Con tu compra haces posible una web con más contenidos y libre de publicidad, ¡gracias!👍

HMS Warspite

El HMS Warspite (03) fue un acorazado de la Royal Navy encargado en 1915 y utilizado tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial. Formaba parte de la clase Queen Elizabeth junto al Queen Elizabeth, el Barham, el Valiant y el Malaya.

Fueron los primeros acorazados rápidos del mundo, combinando las ventajas de los cruceros de batalla con las de los acorazados en un nuevo tipo de barco. Se la conoció como la Gran Vieja Damapor una cita del almirante Cunningham.

Primera Guerra Mundial

Junto con tres de sus cuatro buques hermanos, el Warspite participó en la Batalla de Skagerrak el 31 de mayo de 1916.

Las cuatro hermanas formaban la 5ª Escuadra de Acorazados y, debido a su velocidad superior a la media (para los acorazados de la época), operaban junto a la flota de cruceros de batalla del Vicealmirante Beatty.

Esto significaba que estaban especialmente expuestos al fuego de los cañones alemanes, al igual que los cruceros de batalla, por lo que el Warspite y su buque gemelo Malaya soportaron a veces la peor parte de la batalla.

Un golpe dañó el aparato de gobierno y, como el mando del barco consideró irresponsable parar para reparar en medio de la batalla, el acorazado se desvió de la línea de quilla y dio dos vueltas completas en medio de la batalla hasta que el timón de emergencia devolvió el control al Warspite.

Al separarse, atrajo la atención de la Armada Imperial lejos del crucero blindado Warrior, que estaba muy dañado, pero fue alcanzado varias veces por pesados proyectiles de la Flota de Alta Mar.

Los supervivientes del crucero acorazado varado, que habían supuesto que el Warspite había realizado la maniobra a propósito, admiraron al acorazado por esta maniobra mucho después de la batalla.

En total, el barco recibió 13 impactos de calibre 30,5 cm y dos de calibre 28 cm frente a Jutlandia. Sin embargo, pudo regresar a Gran Bretaña por sus propios medios y posteriormente permaneció en el astillero durante más de dos meses para su restauración.

Período de entreguerras

La primera gran conversión del Warspite tuvo lugar entre 1924 y 1926. Se instalaron baluartes para torpedos y se unieron las dos chimeneas en una sola.

Entre 1926 y 1934 sirvió durante un tiempo como buque insignia de la Flota del Mediterráneo, así como en la Flota del Atlántico y la Flota Interior.

Después de que la Royal Navy no pudiera construir ningún acorazado nuevo hasta nuevo aviso debido a los tratados de la flota vigentes en ese momento, y después de que se hiciera evidente que las conversiones realizadas en la década de 1920 no eran suficientes para mantener la competitividad del barco, se decidió someter al Warspite a una conversión total.

Se eliminó la antigua superestructura del puente con su torre de mando fuertemente blindada y el mástil de tres patas situado detrás.

Se sustituyeron por una estructura de cubierta en forma de bloque conocida por los marineros británicos como la mansión de la Reina Ana, que albergaba el puente, las plataformas de observación, los sistemas de control de incendios, etc. y que también era adecuada (más adelante en la guerra) como plataforma para los primeros equipos de radar.

Esto ya se había utilizado de forma similar en los acorazados Rodney y Nelson construidos en la década de 1920. La conversión del Warspite sirvió de modelo para las conversiones de sus buques hermanos Valiant y Queen Elizabeth poco después. La conversión similar del crucero de batalla Renown también se basó en él.

Se añadieron dos hangares al lado de la chimenea y una catapulta de cubierta transversal en medio del barco.

El casco también se abrió desde arriba. La anterior planta de motores fue sustituida por una más ligera y mucho más moderna, que producía unos 5.000 CV más.

El número de calderas se redujo rápidamente de 24 a 6, y las turbinas de vapor que actuaban directamente sobre los ejes de las hélices fueron sustituidas por turbinas de engranajes del tipo Parson. Se consiguió un mayor ahorro de peso eliminando los puestos de mando blindados y los cuatro cañones de 15,2 cm de la artillería media.

A diferencia de sus dos buques hermanos, el Queen Elizabeth y el Valiant, que también se sometieron a una conversión total, así como el crucero de batalla Renown, de conversión similar, el Warspite no recibió los mismos cañones polivalentes de 11,4 cm (cañones capaces de disparar tanto a objetivos marítimos como aéreos), que también se instalaron, por ejemplo, en los nuevos portaaviones de la flota de la clase Implacable.

Su artillería media de 15,2 cm, alojada en casamatas y que prácticamente sólo servía contra los buques de guerra de superficie (especialmente los destructores), se redujo sin embargo en número para poder instalar a cambio cañones de 10,2 cm en montajes dobles, que asumieron el papel de defensa aérea pesada.

El ahorro de peso obtenido durante la conversión se utilizó principalmente para reforzar el blindaje de la cubierta. La cubierta blindada se reforzó hasta 10,2 cm por encima de los compartimentos de municiones y de turbinas y hasta 6,3 cm por encima de los compartimentos de calderas.

Las cuatro torretas de los grandes cañones se revisaron para que los tubos de 38,1 cm de la artillería pesada pudieran ahora elevarse hasta 30º (en lugar de sólo 20º antes). Junto con los proyectiles mejorados, esto aumentó el alcance máximo de la artillería pesada a casi 30 km.

Los cañones antiaéreos ligeros incluían 32 cañones de 40 mm en cuatro montajes en forma de ocho y 16 Vickers MG de 12,7 mm en cuatro montajes cuádruples.

Segunda Guerra Mundial

Al estallar la guerra en 1939, el Warspite se encontraba en el Mediterráneo, pero rápidamente se le ordenó volver a la Flota Nacional. El Warspite se utilizó en el ataque británico al puerto minero noruego de Narvik, hundiendo un destructor alemán, entre otros, en la batalla de Narvik.

Varios ataques de submarinos alemanes contra el barco no tuvieron éxito debido a los torpedos defectuosos. El 18 de abril sufrió ligeros daños en un ataque aéreo de bombarderos Heinkel He 111 del Escuadrón de Cazas 26.

Posteriormente, el Warspite fue trasladado de nuevo al Mediterráneo y, junto con sus buques gemelos Barham y Valiant, participó en el hundimiento de los cruceros italianos Zara, Pola y Fiume en la Batalla del Cabo Matapán el 24 de marzo de 1941.

En mayo de 1941, el barco formó parte de la retaguardia del almirante Andrew Cunningham y participó en las batallas alrededor de Creta.

En el proceso, el acorazado fue alcanzado por una bomba de 250 kilos el 22 de mayo al sureste de Citera durante un ataque aéreo alemán de los Junkers Ju 88 del I Grupo de la Lehrgeschwader 1 y los Messerschmitt Bf 109E del III Grupo de la Jagdgeschwader 77.

La bomba penetró en el fuselaje por el lado de estribor, explotó en la cubierta de la casamata y provocó un grave incendio, que a su vez desencadenó explosiones secundarias.

Todos los cañones de 15,2 cm de la artillería media de la banda de estribor, así como el fuego antiaéreo de 10,2 cm situado en esta banda, fueron destruidos por las explosiones y el fuego. La tripulación contó con 38 muertos y 31 heridos.

El Warspite, gravemente dañado, tuvo que ser retirado de los combates en torno a Creta y trasladado a Alejandría para realizar reparaciones de emergencia, donde llegó el 24 de mayo. Las reparaciones finales debían realizarse en Estados Unidos.

El 24 de junio -el acorazado seguía en Alejandría- fue de nuevo dañado en un ataque aéreo alemán por 31 Junkers Ju 88 de la Lehrgeschwader 1 y 4 Heinkel He 111 del II Grupo de la Kampfgeschwader 26.

Una bomba de 500 kilos impactó en la dársena del puerto, cerca de la popa, y provocó una pequeña entrada de agua. No obstante, el Warspite pudo salir de Alejandría el 25 de junio y se trasladó a EEUU vía Colombo y Sydney.

A mediados de agosto de 1941, el acorazado fue atracado en Bremerton y se sometió a reparaciones exhaustivas, que no se completaron hasta finales de diciembre de 1941. Tras llegar al Pacífico, el Warspite sirvió como buque insignia de la Flota del Este desde principios de 1943.

En la segunda mitad de 1943, el acorazado participó en los desembarcos en Sicilia y cerca de Salerno. En el proceso, fue gravemente dañado por dos bombas guiadas alemanas del tipo Fritz X, lanzadas por la Kampfgeschwader 100. Una de las bombas impactó directamente detrás de la chimenea y abrió el fondo del barco en una superficie de unos 24 m².

La otra bomba impactó de cerca junto a la sala de calderas nº 5, inundando cinco salas de calderas y dejando todas ellas fuera de servicio. Sin presión de vapor, con casi 5.000 toneladas de agua en el barco y una escora de 5º, tuvo que ser llevado a Malta por dos remolcadores estadounidenses.

Para garantizar que estuviera disponible de nuevo a tiempo para participar en el desembarco de Normandía, el Warspite sólo fue reparado provisionalmente. Con sólo tres torretas preparadas para la acción, la Grand Old Lady bombardeó objetivos terrestres fuertemente fortificados, como la batería costera Graf Spee, que formaban parte del llamado Muro del Atlántico.

Tras un largo periodo de servicio en la flota, la Grand Old Lady fue retirada del servicio en marzo de 1946. Durante el viaje al astillero de demolición, las conexiones de remolque se rompieron en Land’s End y encalló allí. A partir de 1950 fue desguazada allí.

Publicado en Armas

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍

Podría interesarte: Repasamos aquí los mejores libros sobre la Segunda Guerra Mundial 📖🔍