M1 Garand

El M1 Garand fue el primer fusil semiautomático reglamentario del ejército de los Estados Unidos. Sustituyó al Springfield M1903 de cerrojo, pero no fue el primer fusil semiautomático utilizado en un ejército, en contra de la creencia popular.

También fue el arma más producida para los soldados de infantería del ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, y era famosa por su aceptable precisión para un arma de bajo coste producida en serie, por la velocidad de su munición, muy superior a la del fusil M1 estadounidense, y por su sistema de recarga semiautomática.

El inventor del fusil M1 fue Jean-Cantius Garand (1888-1974), quebequense, nacido en Saint-Rémi (Montérégie). Su naturalización estadounidense en 1920 le hizo más conocido con su nombre inglés: John C. Garand. De ahí el nombre de este mítico fusil de la Segunda Guerra Mundial.

Características del M1 Garand

Este rifle fue creado en 1936 por un ingeniero de la fábrica de Springfield llamado John C. Garand, un quebequense, como ya hemos dicho. Pesaba unos 4,9 kilogramos y se recargaba con un cargador de 8 cartuchos de munición del calibre .30-06 (7,62 × 63 mm y posteriormente disponible en 7,62 × 51 mm).

Esta robusta arma fue especialmente bien recibida por las tropas estadounidenses. El arma estaba fuertemente inspirada en los fusiles semiautomáticos franceses R.S.C. Mle 1917 y R.S.C. Mle 1918. Ofrecía una buena precisión hasta los 100 m, que disminuye bruscamente a partir de los 300 m, así como una cadencia de fuego respetable, en comparación con el modelo alemán, entonces muy extendido (el Mauser Karabiner 98k de repetición manual). Además, era fácil de desmontar y limpiar.

Se produjeron casi 5,5 millones en Estados Unidos e Italia (por Breda y Beretta bajo licencia de la OTAN), de los cuales 4 millones entre 1936 y 1945. La producción cesó en 1957 y fue sustituida por el M14.

El fusil Garand M1 también tenía la recámara del .308 Winchester sin más cambios que la propia recámara. La longitud del cañón y la longitud total se redujeron en aproximadamente 1,5 centímetros. El M1 fue adoptado en esta configuración por el ejército danés a finales de los años 50, que fue la última vez que el arma fue fabricada con fines militares en Italia por Beretta. La producción de este legendario fusil aún persiste en 2007, con vocación estrictamente civil, y para series muy reducidas, con fines deportivos.

En contra de una creencia común ampliamente difundida por los videojuegos y el boca a boca (aunque los últimos juegos en los que aparece el fusil rompen esta creencia), el Garand M1 puede recargarse antes de que el cargador se vacíe por completo.

De hecho, muchos creen que el arma sólo puede recargarse después de que el cargador se expulsa automáticamente tras el último disparo. Esto sugeriría que el arma era «peligrosa para el usuario», ya que no permite al usuario disponer de un cargador lleno en un posible segundo disparo tras uno en el que el cargador no se haya vaciado por completo.

Aunque el cargador sólo se expulsa automáticamente después de disparar el último cartucho, también se puede expulsar manualmente si está lleno o parcialmente lleno, mediante la acción del cerrojo y después pulsando un botón previsto para ello, para sustituirlo por un nuevo cargador que esté lleno o contenga otro tipo de munición. En resumen, aunque la arquitectura general es diferente a la de las armas con «carcasas desmontables» o «cargadores extraíbles», el uso del arma y sus posibilidades son las mismas.

Es posible la recarga «táctica», es decir, cambiar el cargador para introducir otro lleno o que contenga otro tipo de munición antes de que se agote el primero. Por otra parte, su funcionamiento semiautomático lo hacía menos preciso que las armas de cerrojo, como su predecesor, el Springfield M1903 (que, con una mira, era un excelente rifle de francotirador).

Esto se debe a que las armas con mecanismo de cerrojo tenían la ventaja de limitar sus partes móviles al rearme de la recámara: el Garand M1 ofrecía, por tanto, menos estabilidad de fuego, dada la recámara giratoria que requería su acción semiautomática. Sin embargo, este ligero defecto se compensaba en gran medida con su cadencia de fuego. Así, el mecanismo del cerrojo se convirtiría en un símbolo de gran precisión y hoy en día se monta en muchos rifles de precisión.

Por último, cerramos este artículo con una curiosidad: un dispositivo especial acoplado al extremo del cañón permitía lanzar granadas de fusil, convirtiendo el Garand M1 en un arma versátil y diferente.

Publicado en Armas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *