Pearl Harbor

Pearl Harbor y el camino hacia la guerra

Justo antes de las ocho de la mañana del 7 de diciembre de 1941, en plena Segunda Guerra Mundial, cientos de cazas japoneses atacaron la base naval estadounidense de Pearl Harbor, cerca de Honolulu, Hawai.

El ataque sorpresa duró sólo dos horas, pero las consecuencias de este fueron devastadoras: los japoneses consiguieron destruir casi 20 buques de guerra norteamericanos, incluyendo ocho enormes acorazados y casi 200 aviones, más de 2.000 soldados norteamericanos fallecieron en el ataque y otros 1.000 resultaron heridos.

Al día siguiente, el presidente Franklin Delano Roosevelt solicitó al Congreso la declaración de guerra contra Japón. El Congreso la aprobó con solo un voto en contra. Tres días más tarde, los aliados del eje, es decir, Alemania e Italia, también le declararon la guerra a los Estados Unidos y de nuevo el Congreso aprobó las pertinentes declaraciones de guerra.

Tras más de dos años de conflicto, los Estados Unidos de América se habían finalmente unido a la Segunda Guerra Mundial.

El ataque sobre Pearl Harbor fue una sorpresa, pero realmente Japón y los Estados Unidos de América habían estado asomándose al abismo de la guerra desde hacía décadas. Los Estados Unidos estaban especialmente molestos con la actitud beligerante creciente de Japón hacia China. El gobierno japonés creía que la única manera de resolver sus problemas económicos y demográficos era expandirse en el territorio de sus vecinos y conquistar sus mercados de importación. Para ello, Japón le había declarado la guerra a China en 1937.

Las autoridades norteamericanas respondieron a esta agresión con una batería de sanciones económicas y de embargos comerciales. Esgrimieron que sin acceso a fuentes de dinero y bienes, y especialmente, a suministros vitales como el petróleo, Japón tendría que verse forzado a detener su política expansionista. Pero el efecto deseado se volvió en contra y sólo se concibió una actitud más enrocada por parte de Japón. Tras meses de negociaciones entre Tokio y Washington D.C., ninguna de las dos partes quería ceder. La guerra parecía inevitable.

Lo que nadie podía creer es que los japoneses fueran a comenzar esa guerra con un ataque sobre territorio norteamericano. Por un lado parecía muy complicado, puesto que la distancia que tenían que salvar los aviones japoneses era de más de 6.500 km. Por otra parte, los oficiales de inteligencia norteamericanos estaban convencidos de que en caso de producirse un ataque japonés, éste se produciría sobre una de las (relativamente) próximas colonias europeas ubicadas en el Sudeste Asiático: las Indias Orientales Neerlandesas, por ejemplo, Singapur o Indochina.

Puesto que los líderes militares norteamericanos no estaban esperando un ataque que se produjera tan cerca que casa, las instalaciones navales de Pearl Harbor estaban relativamente indefensas. Casi toda la Flota del Pacífico estaba anclada cerca de Ford Island, en el puerto, y cientos de aeronaves estaban ubicadas en los aeródromos adyacentes. Para los japoneses, Pearl Harbor era un objetivo irresistible.

“Una fecha que vivirá en la infamia”

El plan de los japoneses era simple: destruir la Flota del Pacífico. De ese modo, los americanos no podrían repeler a las fuerzas armadas del ejército nipón a lo largo y ancho del sur del Océano Pacífico. El 7 de diciembre, tras meses de planificación y práctica, los japoneses se lanzan al ataque sorpresa sobre Pearl Harbor y desencadenan la intervención estadounidense directa en la Segunda Guerra Mundial.

En torno a las ocho de la mañana, los aviones japoneses estaban por todo el cielo de Pearl Harbor. La lluvia de bombas y de munición azotaba a las embarcaciones que se encontraban atracadas en el puerto. A las 8:10, una bomba gigantesca atravesó el armazón del acorazado USS Arizona y estalló en su almacén frontal de municiones. La embarcación explotó y se hundió con más de 1000 hombres atrapados a bordo. Posteriormente, los torpedos hicieron impacto en el acorazado USS Oklahoma.

Con 400 soldados a bordo, el Oklahoma perdió su equilibrio, escoró hacia uno de sus lados y se sumergió en el agua. Una vez concluido el ataque, se constató que absolutamente todos los acorazados que estaban estacionados en Pearl Harbor habían sufrido importantes daños: el USS Arizona, el USS Oklahoma, el USS California, el USS West Virginia, el USS Utah, el USS Maryland, el USS Pennsylvania, el USS Tennessee y el USS Nevada. Por fortuna para los estadounidenses, todos los acorazados pudieron ser posteriormente reparados y salvados a excepción del USS Arizona y del USS Utah.

 A continuación, un vídeo de un noticiero de la época con imágenes reales de tal fatídico día:

¿Sabías qué…?

El único voto del Congreso que se oponía a la declaración de guerra contra Japón fue emitido por la Congresista Jeannette Rankin, de Montana. Rankin era una pacifista que también había votado en contra de la entrada de los Estados Unidos de América en la Primera Guerra Mundial. “Como mujer,” dijo, “no puedo ir a la guerra, así que me niego a enviar a nadie allí”.

Así que los japoneses no habían conseguido su objetivo de aniquilar a la Flota del Pacífico. En la década de los años 40, los acorazados ya no eran las embarcaciones estratégicas: los portaaviones habían tomado el relevo y, por desgracia para los nipones, todos estaban lejos de la base de Pearl Harbor ese fatídico 7 de diciembre (algunos se encontraban en territorio continental estadounidense y otros estaban entregando aviones a las tropas ubicadas en las islas Wake y Midway).

Además, el asalto sobre Pearl Harbor había dejado intactas las instalaciones principales: los depósitos de petróleo, los talleres de reparación, los astilleros y el muelle de submarinos. Por lo tanto, el cuerpo de marina estadounidense fue capaz de recuperarse del golpe sorpresa con una relativa rapidez.

Pearl Harbor despierta al “gigante” dormido”

“Ayer,”, decía el Presidente Roosevelt el 8 de diciembre, “los Estados Unidos de América fueron repentina y deliberadamente atacados”. Procedió, “no importa cuánto tiempo nos lleve sobreponernos a esta invasión premeditada, el pueblo estadounidense con su espíritu justo se alzará con la victoria absoluta. Creo que interpreto la voluntad del Congreso y del pueblo cuando sostengo que no sólo nos defenderemos al máximo, sino que también nos aseguraremos de que esta forma de traición no nos vuelva a poner en peligro jamás”.

Tras el ataque de Pearl Harbor y por primera vez tras años de debate, el pueblo americano estaba unido en la determinación de ir a la guerra. Los japoneses habían querido forzar a Estados Unidos a comprometerse a firmar un acuerdo por el que se levantasen las sanciones económicas contra ellos, pero lo cierto es que habían llevado a su adversario a entrar en la Segunda Guerra Mundial, cuyo resultado todos conocemos: Japón resultaría por primera vez invadido por tropas de ocupación extranjeras.

Encontrarás aquí abajo una selección de fotos comentadas del ataque japonés sobre Pearl Harbor, detonante de la intervención norteamericana en la Segunda Guerra Mundial.

Acorazados ardiendo en Pearl Harbor
Fuente y autoría: U.S. Navy [bajo licencia de dominio público en virtud de la legislación estadounidense de propiedad intelectual], vía Wikimedia Commons

Acorazados ardiendo en Pearl Harbor: El 7 de diciembre  de 1941, los japoneses lanzan un ataque militar sorpresa sobre la base naval de Pearl Harbor. El ataque logra dañar o hundir más de 14 embarcaciones y termina cobrándose la vida de más de 2.300 militares estadounidenses.

USS Arizona hundiéndose en Pearl Harbor
Fuente y autoría: U.S. Navy [bajo licencia de dominio público en virtud de la legislación estadounidense de propiedad intelectual], vía Wikimedia Commons

USS Arizona ardiendo en Pearl Harbor: El USS Arizona en llamas tras haber sido alcanzado por una bomba japonesa en Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941. 

USS California y USS Oklahoma alcanzados en Pearl Harbor
Fuente y autoría: U.S. Navy [bajo licencia de dominio público en virtud de la legislación estadounidense de propiedad intelectual], vía Wikimedia Commons

Bombardeo de Pearl Harbor: Humo negro saliendo del USS California y del USS California en Pearl Harbor, tras el ataque sorpresa nipón.

Wheeler Field tras el ataque de Pearl Harbor
Fuente y autoría: U.S. Navy [bajo licencia de dominio público en virtud de la legislación estadounidense de propiedad intelectual], vía Wikimedia Commons

Bombardeo de Wheeler Field: Aviones aliados hechos pedazos tras el bombardeo nipón de la Estación Aérea de la Marina de los EE.UU. situada en Wheeler Field, como parte del ataque sobre Pearl Harbor.

Aeródromo de Pearl Harbor
Fuente y autoría: U.S. Navy [bajo licencia de dominio público en virtud de la legislación estadounidense de propiedad intelectual], vía Wikimedia Commons

Ataque sobre un aeródromo hawaiano: Nubes de denso humo negro salen de las aeronaves alcanzadas en un aeródromo militar cerca de Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941.

loading...