Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

Panzerfaust

El Panzerfaust era un lanzagranadas antitanque alemán de la Segunda Guerra Mundial. Producida en grandes cantidades, el arma fue diseñada para un uso contra los blindados enemigos. Debido a su elevado perfil y al llamativo efecto del nombre, el Panzerfaust se convirtió en sinónimo de toda la clase de lanzagranadas antitanque en Alemania.

El Panzerfaust dispara proyectiles de carga hueca según el principio de arma sin retroceso. La energía de retroceso del proyectil se compensa con la energía de una masa o cantidad de gas que se mueve en dirección opuesta a la trasera. El chorro emitido hacia atrás puede ser letal a corta distancia.

El lanzador (cañón) se diseñó en realidad como un arma desechable. Sin embargo, a menudo los tubos se recogían a nivel de compañía, batallón o regimiento y se recargaban en la armería.

En el tubo de lanzamiento hay un riel metálico con bisagras que sirve de simple mira abierta. En el raíl metálico hay agujeros (mirillas traseras con agujeros) con marcas de metros (30, 60, 80 para el Panzerfaust 60). La parte superior de la carcasa sirve de mira frontal.

El Panzerfaust se disparaba desde el hombro o bajo el hombro, sujeto entre la parte superior del brazo y el torso.

Basado en el primer cartucho desarrollado por la empresa Hugo Schneider AG (HASAG), el Panzerfaust fue desarrollado por HASAG en 1942. Las armas fueron producidas por decenas de miles de trabajadores forzados en condiciones inhumanas en varios centros de la empresa en Alemania y Polonia, así como en el subcampo de Schlieben, entre otros lugares.

Era un simple lanzagranadas con un peso total de menos de 10 kg. En la parte superior del Panzerfaust había un sencillo dispositivo de puntería con bisagra y gatillo. En la parte delantera había un proyectil de 3,3 kg con unos 1,6 kg de explosivo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Wehrmacht utilizó tres versiones. El Panzerfaust 30 se entregó a partir de agosto de 1943. El “30” indicaba el alcance en metros. Más tarde, le siguieron el Panzerfaust 60 y el Panzerfaust 100.

La nueva arma apareció en la prensa a mediados de 1944, al mismo tiempo que el Panzerschreck.

Otro modelo, el Panzerfaust 150, con un alcance de 150 metros, se fabricó desde febrero de 1945 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial en una cantidad comparativamente pequeña de unas 100.000 unidades.

Este modelo era más aerodinámico y un anillo de fragmentación montable opcionalmente (Splitterfaust) mejoró la posibilidad de uso como arma antipersonal. Como sus predecesores, el Panzerfaust 150 era un arma desechable no recargable.

Se planeó una variante recargable, pero su desarrollo no se completó antes del final de la guerra. El Panzerfaust 250 recargable nunca pasó de la fase de planificación. El mecanismo de disparo también se modificó por completo, ya que ahora se parecía mucho a la empuñadura de una pistola con un gatillo ordinario. También se mejoró el alcance y la granada. Tanto EE. UU. como la Unión Soviética capturaron los planos del arma. Así, el Panzerfaust 250 influyó significativamente en el desarrollo del RPG-2 soviético.

Según Eike Middeldorf, el uso efectivo del Panzerfaust se limitaba a menos de 80 metros. Cuando, en enero de 1945, el Ejército Rojo rodeó sus tanques con un cinturón de protección de infantería en un radio de 100 a 200 metros, el éxito de los disparos disminuyó drásticamente y el combate cuerpo a cuerpo de infantería contra tanques sólo era posible con escondites especialmente favorables.

Sólo en 1945 se produjeron más de 2 millones de Panzerfaust que se entregaron a los soldados y a la Volkssturm. Se produjeron un total de 6,7 millones de estos lanzagranadas.

Como aliado de Alemania (hasta septiembre de 1944), Finlandia también recibió unidades de Panzerfaust. El Ejército Rojo capturó grandes cantidades de Panzerfaust y también los utilizó, ya que no disponía de un arma propia comparable.

Un problema importante en el uso de esta arma era que el chorro de gas emitido por el Panzerfaust en la retaguardia marcaba claramente la posición del tirador y lo delataba.

Publicado en Armas

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍