Mk II Matilda

El Mk II Matilda, nombre más popular que el oficial de Infantry Tank A12 Matilda Mk II llegó en la segunda mitad de la década de 1930 para sustituir a su inadecuado predecesor el Mk I Matilda.

Equipado con un grueso blindaje soldado y una pieza de torreta de 40 mm Ordnance QF 2 lb, fue una pieza clave de las fuerzas blindadas británicas en las primeras fases de la Segunda Guerra Mundial debido a su robustez, resultando difícil de destruir para todas las armas antitanque contemporáneas.

El Mk II Matilda se utilizó ampliamente durante la campaña de Francia y las campañas del desierto occidental, antes de ser sustituido por máquinas más modernas en la segunda mitad de la guerra, debido a su creciente vulnerabilidad ante la artillería capaz de detenerlo.

Durante su uso operativo, el Mk II Matilda también mostró graves limitaciones, como una velocidad muy moderada incluso en carreteras asfaltadas y una fiabilidad mecánica cuestionable; además, su armamento principal fue perdiendo su eficacia.

Sin embargo, continuó sirviendo al ejército británico y a las fuerzas armadas de la Commonwealth hasta el final de las hostilidades, viendo también acción en el teatro del Pacífico y del Lejano Oriente.

Diseño y características

El diseño de este vagón en 1936 se basó en los conceptos estratégicos de la Primera Guerra Mundial, que preveían que el vagón estuviera totalmente supeditado a la protección y apoyo de la infantería, formando así parte de los llamados vagones de infantería.en consecuencia.

Este vehículo no brillaba por su velocidad y maniobrabilidad, en cambio su blindaje era especialmente grueso para la época: los 78 mm de blindaje frontal hacían a este vehículo extremadamente resistente, incluso invulnerable a los disparos de las piezas antitanque utilizadas por las tropas del Eje.

Los disparos del Pak 36 alemán de 37 mm así como los del 47 mm italiano simplemente rebotaban en su grueso blindaje, y los alemanes se veían obligados a menudo a recurrir al fuego de artillería o a utilizar el cañón antiaéreo de 88 mm como arma antitanque.

Además de su grueso blindaje, otra cualidad de este tanque era su casco y su torreta, que se fabricaban en una sola pieza en lugar de estar atornillados en un bastidor, lo que proporcionaba una excelente resistencia al fuego enemigo.

El armamento incluía un cañón antitanque 40/50, es decir, de 40 mm con un cañón de 50 calibres (2 metros), que tenía un buen poder de perforación del blindaje.

Para la defensa cuerpo a cuerpo, el tanque tenía una ametralladora BSA montada en la parte delantera y, a veces, una ametralladora Bren en la torreta con fines antiaéreos.

Variantes

  • Tanque de Infantería Mark II – Matilda II:

Primer modelo de producción armado con ametralladora Vickers.

  • Tanque de infantería Mark II – Matilda II Mk II:

Ametralladora Vickers sustituida por ametralladora BSA Besa.

  • Tanque de Infantería Mark II.A.* – Matilda II Mk III:

Se utiliza el nuevo motor diesel Leyland en lugar de los motores AEC.

  • Tanque de infantería Mark II – Matilda II Mk IV:

Con motores mejorados, montaje rígido y sin torreta.

  • Tanque de infantería Mark II – Matilda II Mk V:
  • Matilda II Apoyo cercano (CS):

Variante con obús de 3 pulgadas.

  • Barón I, II, III

Chasis experimental con desminador “azote” – nunca se utilizó operativamente.

  • Matilda Escorpión I / II

Chasis con azote, utilizado en el norte de África, durante y después de la batalla de El Alamein.

  • Matilda II CDL / V Matilda Cdl (Canal Defence Light)

La torreta normal fue sustituida por una forma cilíndrica que contenía un reflector (proyectado a través de una ranura vertical) y una ametralladora Besa.

Variantes australianas

  • Matilda Frog (25)

Versión lanzallamas.

  • Murray y FT Murray

Versión lanzallamas.

  • Matilda Hedgehog (6)

Teatros de operaciones

Francia, 1940

El primer uso operativo del Mk II Matilda, utilizado por el 4º Batallón de la 1ª Brigada Blindada británica, fue en Francia en 1940. Aunque el tanque tuvo un buen rendimiento, no brilló en esa ocasión por tres razones:

  • se utilizó en cantidades irrisorias, junto con otros tanques “inferiores”;
  • se utilizó principalmente contra las tropas de infantería y no contra los tanques, por lo que no fue posible hacer una comparación objetiva con las fuerzas acorazadas enemigas;
  • el ejército aliado estaba en movimiento y no tenía ni el tiempo ni la lucidez para crear una estrategia adecuada para aprovechar las características del tanque.

Las cosas serían muy diferentes durante su segundo despliegue operativo.

África del Norte, 1941-1943

En noviembre de 1940, el 8º Ejército británico sólo tenía unos cientos de vehículos blindados en el norte de África: sólo 200 eran tanques, de los cuales unos cincuenta eran del tipo pesado de 30 toneladas (de los cuales sólo una docena eran del tipo “Matilda Mk II”).

Pero hacia finales de año, el primer ministro británico Winston Churchill ordenó el envío de una brigada blindada de 150 tanques, de los cuales unos 50 eran del tipo “Tanque de Infantería Matilda II”. Se desplegaron principalmente en la 7ª División Blindada y en el 7º Regimiento adscrito a la 4ª División de Infantería India.

Fueron estas dos divisiones y estos tanques los que marcaron la diferencia durante el avance británico sobre El-Agheila. Un episodio especialmente revelador fue la batalla de Nibeiwa, en la que los tanques Matilda II atacaron y derrotaron solos a una fuerza italiana de 5.000 hombres y tanques M11/39 y M13/40, sufriendo sólo siete pérdidas y capturando a 4.000 soldados enemigos.

Al final del avance, sólo una docena de Matildas II seguían operativas, pero el 8º Ejército en su conjunto seguía intacto, mientras que el ejército italiano fue derrotado. Estos tanques habían combatido casi continuamente durante 33 horas cubriendo una distancia de 270 km: un récord en el campo de la movilidad blindada que nunca sería igualado durante la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a la batalla de Nibeiwa, hay que señalar que los tanquistas italianos fueron cogidos por sorpresa mientras se calentaban sus motores y no tuvieron ninguna posibilidad real de oponerse, aunque las armas de sus tanques hubieran sido inútiles contra el blindaje de sus adversarios.

Se puede deducir, por tanto, que la guerra de los blindados entre británicos e italianos no se ganó en el campo de batalla, sino gracias a una fortísima penetración del espionaje británico en las unidades italianas, que permitió a los británicos obtener siempre la perfecta dislocación de los dispositivos de guerra. De hecho, el tanque Matilda II, al ser puesto a prueba técnicamente, pronto demostró todas sus graves carencias.

La batalla de El Alamein en octubre-noviembre de 1942 fue la última para el Matilda II en el norte de África, a pesar de los éxitos del año anterior su actuación en 1942 parecía bastante modesta por varios factores:

  • En primer lugar, los números: no quedaban muchos Matildas II operativos después de su uso intensivo durante el avance sobre El-Agheila unos meses antes.
  • M4 Sherman y Panzer IV Ausf. En el frente aparecieron tanques F1, mejor blindados y sobre todo armados con cañones de torreta de 75 mm de velocidad inicial media/alta;
  • El general Erwin Rommel (que había llegado al norte de África el año anterior) utilizó los cañones FlaK de 88 mm como armas antitanque, podían perforar cómodamente una docena de centímetros de blindaje de acero a una distancia de 1 km, por lo que la ventaja del blindaje pesado del Matilda II quedaba anulada.

En cualquier caso, el Matilda II participó con éxito en algunas fases clave de la batalla, aunque como “compañero” de los más poderosos tanques Sherman.
Más tarde, las Matildas II restantes se utilizarían para expulsar finalmente a las fuerzas del Eje del norte de África.

Océano Pacífico, 1943-1944

Tras su “salida” del Norte de África, este tanque fue utilizado en Nueva Guinea por las tropas australianas y, equipado con carburadores especiales para funcionar a bajas temperaturas, fue utilizado por el Ejército Rojo para entrenar a sus conductores de tanques.

El último uso operativo de los Mk II Matilda restantes fue en la guerra contra los japoneses. En esta ocasión pudieron dar una buena prueba de sí mismos: en los teatros de operaciones del Pacífico la norma no eran las grandes batallas entre tanques, sino el uso del tanque como acompañante de la infantería (y sólo enfrentamientos ocasionales con tanques enemigos, entre otras cosas de mediocre calidad), este modo de uso era precisamente para lo que el Mk II Matilda fue diseñado inicialmente.

El comandante de la 6ª División Australiana, el general Iven Mackay, dijo que para él un tanque Mk II Matilda valía por todo un batallón de infantería.

Publicado en Armas