Panzerjäger I

El Panzer I ya estaba claramente obsoleto a finales de la década de 1930, principalmente por su armamento, que consistía únicamente en ametralladoras, y por esta razón se utilizaba principalmente para fines de entrenamiento.

Y de su proyecto original surgió un destructor de tanques autopropulsado, equipado con un cañón antitanque checoslovaco de 47 mm, una de las mejores armas de su categoría.

El casco se conservó del diseño original y no sufrió ninguna modificación, pero la torreta se eliminó para alojar el cañón antitanque y el blindaje frontal adicional.

Se eligió el cañón checoslovaco porque era claramente superior al cañón alemán PaK 36 de 37 mm que era el equipo estándar de las unidades antitanque alemanas.

La tripulación se aumentó a tres hombres y se construyó una plataforma sobre el compartimento del motor para el jefe del tanque y el artillero.

El cañón disparaba un proyectil de aproximadamente 1,5 kg, capaz de perforar un blindaje de 51 mm a 640 metros y, por tanto, eficaz contra adversarios del año 1940.

Desplegado en la campaña de Francia, África del Norte y el Frente Oriental, el Panzerjäger I seguía en servicio en el otoño de 1942.

Publicado en Armas