Boeing B-17 Flying Fortress

Durante la guerra, Estados Unidos produjo dos bombarderos cuatrimotores, el B 24 Liberator y el B 17 Flying Fortress; el primero fue el más producido, mientras que el segundo fue el más apreciado por las tripulaciones y probablemente el mejor, sólo hacia el final del conflicto se pudo encontrar un digno sucesor del Flying Fortress en el B 29, el avión que se hizo tristemente famoso por lanzar la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki.

El avión y el apodo de este cuatrimotor son el resultado de un concepto típicamente americano: el bombardeo de precisión a la luz del día.

En las primeras fases de la guerra, los dirigentes de la RAF se dieron cuenta de que los vuelos diurnos sin escolta sobre el territorio enemigo estaban fuera de lugar, por la sencilla razón de que las pérdidas eran inaceptables, así que pasaron a los bombardeos nocturnos, renunciando a alcanzar objetivos precisos, sino simplemente ciudades (e incluso eso sólo en el mejor de los casos).

Por otro lado, la opinión pública estadounidense no estaba dispuesta a aceptar que se atacaran objetivos civiles, y los bombarderos estadounidenses casi siempre volaban durante el día.

Los generales estadounidenses esperaban tener más éxito que sus aliados británicos por dos razones: una confianza en el dispositivo de puntería Norden que iba más allá de sus capacidades reales y, sobre todo, la creencia de que las enormes formaciones de fortalezas volantes se defenderían de los cazas alemanes con el fuego cruzado de las ametralladoras.

Esta segunda creencia también resultó ser fundamentalmente errónea, porque de hecho, aunque los chicos de la fortaleza casi siempre conseguían pasar, a menudo sufrían pérdidas inaceptables.

Todo esto sólo se resolvió finalmente con la entrada en servicio de un eficaz caza de escolta de largo alcance: el P 51 Mustang.

El Boeing B 17 Flying Fortress era un avión monoplano de ala alta con tren de aterrizaje retráctil, propulsado por cuatro motores Wright refrigerados por aire

Principales variantes del Boeing B 17 Flying Fortress

  • Modelo 299: primer prototipo de avión construido por Boeing en respuesta a un aviso de la USAAC de agosto de 1934 que pedía un bombardero capaz de transportar 907 kg (2000 lb) de bombas a 3.218 km (2000 millas) de distancia a una velocidad de 322 km/h (200 mph). El modelo 299 tenía cuatro motores radiales Pratt & Whitney S1EG Hornet, cada uno de los cuales era capaz de producir 750 caballos de potencia a 7000 pies (2100 metros) de altitud para una velocidad máxima de 380 km/h, con un peso al despegue de 17.200 kg (17.200 lb) y una carga útil de 270 kg (270 lb). El prototipo disponía de un armamento defensivo de 5 ametralladoras: una en la torreta del morro, una en posición dorsal, una ventral y una a cada lado del fuselaje. En 1935 se iniciaron las pruebas de evaluación en las que el Boeing 299 fue uno de los candidatos en competencia con modelos presentados por otros fabricantes. En el vuelo de traslado desde la planta de producción de Seattle hasta el lugar de evaluación en Dayton, Ohio, batió varios récords de velocidad en vuelo sin escalas para un avión de su clase. El prototipo se destruyó al despegar en un vuelo de demostración, pero rápidamente se determinó que la causa fue un error de maniobra de la tripulación, no un defecto del avión.

  • Y1B-17 / YB-17: primera versión del B-17 con motores Wright Fr-1830-39, tripulación de 6 personas, 17 construidos

  • Y1B-17A / B-17A: ejemplo “estático” del avión, utilizado en las pruebas para evaluar la resistencia a los daños

  • B-17B: primera variante en producción en serie, en comparación con el B-17 tenía timón y flaps aumentados, motores R-1820-51 con 1.200 caballos de potencia. La pequeña torreta situada en la parte superior del morro se sustituyó por una ametralladora de 12,7 mm, el frontal se rediseñó con la introducción de un morro acristalado formado por 10 ventanas enmarcadas. De los 39 aviones de este tipo, 19 fueron modificados posteriormente y transformados en C/D con el morro y el armamento frontal de la versión E

  • B-17C: versión similar al B-17B, pero con motores R-1820-65 Cyclone con turbocompresor de 1200 caballos, depósitos de combustible autoestancados, modificaciones en la protección pasiva y en la disposición del armamento defensivo, en particular se introdujeron dos ventanas en forma de lágrima en los cañones laterales y una barquilla ventral diferente. De los 39 aviones producidos, 20 se vendieron a Gran Bretaña, que los utilizó como Fortress Mk I; los restantes se modificaron posteriormente y se transformaron en B-17D

  • B-17D: exteriormente similar al B-17C, esta versión introdujo numerosas modificaciones. Se modificaron los alerones del motor para mejorar la refrigeración y se eliminaron los ganchos externos de las bombas. Se revisó el sistema eléctrico y se añadió un nuevo miembro a la tripulación, y se revisó el armamento defensivo a siete ametralladoras, una ligera de 7,62 mm y seis pesadas de 12,7 mm. Se construyeron 42 B-17D y otros 18 fueron convertidos a partir de B-17C

  • B-17E: primera versión de producción en serie, introdujo numerosos cambios respecto al B-17D. Se rediseñaron la deriva y el timón, se añadió una torreta dorsal armada con dos ametralladoras, así como una torreta ventral Sperry esférica armada con dos ametralladoras del 12,7, otra ametralladora basculante que se disparaba desde la ventanilla dorsal del operador de radio y una posición defensiva en la cola. Se produjeron 512 B-17E, un esfuerzo colosal en el que también participaron Lockheed y Douglas; la propia Boeing construyó una nueva planta para producir los B-17. Se vendieron 45 B-17E a la RAF, que los utilizó con el nombre de Fortaleza IIA

  • B-17F: esta versión incluía numerosas modificaciones, la más evidente era la sustitución del morro de cristal con 10 paneles enmarcados por un morro de plexiglás transparente con una forma vagamente cónica, a excepción de una pequeña sección plana que era utilizada por el puntero al lanzar las bombas, los motores eran cuatro Wright R-1820-97 Cyclones capaces de entregar una potencia de 1380 caballos durante periodos cortos. Con la introducción de un tren de aterrizaje mejor y más fuerte, la carga de guerra aumentó de 1900 a 3600 kg, pero esta modificación redujo la velocidad de crucero del avión en 110 km/h. Se añadieron nueve depósitos de combustible en cada ala, lo que aumentó la autonomía en unos 1400 km. Se construyeron un total de 3405 B-17F, de los cuales 2.300 fueron construidos por Boeing, 605 por Douglas y 500 por Lockheed Vega; 19 fueron vendidos a Gran Bretaña, que los utilizó en el Mando Costero con el nombre de Fortaleza II. Durante su uso operativo, el B-17F demostró ser vulnerable a los ataques frontales y se introdujeron numerosas modificaciones sobre el terreno con la adición de dos o incluso cuatro ametralladoras en el morro, pero estas modificaciones no lograron resolver completamente el problema, cuya solución se encontró con la introducción, en el último avión producido de la serie F, de una pequeña torreta teledirigida en la parte inferior del morro.

  • B-17G: última y definitiva versión del B-17, se produjeron 8.680 ejemplares (sumando todas las subversiones), el último se entregó el 13 de abril de 1945. A partir de enero de 1945, los aviones dejaron de estar pintados. El B-17G incorporó todas las modificaciones introducidas durante la producción de la serie F. En la parte delantera del fuselaje se adoptó definitivamente la torreta teledirigida con las ametralladoras gemelas Browning de 12,7 mm, lo que dio lugar a un total de 13 ametralladoras pesadas en el armamento defensivo, y a continuación algunas de las variantes secundarias más significativas:
    • CB-17G: variante de transporte de tropas, con capacidad para 64 soldados equipados
    • DB-17G: avión teledirigido
    • JB-17G: 2 aviones utilizados para las pruebas de vuelo de los nuevos motores. El motor a ensayar se montó en el morro
    • MB-17G: versión con lanzamisiles
    • QB-17L: avión teledirigido
    • QB-17N: avión teledirigido
    • RB-17G: versión de reconocimiento
    • SB-17G: versión de rescate aéreo, posteriormente designada como B-17H. Estaba equipado con un bote salvavidas bajo el fuselaje. Al final de la Segunda Guerra Mundial, el armamento se retiró del B-17H y se reintrodujo durante la Guerra de Corea
    • TB-17G: Versión de entrenamiento
    • VB-17G: versión de transporte VIP
    • PB-1: denominación utilizada por la US Navy para designar un B-17F y un B-17G utilizados en diversas pruebas
    • PB-1G: designación utilizada por la Guardia Costera de EE.UU. para designar a 17 B-17G recibidos y desplegados con fines de rescate aéreo
    • PB-1W: designación utilizada por la Guardia Costera de EEUU para 31 B-17G recibidos y empleados como AWACS (Aviones de Alerta Temprana)

  • Fortress Mk I: designación utilizada por la RAF para los 20 B-17C recibidos en virtud de acuerdos de arrendamiento de tierras. Estos aviones no causaron una buena impresión: después de tres meses de operación, se perdieron 10 aviones, la mitad de ellos por accidentes. Las ametralladoras tendían a atascarse en el hielo a gran altura, y los bombardeos resultaban muy imprecisos.

  • Fortress Mk IIA: 45 B-17E recibidos por Gran Bretaña a mediados de 1942. Para entonces, la RAF había decidido no realizar misiones de bombardeo diurnas y los aviones fueron transferidos al Mando Costero

  • Fortaleza Mk III: 85 B-17G operados por la RAF. Tres de estos aviones fueron transferidos al Mando Costero en las Azores y equipados con un radar de reconocimiento meteorológico. Los B-17 de la RAF se utilizaron principalmente en el 100º Grupo, a partir de febrero de 1944, equipados con contramedidas electrónicas para confundir los radares alemanes.

  • XB-38: Lockheed Vega construyó el B-17E bajo licencia y el noveno avión producido se utilizó para probar una variante sustancial: los motores radiales Wright se sustituyeron por cuatro Allison V-1710-89 refrigerados por líquido. Esta modificación debía garantizar un mejor rendimiento y una posible solución en caso de problemas de producción con los motores Wright. Tras un año de trabajo, el avión estuvo listo con el nuevo motor y se probó en varios vuelos, mostrando una cierta mejora en el rendimiento (especialmente en la velocidad horizontal). Durante el 9º vuelo de prueba, el motor número 3 se incendió y la tripulación tuvo que abandonar el avión, que quedó destruido. Las pruebas de esta versión se abandonaron también porque entretanto el motor Allison había demostrado ser igual de valioso y necesario, sobre todo en la producción de cazas, pero también porque las mejoras de rendimiento obtenidas no justificaban la continuación del proyecto.

  • YB-40: esta versión se diseñó cuando aún no se disponía de cazas de escolta de largo alcance. La idea era crear un B-17 sin la carga de guerra ofensiva y transformarlo en un “cañonero volante”, aumentando el blindaje pero sobre todo incrementando el armamento defensivo a 14 (o más) ametralladoras pesadas. Se produjeron 25, algunos de los cuales se utilizaron en combate, con la idea de utilizarlos como escolta, volando en formación con bombarderos B-17. Los resultados no fueron especialmente buenos, el YB-40 era mucho más pesado y tardaba mucho más en alcanzar la altitud de la misión, lo que complicaba las operaciones para crear la formación correcta. Después de la guerra, el as alemán Adolf Galland describió la contribución de estos aviones como “insignificante”. Todos los desarrollos fueron finalmente abandonados cuando los P-47 y especialmente los P-51 estuvieron disponibles para la escolta de largo alcance

  • C-108: acrónimo utilizado para designar cuatro B-17 modificados utilizados como aviones de carga y transporte VIP

  • F-9: B-17 modificados y utilizados en el reconocimiento fotográfico

  • BQ-7 Afrodita: Hacia el final de la guerra, varios B-17 (probablemente 25) fueron modificados para la Operación Afrodita, cuyo objetivo era destruir las bases navales de los submarinos, las plataformas de lanzamiento de las V-1 y otras instalaciones fuertemente fortificadas. Los aviones estaban equipados con medios de control remoto y cargados con 9000 kg de explosivos de gran potencia, y debían ser pilotados por dos tripulantes (voluntarios) que despegarían, apuntarían el avión al objetivo y se lanzarían en paracaídas tras pasar el control del avión a otro B-17 que lo comandaría a distancia. No funcionó: de los 15 BQ-7 desplegados, ninguno alcanzó el objetivo, uno se estrelló en Gran Bretaña dejando un cráter de 100 metros de diámetro, y varios hombres murieron por problemas con el paracaídas.
Publicado en Armas