USS Yorktown CV-5

El USS Yorktown fue el buque principal de su clase de portaaviones, patrocinado por la Primera Dama Eleanor Roosevelt. Pasó gran parte de sus años antes de la Segunda Guerra Mundial en la costa este de Estados Unidos, en el Mar Caribe, y una vez visitó el Canal de Panamá.

Durante este tiempo, se sometió a reparaciones en otoño de 1938 y fue durante algún tiempo el buque insignia de la División de Portaaviones 2. El 20 de abril de 1939, partió de Hampton Roads hacia San Diego a través del Canal de Panamá, uniéndose a la Flota del Pacífico.

Durante los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial, también participó en el Problema de la Flota XX y XXI; ambos fueron críticos en el desarrollo de las tácticas de portaaviones utilizadas en la guerra que se avecinaba.

El 20 de abril de 1941, el Yorktown, junto con los destructores Warrington, Somers y Jouett, fue enviado al Atlántico para contrarrestar la amenaza que suponían los submarinos alemanes. Patrulló y escoltó convoyes entre Terranova y Bermudas hasta la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

El 16 de diciembre de 1941, el Yorktown partió de Norfolk; al llegar a San Diego, el contralmirante Frank Jack Fletcher izó su bandera en él como buque insignia de la Taskforce 17.

Tras escoltar un convoy de transporte de tropas a Samoa Americana, se embarcó en una ofensiva el 31 de enero de 1942 contra las Islas Gilbert.

A las 05:17 de esa mañana, lanzó 11 bombarderos torpederos TBD-1 y 17 bombarderos en picado SBD-3 contra las instalaciones costeras y los barcos japoneses en Jaluit, Makin y Mili. El ataque logró la sorpresa táctica, pero no consiguió localizar ningún barco japonés. Se perdieron seis aviones. Regresó a Pearl Harbor después de la incursión.

El 14 de febrero, el Yorktown partió de Pearl Harbor y se reunió con la Taskforce 11 el 6 de marzo en el Mar del Coral. Mientras la fuerza combinada navegaba hacia Nueva Guinea para llevar a cabo una incursión en los barcos japoneses entre ésta y Rabaul, recibió noticias de operaciones japonesas a lo largo del sector Salamaua-Lae en la costa norte de Nueva Guinea oriental, y el plan de ataque cambió.

A las 08:10 del 10 de marzo de 1942, el Yorktown lanzó sus aviones, veinte minutos después de que lo hiciera su compañero de flota, el USS Lexington. Los bombarderos en picado VS-2 SBD del Lexington atacaron los barcos japoneses en Lae a las 0922, y los bombarderos torpederos VT-2 y los bombarderos en picado VB-2 atacaron los barcos en Salamaua a las 0938, ambos cubiertos por cazas.

Los aviones del Yorktown siguieron los ataques, con VB-5 y VT-5 contra Salamaua a las 0950 y VS-5 contra Lae. De los 104 aviones estadounidenses atacados, sólo se perdió un bombardero en picado Lexington SBD.

Después de un tiempo en Tongatabu, el Yorktown zarpó el 27 de abril de 1942 hacia el Mar del Coral. La Taskforce 17 se unió de nuevo a la Taskforce 11 el 1 de mayo. El 4 de mayo, el Fletcher estaba a distancia de ataque de Tulagi después de una noche de navegación.

A las 0701 de esa mañana, 18 cazas F4F, 12 bombarderos torpederos TBD y 28 bombarderos en picado SBD del Yorktown atacaron Tulagi y Gavutu en tres oleadas y, destruyendo 5 hidroaviones japoneses y hundiendo el destructor Kikuzuki, tres minadores y cuatro barcazas. Durante el ataque se perdieron dos cazas F4F y un bombardero torpedero TBD.

En la mañana del 6 de mayo de 1942, dos días después del exitoso ataque a Tulagi y Gavutu, Fletcher consolidó todos los buques aliados en la Taskforce 17, con el Yorktown como buque insignia.

Sabiendo que había una fuerza japonesa navegando hacia el sur, hacia su área general, Fletcher extendió su pantalla para detectarla. El 7 de mayo, los aviones de búsqueda japoneses encontraron primero a la flota americana, localizando al petrolero Neosho (que identificaron erróneamente como un portaaviones) y al destructor Sims.

Una oleada de bombarderos horizontales y otra de bombarderos en picado atacaron los dos barcos, hundiendo el Sims con tres impactos directos y dañando el Neosho con siete impactos directos. Este capítulo inicial de la Batalla del Mar del Coral supuso un aviso previo para los portaaviones.

La aviación americana se lanzó rápidamente tras el ataque, encontrando al portaaviones ligero japonés Shoho, hundiéndolo. Por la tarde, los portaaviones Shokaku y Zuikaku, no detectados por las fuerzas americanas, lanzaron un ataque con 27 aviones, pero no consiguieron localizar a la flota americana.

Tras un combate aéreo que les costó 9 aviones, los agotados pilotos se encontraron con el Yorktown, confundiéndolo con sus naves nodriza, e intentaron aterrizar hasta que los cañones antiaéreos abrieron fuego contra ellos.

El 8 de mayo de 1942, el avión de búsqueda del Lexington localizó los dos portaaviones restantes de la flota japonesa. En el ataque subsiguiente, los aviones del Yorktown hicieron dos impactos en el Shokaku.

Junto con otro impacto de un bombardero en picado del Lexington, el ataque americano dañó gravemente la cubierta de vuelo, dejándola así inservible. A las 11:00, el ataque de represalia llegó a la flota americana.

Los cazas de la patrulla aérea de combate estadounidense derribaron a 17 de los atacantes, pero varios bombarderos torpederos y bombarderos en picado consiguieron colarse, alcanzando al Lexington con dos torpedos y tres bombas y al Yorktown con una bomba.

La bomba que alcanzó al Yorktown explotó bajo la cubierta, matando o hiriendo gravemente a 66 hombres y provocando un incendio. Sin embargo, sus equipos de control de daños controlaron rápidamente el fuego y el portaaviones continuó sus operaciones de vuelo. El Lexington fue finalmente abandonado en la tarde del 8 de mayo.

Habiendo detenido una importante ofensiva japonesa en el Pacífico Sur, el Yorktown se dirigió a Pearl Harbor para ser reparado. Inicialmente se estimó en tres meses, debido a la previsión de un ataque a Midway, pero las reparaciones temporales se completaron en un mes. Zarpó como buque insignia de la Taskforce 17 el 30 de mayo de 1942.

Al noreste del atolón de Midway, el Grupo de Tarea 17 se reunió con el Grupo de Tarea 16. En la mañana del 4 de junio, los aviones de reconocimiento PBY Catalina lanzados desde Midway descubrieron una flota japonesa.

Fletcher, al mando de las dos fuerzas de tarea americanas que contenían tres portaaviones, ordenó el lanzamiento inmediato de oleadas de ataque en busca de los portaaviones japoneses.

Los bombarderos torpederos estadounidenses encontraron primero los portaaviones japoneses, pero 35 de los 41 bombarderos torpederos fueron derribados sin causar ningún daño.

Los bombarderos en picado del Yorktown hicieron tres impactos directos en el Kaga, mientras que los bombarderos en picado del Enterprise causaron daños similares en el Akagi y el Soryu.

El Yorktown fue atacado dos veces en Midway. A las 1057, el teniente Michio Kobayashi y su unidad de 18 bombarderos en picado despegaron de Hiryu para atacar al portaaviones estadounidense Yorktown, escoltados por 6 cazas.

Dos tercios de su fuerza de ataque llevaban bombas semiautomáticas de 250 kilos contra el Yorktown, mientras que los demás llevaban bombas de alto explosivo contra la tripulación del buque.

La fuerza encontró al Yorktown y comenzó a atacarlo. El teniente de la marina estadounidense John D. Lorenz, oficial de la batería en el monte 3, justo a la altura de la isla del Yorktown, lo recordaba así:

El cielo se estaba volviendo negro por el fuego antiaéreo, pero se acercaron. Iba a ser nuestro último combate juntos, pero ninguno de nosotros se dio cuenta de ello…. Pasaron unos instantes, y entonces oí la palabra ‘ataque en picado a estribor’… A partir de ese momento todo fue humo, llamas y balas trazadoras. Las balas explosivas hacían volar a nuestro enemigo. La bomba japonesa se desprendió del avión y cayó hacia nosotros. El avión que lanzó la bomba ya no estaba, así que nos limitamos a desplazar nuestro fuego hacia el siguiente avión. Continuamos disparando. Entonces la bomba cayó.

No recuerdo mucho de los siguientes segundos. Estaba aturdido, atontado y derribado. Me encontré de nuevo contra el escudo de astillas, con las piernas enredadas debajo de mí, el casco y la pistola desprendidos y la ropa desgarrada. Parecía que el fuego me rodeaba y el humo empeoraba las cosas…. El espectáculo que se encontró ante mis ojos fue espantoso. Toda la tripulación del cañón estaba abatida. Parecía extraño e increíble verlos así amontonados…. Un marinero estaba tumbado encima del resto, malherido. No quería saber quién era.

Dos impactos más alcanzaron al Yorktown posteriormente. La segunda bomba perforó la cubierta de vuelo cerca de la isla, detonando en el interior del barco y provocando un gran incendio y muchos otros más pequeños.

La tercera bomba le alcanzó en el ascensor número uno y detonó por encima de la cuarta cubierta, iniciando un incendio en el espacio de estiba de trapos, cerca de la estiba de gasolina de proa y de los polvorines, pero la adecuada inundación del polvorín y el llenado de los depósitos de gasolina con dióxido de carbono evitaron que los daños fueran mucho peores.

Aunque el ataque de Kobayashi consiguió inutilizar el Yorktown, se pagó un alto coste. De los 24 aviones enviados al ataque, 18 de ellos se perdieron, y de los 6 que regresaron sólo 2 estaban sin daños. Kobayashi estaba entre los muertos, derribado por los pilotos del Enterprise VF-6 Thomas Clinton Provost y James Alex Halford, que llegaron demasiado tarde para salvar al Yorktown de su inutilización, pero a tiempo para interceptar a los atacantes.

El segundo ataque fue dirigido por el teniente Joichi Tomonaga, que abandonó Hiryu sabiendo que no tenía suficiente combustible en su bombardero torpedero para hacer el viaje de vuelta; iba a ser su última misión.

El ataque consistió en 18 bombarderos torpederos y 18 cazas. “Los aviones volaban en todas direcciones”, recordaba el capitán Elliott Buckmaster de Yorktown cuando llegaron los atacantes japoneses, “y muchos caían en llamas”. Sin embargo, no todos cayeron en silencio.

Cuatro bombarderos pudieron soltar su carga antes de ser alcanzados. Uno de ellos hizo un agujero de 3 metros cuadrados en la cubierta de vuelo, provocando un incendio.

El segundo impactó a babor y explotó en la parte inferior de la chimenea, inutilizando dos calderas.

El tercero perforó el costado del ascensor número uno y explotó en la cuarta cubierta, iniciando un incendio cerca de la estiba de gasolina de proa y de los polvorines.

El cuarto fue Tomonaga, que lanzó su torpedo antes de que su avión se deshiciera por los daños causados por el caza F4F pilotado por Jimmy Thatch; el de Tomonaga falló.

Tras recibir los impactos, el Yorktown se detuvo hacia las 14:40, pero los grupos de control de daños y de reparación pusieron el barco en marcha a las 15:50 a 20 nudos. En cuanto se reanudaron las operaciones de vuelo, se detectaron 10 aviones japoneses que se acercaban.

Tres de ellos fueron derribados en su aproximación, pero los siete restantes continuaron acercándose al Yorktown. Los dos primeros torpedos fueron evitados, pero un tercero le alcanzó por babor a las 16:20, seguido inmediatamente por un cuarto. El Yorktown perdió toda su potencia y comenzó a escorarse lentamente hacia babor. Andy Mikus recordó lo que sintió en ese momento.

Estar en un barco muerto en el agua produce una sensación extraña. Un barco es algo vibrante, dinámico y vivo. Con su gran central eléctrica inutilizada y sus palpitantes latidos detenidos, el Yorktown, en un silencio inmóvil, se extendía lánguidamente en el mar.

No había energía para hacer funcionar los grandes cañones o los elevadores de municiones; no había energía para subir o bajar los ascensores; no había energía para hacer funcionar la radio o el radar.

Sin energía, la tripulación de control de daños del Yorktown no podía contraatacar para corregir la lista. Buckmaster ordenó a toda la tripulación que se pusiera los chalecos salvavidas para prepararse para lo peor. Cuando la escora alcanzó los 26 grados, se dio la orden de abandonar el barco.

Buckmaster fue el último en abandonar el portaaviones (al menos así lo creyó en ese momento; en realidad, dos más fueron rescatados a la mañana siguiente). Fletcher transfirió su bandera al crucero Astoria. Mientras el Yorktown era abandonado, sus aviones, junto con los del Enterprise, dieron con el cuarto portaaviones japonés, el Hiryu, causando daños que finalmente provocaron el abandono.

Como el Yorktown permaneció a flote hasta la mañana siguiente, Buckmaster decidió que podría salvarse. Envió una tripulación de 170 personas para evaluar y reparar el barco, mientras que la embarcación Vireo comenzó el lento proceso de remolcarlo a un puerto.

El destructor Hammann se puso al lado para proporcionar energía eléctrica a la tripulación del Yorktown. A media tarde, el equipo de reparación mejoró la escora en dos grados. A medida que avanzaban los esfuerzos por salvar el barco, el submarino japonés I-168 evitó ser detectado y se acercó al Yorktown.

A las 1536, la tripulación de Hammann detectó el rastro de cuatro torpedos. Inmediatamente disparó un cañón de 20 mm para intentar hacer estallar prematuramente los torpedos, pero resultó un fracaso. Uno de los torpedos alcanzó y hundió al Hammann, y dos alcanzaron al Yorktown.

Las cargas de profundidad del Hammann explotaron cuando el barco ya se había hundido, matando a algunos de los supervivientes del Hammann y del Yorktown que flotaban en la superficie.

El Vireo rompió los cables de remolque y regresó para rescatar a los supervivientes. A las 05:30 horas del 7 de junio de 1942, los barcos cercanos observaron que la lista aumentaba.

A las 0701 horas, el Yorktown se volcó y se hundió. Los destructores estadounidenses y otros barcos cercanos arriaron sus banderas a media asta para lamentar el hundimiento del portaaviones.

Publicado en Armas