Bismarck

El Bismarck fue el primer acorazado “real” de Alemania después de la Primera Guerra Mundial, con cañones y protección de escala similar a la de los mejores buques de combate extranjeros.

Construido con un diseño relativamente conservador, contaba con una batería principal de ocho cañones de 38 centímetros (15 pulgadas) en cuatro torretas gemelas, dos a proa y dos a popa.

Su batería secundaria de doce cañones de 15 cm (5,9 pulgadas), montados seis a cada lado en torretas gemelas, estaba optimizada para su uso contra buques de superficie enemigos, especialmente destructores.

Su batería antiaérea, que incluía dieciséis cañones de 10,5 cm (4,1 pulgadas) en ocho montajes gemelos y varias ametralladoras de 37 mm y 20 mm, reflejaba la subestimación de la amenaza aérea imperante antes de la Segunda Guerra Mundial, un fallo común a todas las marinas del mundo.

Los dos barcos de esta clase, el Bismarck y su “hermana” Tirpitz, eran bastante rápidos, con algo más de treinta nudos de velocidad máxima.

Sus turbinas de vapor, que producían unos 150.000 caballos de potencia, consumían una gran cantidad de fuel, lo que limitaba su “alcance” oceánico en un grado especialmente crítico para una nación con la geografía de Alemania.

Los futuros diseños de acorazados alemanes, que la Segunda Guerra Mundial abortó, contaban con motores diésel, destinados a producir una resistencia mucho mayor en alta mar.

El Bismarck estaba muy protegido contra los disparos de otros acorazados. Con un desplazamiento estándar de más de 41.000 toneladas (unas 50.000 toneladas a plena carga), era también bastante más grande que sus contemporáneos europeos y estadounidenses.

Como demuestran las fotografías siguientes, recogidas originalmente por la Oficina de Inteligencia Naval de la Marina de los Estados Unidos, la construcción de este buque interesó mucho a las armadas extranjeras.

Construido en los astilleros Blohm & Voss de Hamburgo, la quilla del Bismarck se colocó a principios de julio de 1936. El 14 de febrero de 1939 fue botado con una gran ceremonia a la que asistió Adolf Hitler.

Su equipamiento, que incluía la adición de una nueva proa “clipper” (que los alemanes llamaban proa “atlántica”), duró casi dos años. Entró en servicio en agosto de 1940, realizó pruebas durante los meses siguientes y no estuvo completamente listo para el servicio hasta finales de 1940.

Se puso en servicio en agosto de 1940 y pasó el resto de ese año realizando pruebas y continuando su equipamiento. Los primeros meses de 1941 se dedicaron en gran parte a operaciones de entrenamiento en el mar Báltico.

El Bismarck abandonó el Báltico el 19 de mayo de 1941, en ruta hacia el Atlántico, acompañado por el crucero pesado Prinz Eugen. En la mañana del 24 de mayo, al oeste de Islandia, los buques alemanes se encontraron con el crucero de batalla británico Hood y el acorazado Prince of Wales.

En la batalla del estrecho de Dinamarca, el Hood explotó y se hundió. El Príncipe de Gales, gravemente dañado, se vio obligado a romper el contacto. El Bismarck también recibió impactos de proyectiles que degradaron su comportamiento en el mar y contaminaron parte de su combustible.

Más tarde, el 24 de mayo, el Prinz Eugen fue separado, mientras que el Bismarck comenzó un viaje hacia Francia, donde podría ser reparado.

Fue atacado de forma intermitente por aviones de portaaviones y buques de superficie, y finalmente recibió un impacto de torpedo en la popa que le impidió gobernar con eficacia. Los acorazados y cruceros pesados británicos interceptaron el buque averiado en la mañana del 27 de mayo.

Después de menos de dos horas de batalla, los proyectiles y torpedos redujeron al Bismarck a una ruina. Volcó y se hundió, con la pérdida de todos los miembros de su tripulación, unos 2.300 hombres, excepto 110.

La reacción del dictador nazi Adolf Hitler a la pérdida del Bismarck produjo un enfoque muy cauteloso de las futuras operaciones de buques de superficie alemanes contra las vitales vías marítimas atlánticas de Gran Bretaña.

En junio de 1989, poco más de cuarenta y ocho años después de su hundimiento, el maltrecho casco del acorazado alemán fue localizado y fotografiado donde yace erguido en la ladera de una montaña, a casi 16.000 pies bajo la superficie del océano.

Publicado en Armas