mar se hizo evidente que el pequeño timón auxiliar no podía corregir un giro iniciado. Además, el Yamato fue el primer acorazado equipado con una forma temprana de control climático. La tripulación apodó al barco “Hotel Yamato”.

Construcción

La primera vez que se mencionó el acorazado tipo Yamato fue alrededor de 1934, cuando la Armada Imperial Japonesa estaba considerando romper con los Tratados de Washington y Londres. Estos tratados habían sido firmados por EE. UU., Italia, Francia, el Reino Unido y Japón. Había un límite en la flota de guerra total. De este modo, intentaron evitar una nueva carrera armamentística.

Sin embargo, la Armada japonesa creía que Japón estaba mejor, tanto económica como militarmente, sin este tratado. La clave del éxito sería una especie de superacorazado. Sería el acorazado más grande, fuerte y rápido jamás construido, contra el que la flota estadounidense no tendría ninguna posibilidad.

En 1937, los planos estaban listos y la construcción podía comenzar. Esto tuvo lugar en el mayor secreto en un dique seco especialmente excavado en el astillero de Kure. El astillero estaba especialmente rodeado de altos edificios y vallas, que bloqueaban la vista de los forasteros. Los obreros estaban divididos en grupos y sólo se les permitía trabajar en determinadas partes, por lo que ninguno de ellos veía el barco en su totalidad.

Originalmente, se iban a construir cinco barcos de esta clase. Pero como la era de los acorazados fue superada por el dominio de la aviación en la guerra en el mar, que culminó en la batalla de Midway, nunca se construyeron.

La escasez de materias primas más adelante en la guerra también fue un problema. El tercer barco, el Shinano (astillero de Yokosuka) fue convertido en un portaaviones. La cuarta nave sólo estaba terminada en un 30 %. El quinto barco fue finalmente cancelado.

Desde el punto de vista de la construcción, el Yamato y su buque gemelo Musashi eran muy modernos para su época. Se utilizó mucho el nuevo método de soldadura. Hasta entonces, el remachado era la forma habitual.

Después de que Japón rompiera con los Tratados de Washington y Londres, quiso ampliar aún más su poderío naval elaborando un plan a gran escala. Japón ya lo había hecho dos veces, por lo que este plan se denominó “Tercer Programa de Reabastecimiento”.

Se iban a construir sesenta y seis barcos, entre ellos dos acorazados tipo Yamato y dos portaaviones. En 1935, el príncipe Fushimi Hiroyasu predijo que si Japón rompía con los tratados, su poderío naval sería como mínimo del setenta al ochenta por ciento del de Estados Unidos. Aunque la Armada japonesa pensó entonces que Estados Unidos respetaría el tratado, en realidad fue el comienzo de una nueva carrera armamentística.

En 1938, Estados Unidos decidió ampliar aún más su flota. Como resultado, la armada japonesa sólo tenía la mitad del tamaño de la americana. Como Japón no quería perder su posición en China, decidió elaborar otro Programa de Reabastecimiento. El “Cuarto Programa de Reabastecimiento” constaría de ochenta buques, incluidos dos del tipo Yamato y el doble de portaaviones.

En 1940, Estados Unidos respondió con otra ampliación de su flota. Cuando la Armada japonesa se enteró de esto, llegó a la conclusión de que nunca podrían vencer a Estados Unidos en términos de cantidad, y que por lo tanto debían concentrarse en la calidad de sus barcos, especialmente los del tipo Yamato.

El “Quinto Programa de Reabastecimiento” de 1941 supuso no sólo duplicar el número de barcos, sino también tres superacorazados adicionales. Estadísticamente, las fuerzas navales japonesas eran las que mejor podían resistir a Estados Unidos en 1941. En su punto álgido, tenían una capacidad que equivalía al 70 % de la flota estadounidense.

Al final, de los cinco acorazados tipo Yamato, sólo se completaron dos: el Yamato y el Musashi. El tercero, Shinano, se convirtió en un portaaviones después de darse cuenta de que éstos eran más eficientes y de que habría escasez de materias primas.

Características

El Yamato, un acorazado de 64.000 toneladas, no sólo tenía un aspecto impresionante, sino que también suponía un peligro para los barcos estadounidenses. Con más de 150 cañones, nueve de ellos de 18,1 pulgadas, el Yamato tenía una potencia de fuego sin precedentes.

Además, una sólida capa de acero proporcionaba una protección casi completa contra la artillería contraria. A pesar de su peso, el barco también era muy maniobrable y podía alcanzar una velocidad de 27 nudos. Por tanto, el despliegue del Yamato se consideró decisivo para todas las batallas marítimas que se avecinaban.

Hundimiento

El Yamato fue el buque insignia del 12 de febrero de 1942 al 11 de febrero de 1943. Después de esto, el Musashi tomó el relevo como buque insignia. El 1 de abril de 1945, el Yamato comenzó su última misión, la Operación Ten-go: un ataque suicida contra la flota americana al oeste de Okinawa.

El 7 de abril de 1945, el barco, junto con el crucero Yahagi y ocho destructores, fue avistado por un submarino estadounidense. La Marina estadounidense envió 386 aviones para destruir los barcos. El Yamato recibió ocho bombas y diez torpedos. Un total de 2.475 tripulantes perdieron la vida, 269 marineros sobrevivieron y fueron recogidos.

Publicado en Armas