Tirpitz

El acorazado Tirpitz, de la clase Bismarck, fue puesto en servicio en febrero de 1941 y zarpó hacia aguas noruegas en enero de 1942 tras casi un año de operaciones de entrenamiento en el Mar Báltico.

Aunque la flota de superficie alemana en Noruega era una gran amenaza para la navegación aliada en el Atlántico Norte, el Tirpitz nunca entró en contacto con la navegación aliada.

Sólo disparó sus cañones una vez contra objetivos en tierra. Sin embargo, su presencia inquietó a los dirigentes aliados.

Para poner al Tirpitz fuera de combate, los británicos organizaron varios ataques aéreos, pero ninguno de ellos logró dañarlo.

El 14 de septiembre de 1943, los aviones Spitfire británicos llevaron a cabo una misión de reconocimiento, localizando los buques de guerra alemanes Tirpitz y Scharnhorst en el Kåfjord, Noruega, así como el Lützow en el cercano Langefjord.

Se tomó la decisión de utilizar submarinos enanos, en lugar de aviones, para atacar estos buques de guerra. Estos submarinos enanos debían llevar dos minas cada uno, y las minas debían colocarse debajo de los barcos de forma encubierta.

El Scharnhorst y el Lützow se encontraban lejos de sus fondeaderos, por lo que el Tirpitz era el único objetivo cuando se lanzó la operación en septiembre de 1943.

Entre las 1830 y las 2000 horas del 20 de septiembre, los submarinos enanos británicos X-5, X-6, X-7 y X-10 se soltaron de los submarinos que los remolcaron a la zona de operaciones.

El X-6 se deslizó a través de la red antitorpedo en el fiordo a las 0630 horas del 22 de septiembre; encalló a las 0707 horas y salió a la superficie, pero afortunadamente los alemanes pensaron que era una marsopa muerta y la ignoraron.

Le costó sumergirse, pero cuando volvió a salir a la superficie a las 7.12 horas a unos 68 metros de la banda de babor del Tirpitz, fue identificado correctamente y la tripulación del Tirpitz lo atacó con armas pequeñas y granadas.

La tripulación del X-6 se rindió después de soltar su carga cerca del barco. A las 0723, más o menos a la misma hora que el X-6 estaba luchando, el X-7 logró acercarse sin ser detectado y entregó su carga hacia la popa del Tirpitz.

Sin embargo, al salir, el X-7 se enredó en una red antitorpedos y fue detectado por los alemanes a las 07:40 horas mientras intentaba liberarse.

El X-7 acabó liberándose de la red, pero finalmente fue hundido a las 8.35 horas. A las 8.43 horas, la tripulación del Tirpitz vio al submarino enano X-5 por la proa de estribor y le disparó, probablemente dañándolo, pero esto no pudo confirmarse ya que el X-5 se perdió por razones desconocidas algún tiempo después de este ataque.

El submarino enano X-10 sufrió fallos mecánicos y nunca llegó a acercarse al acorazado alemán. Dos de las cuatro minas lanzadas por X-6 y X-7 explotaron a las 8:12 horas, antes del hundimiento de X-7.

La sala de generadores nº 2 del Tirpitz se inundó como resultado de una fisura en su casco, mientras que sus turbinas, los ejes de las hélices y el timón también resultaron seriamente dañados.

Los daños causados por el ataque del 22 de septiembre lo mantendrían inmovilizado para su reparación durante meses.

En febrero de 1944, los bombarderos soviéticos lo atacaron y dañaron ligeramente al Tirpitz con un fallo cercano.

En abril de 1944, la aviación británica lo atacó y le causó varios impactos y graves daños, por lo que tuvo que volver a ser reparado. Entre julio y septiembre sufrió más ataques aéreos británicos, causando diversos daños que lo mantuvieron alejado de la acción de la flota.

Fue trasladado a Tromsø en octubre de 1944, donde fue alcanzado por dos ataques aéreos de seis portaaviones británicos, lo que le relegó al papel de plataforma artillera estacionaria.

El 12 de noviembre, recibió graves daños por dos impactos de bombas de 12.000 libras lanzadas por bombarderos Lancaster británicos.

Se escoró fuertemente y luego sufrió la explosión de su cargador de municiones. Finalmente volcó con la pérdida de más de 1.000 vidas.

Los restos del acorazado Tirpitz fueron en gran parte desechados en el lugar después de la guerra.

Publicado en Armas