El radar

En el momento de la llegada al poder de Adolf Hitler, en 1933, el Estado Mayor del Aire británico y los científicos que trabajaban con él empezaron a preocuparse por la falta de un método que permitiera detectar la aproximación de aviones hostiles a distancia, o seguir su trayectoria con tiempo nublado o de noche.

Cuando Harry Wimperis, Director de Investigación Científica del Ministerio del Aire, y Albert Rowe, su ayudante científico, presionaron a Lord Swinton, Secretario de Estado del Aire, para que adoptara alguna nueva medida para resolver el problema.

Éste respondió nombrando un comité formado por Sir Henry Tizzard, el profesor Archibald Hill y el profesor Patrick Blackett (tres científicos con amplios conocimientos y experiencia) para que trabajaran con el Estado Mayor del Aire para encontrar una solución.

Wimperis también era miembro del comité y Rowe era su secretario. La atención del comité pronto se centró en el trabajo de investigación que había llevado a cabo el Departamento de Investigación Científica e Industrial, donde E. V. Appleton (más tarde Sir Edward Appleton), de la Universidad de Cambridge, había medido con éxito la “Capa de Heaviside” en la atmósfera mediante el uso de radiofrecuencias.

A esta investigación le siguió la adopción por parte de Appleton, y su amplia extensión, de los métodos de “Pulso” de los que habían sido pioneros los físicos estadounidenses Gregory Breit y Merle Tuve en la década de 1920.

A partir de esta investigación anterior, R. A. Watson-Watt (más tarde Sir Robert Watson-Watt) y sus colegas del Departamento de Radio del Laboratorio Nacional de Física, elaboraron, a principios de 1935, las primeras propuestas detalladas para la localización práctica de aviones por radio, y a partir de ese momento comenzaría el desarrollo del radar (como llegó a conocerse).

Teniendo en cuenta la gran complejidad de la investigación, resulta algo sorprendente que, en seis meses, en septiembre de 1935, la primera estación de radar (la primera instalación de radar en todo el mundo) estuviera en funcionamiento y se detectaran los aviones que se acercaban a la costa de Gran Bretaña hasta 50 millas de distancia.

En septiembre de 1938, el alcance de la detección había aumentado a 150 millas, lo que hizo que la Defensa Aérea de Gran Bretaña (ADGB) fuera mucho más eficaz y que Londres estuviera ahora razonablemente bien protegida contra un ataque aéreo por sorpresa.

Luego, el Viernes Santo de 1939, cuando los alemanes entraron en Praga, Checoslovaquia, se inició una vigilancia de radar de 24 horas a lo largo de toda la costa desde Scapa Flow hasta Portsmouth, y para cuando se declaró la guerra, en septiembre de 1939, se había completado toda una cadena de estaciones de radar costeras secretas.

Mientras tanto, en el Departamento de Radio del Laboratorio Nacional de Física, otros eran pioneros en los usos alternativos del radar. Aquí, Arnold Wilkins desarrollaría el I. F. F., el complejo método de identificación de aviones, “Amigo o Enemigo”, y Edward Bowen trabajaba en el desarrollo de radares aéreos.

Además, se estaban haciendo grandes avances en la aplicación del radar para las necesidades de la Marina y el Ejército. Desde antes de la guerra, el Dr. William Butement trabajaba en un radar capaz de localizar barcos como objetivos para la artillería de defensa costera, y había logrado un gran avance en la precisión direccional.

Del trabajo de Butement acabaría surgiendo el radar de control de fuego a bordo que desempeñaría un factor tan importante en las operaciones navales en tiempos de guerra.

C. Horton fue un líder principal en este trabajo de desarrollo, mientras que John F. Coales hizo notables contribuciones al radar de artillería. Otra consecuencia del trabajo sobre el radar de artillería costera sería el sistema Chain Home Low (C.H.L.); un dispositivo esencial para la interceptación aérea con éxito de los aviones que vuelan bajo.

Al mismo tiempo, P. E. Pollard estaba demostrando que el telémetro de radar podía ser mucho más preciso en el seguimiento de los aviones que el gran telémetro óptico actualmente en servicio. Del trabajo de Pollard surgiría el conjunto G. L. (Gun Laying) para el fuego de A. A. no visto.

Además, pronto se comprendió que el radar aéreo podría convertirse en un arma eficaz en la guerra contra los submarinos. Bowen y R. Hanbury-Brown fueron dos de los científicos que destacaron en el desarrollo de aparatos diseñados específicamente para localizar barcos y submarinos en superficie.

Sin embargo, el primer uso serio del radar se produjo durante la Batalla de Inglaterra, cuando la cadena de instalaciones de radar costeras contribuyó de forma inestimable a la interceptación con éxito de los bombarderos enemigos que se acercaban.

Por la noche, la práctica de la Interceptación Aérea (I.A.) iniciada por el equipo de Bowen en combinación con el uso de la Interceptación de Control Terrestre (I.C.T.), que el Dr. Denis Taylor había desarrollado junto con el Indicador de Posición del Plano (I.P.P.) añadió otro valioso activo a las defensas de la nación.

Otro uso importante del radar que se descubrió en esa época fue que podía utilizarse para que los reflectores (para detectar aviones enemigos por la noche) se abrieran directamente sobre su objetivo. Esto se conoció como Elsie (SLC) y fue en gran parte obra del canadiense Harold Larnder y W. S. Eastwood.

Pero todo esto, por decisivo que resultara en la defensa, era sólo un comienzo. Desde los primeros días se comprendió que era necesaria una mayor precisión y, en particular, la capacidad de discriminar entre los ecos de los objetos naturales y los del objetivo.

Sólo un haz estrecho, en lugar de la antigua técnica de “iluminación”, podía dar los resultados deseados, y esto significaba longitudes de onda mucho más cortas, con una alta sensibilidad.

Afortunadamente, Gran Bretaña estaba bien situada para afrontar este problema. A partir de marzo de 1939, noventa destacados físicos (hombres que habían dedicado su vida a los abstrusos problemas de la división de átomos y el “giro” de los electrones) fueron destinados a las estaciones de la cadena costera.

El profesor australiano Mark Oliphant (más tarde Sir Marcus Oliphant), de la Universidad de Birmingham, apoyado por el Dr. Herbert Skinner, de Bristol, inspiró a sus colaboradores por su insistencia en la necesidad urgente de conseguir longitudes de onda centimétricas y por su propia habilidad experimental.

Siguió un tremendo impulso hasta que, en julio de 1940, el profesor J. T. Randall (más tarde Sir John Randall) de Birmingham fabricó un magnetrón de cavidad que fue el primer generador de alta potencia de ondas centimétricas en todo el mundo.

El magnetrón de cavidad, aprovechado con entusiasmo por los investigadores del radar, se complementó con una válvula receptora igualmente novedosa desarrollada por el Dr. R. W. Sutton.

El resultado fue un equipo de radar centimétrico que, a su vez, se convirtió en el precursor tanto del equipo de a bordo, vital para la guerra contra los submarinos, como del equipo centimétrico G.L.

El Dr. Landale fue el responsable del equipo de a bordo, mientras que el Director Adjunto de Investigación Científica, el profesor John Cockcroft (más tarde Sir John Douglas Cockcroft) y el Dr. E. S. Shire dirigieron el trabajo de desarrollo del equipo G. L. centimétrico.

La primera aplicación con éxito del radar centimétrico fue el dispositivo A. I. que llevaban los cazas nocturnos y que permitía al piloto dirigirse directamente hacia un bombardero enemigo.

El profesor Philip Dee, A. L. Hodgkin (más tarde Sir Alan Hodgkin) y W. E. Burchem fueron las principales figuras en su desarrollo. Un proyecto paralelo del profesor Dee y su equipo dio como resultado un A. S. V. centimétrico, un dispositivo que, cuando se llevaba en un avión del Mando Costero, podía dirigirlo con precisión hacia un submarino en superficie.

Esto, cuando se utilizó en combinación con los hermanos de barco en destructores y corbetas, ayudó en gran medida a los Aliados en la derrota definitiva de la flota de submarinos alemanes (particularmente durante la Batalla del Golfo de Vizcaya) en un momento en el que parecía que todo el esfuerzo de guerra podría ser estrangulado por sus actividades mortales.

Otros pequeños cambios a manos del profesor Dee, Skinner, Bernard Lovell y otros llevaron a la producción para las Fuerzas Aéreas del H2S. Este dispositivo, verdaderamente notable, revelaba visualmente una imagen continua del terreno invisible sobre el que pasaba el avión, lo que contribuía en gran medida a la precisión de la navegación.

También hay que mencionar otras tres ayudas a la navegación que fueron desarrolladas durante la guerra por la comunidad científica para las Fuerzas Aéreas:

Gee: Un sistema de navegación que permitía a los bombarderos saber exactamente dónde se encontraban en cualquier momento en ruta hacia o desde Alemania.

Este dispositivo hizo posible las incursiones de 1.000 bombarderos y aumentó la eficacia de los bombardeos entre tres y cinco veces. A mediados de 1944, el Gee se había convertido en la ayuda universal para la navegación, tanto para el uso marítimo como para el de la aviación.

Oboe: Un sistema que daba al bombardero su posición de forma aún más exacta que el Gee y mediante el cual se podía dar la señal de lanzar sus bombas sobre el objetivo en Alemania desde la base en Inglaterra.

Su exactitud permitió realizar ataques de precisión contra las fábricas de municiones del Ruhr y los emplazamientos de misiles enemigos a lo largo de la costa de Europa.

Rebecca-Eureka: Una “baliza de radar” que, al ser instalada en tierra por los “Equipos de Exploradores” aerotransportados, debía proporcionar un medio para dirigir a los aviones de transporte que los seguían para entregar las fuerzas aerotransportadas con precisión en sus zonas de lanzamiento especificadas.

En la práctica, este dispositivo demostró ser poco eficaz, durante la invasión aliada de Normandía, Francia, debido en gran parte a la incapacidad de los pathfinders estadounidenses para desplegar las balizas con precisión.

Por último, hubo muchos otros hombres, y también mujeres, que contribuyeron a la investigación y el desarrollo de estos dispositivos, pero cuyos nombres quizá no se asocien generalmente a ningún dispositivo concreto, pero que contribuyeron al acervo general de conocimientos y experiencia del que surgieron.

Creció una especie de universidad del radar, entre los que John Radcliffe, de Cambridge, y el Dr. L. Huxley, de Nottingham, desempeñaron un papel destacado. También estaba Geoffrey Dummer, cuyo fértil cerebro ideó más de setenta tipos de equipos de entrenamiento de radar, cuyo uso ahorró a la RAF 50.000.000 de libras de espíritu aeronáutico durante la guerra.

El trabajo de estos brillantes ingenieros y científicos, junto con la Junta de Radio (y sus dos principales comités, el Ejecutivo de Producción de Radio, y las organizaciones de señales de los tres servicios), como un gran equipo, permitiría llevar estos notables sistemas contra el enemigo con tan buen fin que proporcionaron muchas ventajas estratégicas y tácticas distintas a las fuerzas armadas aliadas.

Publicado en Armas